Inversionistas podrán tener bonos del Tesoro en un sistema electrónico

El cupo de Q1 mil 49 millones que está pendiente de colocarse en bonos del Tesoro en lo que queda del año, se realizará por dos sistemas que cobraron vigencia para los inversionistas: anotación de cuenta (sistema electrónico) y titulo físico.

La Dirección de Crédito Público, confirmó que se empezó con la transición de empezar a dejar el título físico en la emisión de la deuda bonificable a un sistema electrónico. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La Dirección de Crédito Público, confirmó que se empezó con la transición de empezar a dejar el título físico en la emisión de la deuda bonificable a un sistema electrónico. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

La Dirección de Crédito Público (DCP), del Ministerio de Finanzas (Minfin) –entidad que se encarga de la administración de la deuda pública– confirmó a Prensa Libre que se empezó con la transición de pasar del título físico en la emisión de la deuda bonificable a un sistema electrónico, que también se le conoce como desmaterialización.

Rosa María Ortega de Ramazzini, directora la DCP, afirmó que progresivamente se estarán eliminando los títulos físicos y a partir de junio estarán saliendo al mercado, con dos convocatorias físicas los días martes y también con anotación a cuenta.

“Estamos siguiendo la ruta como hacen otros países en términos de ir eliminando los títulos físicos”, afirmó la directora y aclaró que se mantendrán ambos sistemas hasta agotar el cupo o sea los Q1 mil 49 millones.

Lea también: Torres vs. Giammattei: En qué coinciden las propuestas económicas de los presidenciables que van a balotaje

Ortega confirmó que la idea es migrar a un sistema electrónico de emisión de bonos del Tesoro, que empezó a ejecutarse desde hace dos años.

Beneficios

La funcionaria reconoció que en el mercado de valores la mayoría de los procesos ya se hacen en plataformas digitales.

Explicó que para el Minfin (como emisor) representará ciertos beneficios, como el ahorro del uso de papel, nuevos sistemas de seguridad, “porque si se pierde el papel, ahí está el registro”, así como una mejor administración y su cobro, porque todo se dirigirá a una cuenta.

Por el lado operativo, se podrán realizar negociaciones con el registro electrónico y que pueda viajar de un lugar a otro y las transacciones se podrá realizar en cualquier hora.

El dinero que se capta por medio de la colocación de bonos del Tesoro se destina para el gasto público. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Mercado secundario

Rolando San Román, gerente de la Bolsa de Valores Nacional (BVN), explicó que uno de los aspectos más importantes de la materialización es que impulsará el mercado secundario de valores.

Indicó que habrá mayores participantes, mayores accesos al mercado y se promoverá la compra y venta de títulos con el sistema electrónico.

Citó como ejemplo que podrá haber negociaciones de múltiplos de mil, es decir que se podrán hacer divisiones o fracciones. Eso quiere decir que si un inversionista tenía una lámina de un millón, podría salir a vender cien mil en títulos.

Recordó que en las colocaciones del 12 y 19 de junio último, la demanda sobrepaso los Q1 mil millones por anotación a cuenta en la BVN.

Un sistema más moderno

Para Irving de la Cruz, presidente de la Gremial de Casas de Bolsa, esta medida viene a modernizar el sistema y Guatemala se suma a los países de Latinoamérica en desmaterializar la deuda bonificable.

Además, que se acopla a los estándares centroamericanos, donde El Salvador y Costa Rica ya trabajan con estos sistemas y que a futuro podría crear un mercado regional, que brindará facilidades para mover los bonos, vender o reportar y a los inversionistas colocar sus capitales, por la vía desmaterializados.

“Es una tendencia de los mercados internacionales a la que los inversionistas deberán acostumbrarse en el mercado internacional, aunque hay algunos capitalistas en el país que no les gusta trabajar con este sistema y prefieren el título físico”, afirmó de la Cruz.

Por esa razón, dijo el Minfin, prefirió no eliminar del todo los títulos físicos.

Ortega de Ramazzini subrayó que aún se analiza la medida que se adoptará para el próximo año, es decir, decidir si continuarán con ambos sistemas, tanto físico como anotación a cuenta para la colocación de la deuda bonificable.

Con respecto a los bonos en físico que vencen o liquidan estos se “morirán”.

La directora de Crédito Público indicó que es “muy complejo” pasar todos los títulos físicos a electrónicos, por lo que se espera que se liquiden en los plazos pactados cuando finalizan.

El ministerio de Finanzas tiene un cupo de Q1 mil 049 millones para finalizar con la colación de la deuda bonificable para este ejercicio. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Destino de la deuda

El mayor porcentaje del endeudamiento autorizado para este ejercicio fue colocado con la emisión del eurobono por UUS$1 mil 200 millones (Q9 mil millones) del pasado 23 de mayo. Se le conoce como eurobono a una colocación en el mercado internacional.

Le puede interesar: Cómo llevar energía eléctrica a las comunidades más aisladas del país

La deuda bonificable de este año es de Q18 mil 418 millones que incluye Q4 mil millones de recolocaciones, o sea títulos que vencen y se vuelven a colocar que aprobó el Congreso.

El dinero que se capta se destina para el financiamiento del gasto público, como funcionamiento o inversión.

En la primera colocación en anotación a cuenta fue de Q150 millones y se realizó el pasado 12 de junio, según los registros de la referida dirección.

Contenido relacionado

> Gobierno ya recibió los Q9 mil millones del Eurobono, pero aún no los ha tocado

> Inusual demanda por adquisición de bonos del Tesoro en abril

> Gobierno se endeuda por US$1 mil 200 millones con eurobono y así busca gastar el dinero

0