Guatemala necesitará por lo menos Q1 mil 650 millones para reconstrucción por Eta e Iota

Para la reconstrucción luego de las tormentas Eta e Iota que impactaron el país en noviembre del 2020, se requieren unos Q1 mil 650 millones, pero el monto podría aumentar, según estimaciones preliminares del Gobierno.

Las tormentas Eta e Iota afectaron diversos departamentos del país en noviembre., se reportaron inundaciones, deslizamientos, daños en viviendas  y carreteras. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Las tormentas Eta e Iota afectaron diversos departamentos del país en noviembre., se reportaron inundaciones, deslizamientos, daños en viviendas y carreteras. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Las pérdidas y daños por ambas tormentas se han estimado de forma preliminar en Q4 mil 182 millones, indicó la Secretaria de Planificación y Programación, Keila Gramajo.

Las entidades estatales han estimado los montos necesarios para la atención temprana y reconstrucción para proyectos y programas del 2020 y 2021, que ascienden a Q1 mil 648.1 millones. El monto podría aumentar porque aún se cuantifican los daños y algunas entidades están pendientes de enviar los recursos que requerirán.

En el 2020 se estiman Q296.1 millones, de los cuales Q261.5 millones son para infraestructura y servicios; Q19.1 millones para recuperación agrícola; Q12.2 millones para soluciones habitacionales, además de Q2.1 millones para reactivación económica y Q1 en seguridad.

El dato que se refiere a vivienda aún está pendiente de definirse ya que por el momento se han estimado los Q12.2 millones mencionados para 600 unidades, se explicó.

Para el 2021 se requerirán Q1 mil 352 millones de los cuales son Q987.1 millones para infraestructura y servicios; Q288.9 millones para salud, Q16.8 millones para recuperación agrícola. Además, para educación serían Q25.9 millones, recuperación económica Q24.5 millones, mesa multisectorial de recuperación, Q4.4 millones y hace falta definir el monto para los proyectos de vivienda que se ejecutarían en el 2021.

Pérdidas millonarias

Gramajo refirió que, en la evaluación preliminar, el monto mayor es por daños en viviendas y costos adicionales por Q2 mil 453.03 millones. Le sigue el sector agropecuario con pérdidas estimadas de Q1 mil 215.2 millones.

En ambos casos los montos podrían subir, ya que aún hay áreas inundadas y falta recopilar información y definir algunos proyectos.

En el caso del subsector de transporte se perdieron Q456.6 millones asociados en su mayoría a daños por afectaciones en puentes e incremento en el costo de viaje en rutas alternas. Mientras que en educación los efectos en educación se estiman en 42.3 millones, en agua y saneamiento lo requerido es de Q15 millones.

Para definir la cifra total aún hace falta recabar la información del sector macroeconómico, y de los subsectores de salud, industria, electricidad, así como el de turismo y comercio, explicó la jefe de Segeplan.

Segeplan trabaja, desde la tormenta Stan, la evaluación de daños, pérdidas y necesidades con la metodología de la Cepal llamada Damage and Loss Assessment (Dala) mencionó Gramajo.

Datos preliminares de recursos necesarios para acciones de respuesta temprana en el 2020 por impacto de las tormentas Eta e Iota, por departamento. (Foto, Prensa Libre: Segeplan).

Desde lo sucedido con el Volcán de Fuego (en el 2018) se dejó instalado el equipo para no tener que recurrir en cada desastre a que la Cepal tenga que venir, sino que se trabaja con asistencia de esa organización, pero en línea desde los respectivos países.

La evaluación es preliminar y los datos finales esperan poder divulgarlos esta última semana del año o en enero.  Por el momento no tienen un dato estimado del impacto de las pérdidas en relación de la economía o PIB.

Al ser consultada sobre el impacto que representan estos daños en los indicadores de pobreza en el país, la funcionaria indicó que cuando se tengan los datos completos de costos se harán las estimaciones de otros rubros como ese.

Cómo se financiarán

El ministro de Finanzas, Álvaro González Ricci indicó que para los Q296.1 millones previstos para ejecutarse aún en el 2020 se usarán recursos del fondo de emergencia, que cuenta con Q400 millones.

El 21 de diciembre se había dicho que serían Q449 millones los reportados por las entidades para destinar a esos rubros, pero el funcionario mencionó que no creía que diera tiempo a ejecutar todo ese monto durante lo que restaba del año.

Datos preliminares de recursos por institución necesarios para acciones de respuesta temprana en el 2020 por impacto de las tormentas Eta e Iota, por departamento. (Foto, Prensa Libre: Segeplan).

Del fondo emergente, las obras que se asignen este año solo se pueden ejecutar este año, no se dan anticipos según se estableció en la ratificación del estado de Calamidad, explicó.

Por aparte, el Ejecutivo deberá plantear al Congreso las modificaciones al presupuesto del 2021 para poder readecuarlo y cubrir los Q1 mil 352 millones definidos preliminarmente para la reconstrucción el próximo año, dijo el ministro.

Como no se aprobó un presupuesto para el próximo año, se empezará con los Q107 mil millones que están vigentes en el 2020 pero debe readecuarse, recordó.

Expuso que volverían a proponer los Q4 mil 639 millones que habían planteado en el presupuesto del 2021 para la reactivación económica luego de la pandemia del coronavirus, pero propondrán que de esa cantidad se destinen alrededor de Q1 mil 500 millones para la reconstrucción debido al impacto de las tormentas. El otro tema que se ha analizado es plantearlo por la vía de los Consejos de Desarrollo.

“Va a ser necesario para el otro año, mandar una iniciativa, no solo para corregir los temas del déficit y financiamiento, sino para incluir los recursos para la reconstrucción. La fuente de financiamiento que propondrá seguramente va a ser bonos (del Tesoro)”, dijo González Ricci, quien también mencionó que no se deben olvidar los montos necesarios para la adquisición de la vacuna.

Al Congreso también se deberá pedir, si así se decide, la aprobación de bonos del Tesoro que estaban ya aprobados en el 2020 para ejecutarlos por el tema de coronavirus bajo el estado de Calamidad. La idea es que puedan servir para la reactivación y para la reconstrucción, pero ese tema aún no se ha definido, dijo el ministro.

“Aún se siguen afinando números en el tema de la reconstrucción”, indicó. En vivienda, “las personas que perdieron su casa y los lugares siguen inundados o con problemas el plan no es reconstruir la casa sino cambiarlos de lugar”, explicó el funcionario.

Para ello se deben buscar los terrenos y que por medio del Fopavi se pueda realizar la construcción de nuevas viviendas. “La reconstrucción también reactiva la economía, será un trabajo integral”, agregó.

Datos preliminares de recursos necesarios para acciones de respuesta temprana para el 2021 por impacto de las tormentas Eta e Iota, clasificado por departamento. (Foto, Prensa Libre: Segeplan).

González Ricci comentó que el Banco de Guatemala también deberá analizar el impacto que tendría en indicadores de pobreza.

Atender capacidad para generación de ingresos

Jorge Lavarreda, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), coincidió con González Ricci acerca de que para este año están los recursos del fondo de emergencia y que en este caso “el límite no es la fuente de financiamiento, sino el proceso de ejecución en tan poco tiempo del año”.

Para el 2021 mencionó que es viable lo que refiere el ministro respecto de readecuar fondos del presupuesto para el cual se tiene que definir el financiamiento.

Sin embargo, mencionó que no solo se debe asignar para la reconstrucción de infraestructura física, sino que las poblaciones necesitan recuperar su vivienda y su capacidad de generar ingresos. “Eso deberá ser parte del proceso de recuperación y reconstrucción”, indicó Lavarreda.

Datos preliminares de recursos necesarios por institución para acciones de respuesta temprana en el 2021 por impacto de las tormentas Eta e Iota, por departamento. (Foto, Prensa Libre: Segeplan).

El retroceso que esté experimentando el país en aumento de la pobreza, economía y desarrollo humano tendrá que estimarse cuando se terminen de calcular el impacto de las tormentas, porque se debe tomar en cuanta que la pobreza ha aumentado también derivado de la pandemia del covid-19.

Terence Gallagher, director de inclusión Financiera del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), expuso durante diciembre que pandemia provocó un incremento de los niveles de pobreza en los países de la región.

“El impacto en la pobreza es dramático (…) hubo avances en varias regiones del mundo, pero al observar las proyecciones del 2020 de la pobreza van a hacer similares al 2008. Las proyecciones son que el impacto de la crisis de salud significa un retroceso de 13 años en relación con la lucha contra la pobreza”, mencionó.  A eso Guatemala debe agregarse el impacto de las tormentas Eta e Iota.

Datos de las tormentas

Conred consolidó el impacto de ambas tormentas, datos actualizados al 26 de diciembre del 2020:

  • 3 mil 583 incidentes, entres estos 425 deslizamientos y flujos de lodo
  • 2 millones 436 mil 403 personas afectadas
  • 1.8 millones de personas con necesidades humanitarias
  • 311 mil 317 personas evacuadas
  • 4 mil 952 personas en albergues oficiales
  • 106 mil 897 personas en albergues no oficiales
  • 61 personas fallecidas
  • 30 heridas
  • 100 personas desaparecidas

Viviendas

  • Daños a 411 mil 570 viviendas
  • 7 mil 432 viviendas en riesgo
  • 19 mil 082 viviendas con daño leve
  • 58 mil 901 con daño moderado y
  • 4 mil 331 viviendas con daño severo

Otra infraestructura

  • 874 tramos de carreteras
  • 26 carreteras destruidas
  • 48 edificios afectados
  • 447 escuelas
  • 114 puentes afectados y 52 destruidos

Luego de una reunión del Gabinete de Reconstrucción a mediados de diciembre, inicialmente el mandatario Alejandro Giammattei mencionó que para el 2020 se definieron Q400 millones para vivienda, recuperación de caminos, puentes municipales y diseños de siete puentes grandes. Aunque el ministro de Finanzas refirió que los montos del 2020 se asignan solo a obras que se vayan a ejecutar en este año y se pueden dejar anticipos para obras.

Para los primeros días de enero, según dijo el presidente, se brindará un bono de auxilio de alimentación para unas 110 mil familias que perdieron cultivos y casas. El bono representaría 20 días de trabajo en la reconstrucción.

El impacto de otras tormentas

  • Mitch en 1998: El impacto económico fue de US$1 mil 061.4 millones, que representó el 4.7% del producto interno bruto (PIB), según datos de Segeplan.
  • Stan, 2005:  el total de pérdidas sumó US$1 mil 166 millones que representó el 4.1% del PIB
  • Tormenta Ágatha y erupción del volcán de Pacaya, 2010: El impacto económico fue de US$1 mil 041.7 millones, que representó el 2.6% del PIB.
  • Tormenta 12E, 2011: E impacto fue US$325.9 millones que representó 0.8% del PIB.