Lluvia, calor o frío: las inclemencias del tiempo no perdonan a estudiantes en el salón de clases

Niños en la Escuela Rural Mixta San Rafael Los Vados, en San Pedro Ayampuc, deben recibir clases en unas galeras donde la lluvia se cuela por los agujeros de las láminas, y en días soleados el calor se vuelve insoportable. (Foto Prensa Libre: Carlos Ovalle)
Niños en la Escuela Rural Mixta San Rafael Los Vados, en San Pedro Ayampuc, deben recibir clases en unas galeras donde la lluvia se cuela por los agujeros de las láminas, y en días soleados el calor se vuelve insoportable. (Foto Prensa Libre: Carlos Ovalle)

Entre charcos y bajo gotas de agua que se cuelan por las láminas agujeradas, estudiantes han tenido que sobrellevar la jornada de clases en las últimas semanas. Un total de 220 escuelas reportan daños en su infraestructura -el número podría aumentar- debido a los estragos que ha dejado la primera parte de la época lluviosa, pese a que por el fenómeno de El Niño las precipitaciones no han sido constantes.

Es en el occidente del país donde se han contado más establecimientos que urgen ser reparados. El Ministro de Educación, Óscar Hugo López, refiere que en Sololá ya son 35 los edificios reportados, pero también se han identificado en Quetzaltenango, Sacatepéquez, Escuintla y Suchitepéquez. En menor cantidad hay centros educativos dañados en Izabal y Huehuetenango.

Para repararlas, la cartera echará mano de Q10 millones que se canalizarán a las Organizaciones de Padres de Familia (OPF) para que se hagan cargo de las reparaciones, tal como lo establece el programa de Apoyo a Mantenimiento de Edificios Escolares Públicos -Quinto Programa- que comenzó a funcionar el año pasado.

“Desde el inicio teníamos esa cantidad en el presupuesto destinada para cualquier problema que pudiera ir surgiendo en materia de reparación”, señaló el funcionario. De esa suma se utilizó menos de un millón de quetzales en la compostura de establecimientos que funcionaron como centros de votación en las pasadas elecciones generales.

Esa será la primera intervención que el Ministerio de Educación (Mineduc) llevará a cabo para reparar las escuelas. La urgencia es enfocarse en las afectadas por las lluvias para luego trasladar los esfuerzos a otras 1 mil 200 que tienen daños menores en su infraestructura.

Le puede interesar: El Mineduc remozará 2 mil escuelas con Q351 millones del préstamo del BID

Para repararlas este segundo grupo se utilizarán fondos de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo, aprobado el año pasado por US$150 millones para el mejoramiento de la cobertura y calidad educativa. Este deberá ejecutarse en cinco años.

López mencionó que alrededor de Q70 millones del préstamo serán usados para ese fin, también se prevé construir este año 500 módulos prefabricados con ese dinero.

Hay una tercera intervención que se pondrá en marcha en el último trimestre del año con fondos nacionales para remozar otros 2 mil 300 centros educativos. Se requerirán Q100 millones provenientes de fondos que otros ministerios no ejecuten.

Será en septiembre cuando se tenga la lista completa de establecimientos que serán restaurados a finales del año.

Las tres intervenciones para restaurar los edificios serán ejecutadas a través del quinto programa, el cual permite que los procesos sean menos engorrosos, pues antes debían seguirse los pasos establecidos por la Dirección de Planificación Educativa, ahora el dinero se entrega a los padres de familia que se encargan de comprar los materiales y ejecutar los trabajos de manera más inmediata.

El año pasado se logró remozar 3 mil 700 escuelas, según reporte de la cartera.

Carencias en las aulas

La escuela debería ser un lugar seguro donde los niños aprendan, sin embargo, la regla no siempre se cumple y en un recorrido de Prensa Libre por varios establecimientos educativos del país se constató.

Sin viajar tan lejos de la capital, en la Escuela Oficial Rural Mixta San Rafael Los Vados, en San Pedro Ayampuc, los 366 estudiantes también se ven afectados por el clima, aunque este año se hicieron algunas reparaciones en el techo que estaba colapsado y en las puertas que fueron hechas a través del quinto programa del Mineduc, según la directora Elizabeth Velásquez.

En la Escuela Oficial Rural Mixta San Rafael Los Vados, en San Pedro Ayampuc, dos secciones se encuentran en una galera, donde el calor es insoportable y la lluvia se filtra por los agujeros de las láminas. (Foto Prensa Libre. Carlos Ovalle)

Pero debido a la cantidad niños dos secciones fueron ubicadas en una galera de lámina. Al entrar, los agujeros en las paredes dejan pasar la luz del exterior, y cuando llueve con fuerza el agua. En temporada de calor la temperatura sube en el lugar y los niños deben lidiar con esas condiciones.

Área central

Un video divulgado en las redes sociales hace unos días mostró cómo niños de la Escuela Oficial Rural Mixta de aldea Tecojate de Nueva Concepción, en Escuintla, recibían clases en un corredor inundado por la lluvia. Sus pies chapoteaban en el agua mientras hacian las tareas sentados en unos pupitres deteriorados.

En el plantel también se carece de energía eléctrica, drenajes, agua potable, servicios sanitarios y el mobiliario está estropeado. En esas condiciones deben estudiar 55 niños, según Glendy Munguía, directora del establecimiento.

Para llegar a la aldea hay que recorrer más de 120 kilómetros y luego atravesar un camino de terracería para encontrar un rancho donde funciona la escuela.

“Todos los inviernos nuestros hijos sufren pues debido a la topografía del lugar el agua se mete a las aulas y hace difícil recibir clases. Pesamos que con el video alguien lo miraría y tomaría cartas en el asunto”, dijo un padre de familias.

Marco Cabrera, delegado de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) en Escuintla, señaló que es evidente el poco trabajo que realiza el Mineduc en velar por las buenas condiciones de los centros educativos, lo que calificó de violación al derecho humano de los menores.

Según Marco Tulio Samayoa, coordinador técnico administrativo de La Dirección Departamental de Educación en La Nueva Concepción, en el municipio hay 85 edificios donde funcionan escuelas del Gobierno, solo 36 fueron remozadas el año pasado porque no tenían OPF o bien porque los terrenos no estaban a nombre del Mineduc, lo que dificulta que sean atendidas.

Noroccidente

Las precariedades de la escuela de la aldea Tecojate se hicieron evidentes gracias al video divulgado, pero hay otras que están escondidas en las áreas rurales. En Santa Cruz del Quiché, el centro educativo del caserío Rosario, Lemoa, está abandonado. Son cuatro aulas, la dirección y un salón de usos múltiples los que deberían ser utilizados por 137 estudiantes, que por ahora permanecen hacinados en unos cuántos salones donde durante la época de calor hace insoportable memorizar las lecciones y cuando cae la lluvia hay que proteger los cuadernos del agua.

En la escuela ubicada en el caserío Rosario, Lemoa, Santa Cruz del Quiché, está abandonada. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)

Betzabé Mérida, la directora, menciona que han hecho las gestiones para que la Dirección departamental de Educación de Quiché continúe con la obra, pero no han obtenido respuesta.

Nororiente

Los niños que asisten a la Escuela Oficial de Párvulos y la Escuela Oficial Rural Mixta aldea Plan del Guineo, en Chiquimula, también padecen dificultades durante la jornada estudiantil. En las aulas no hay escritorios, por lo que padres de familia construyeron unas bancas para que los 102 niños puedan hacer sus tareas. También hacen falta maestros, solo hay cuatro para atender los niveles de Preprimaria y Primaria.

“He reportado la falta de escritorios anteriormente a las autoridades de educación y hasta hoy no he tenido respuesta. La escuela de Párvulos abrió en 2009 y desde entonces no ha recibido ninguna ayuda”, dijo la maestra Julia Alejandra Lemus Ramos.

No solo es el calor y la lluvia, el frío también acompaña a los niños en la jornada, en estas escuelas donde el deterioro de los techos, paredes de lámina y mobiliario  son parte de la estampa diaria.

Los 102 niños estudian en la Escuela Oficial Rural Mixta aldea Plan del Guineo nunca han contado con escritorios. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)

En Puerto Barrios, Izabal, en la escuela ubicada en la colonia La Ranfería hay 450 estudiantes en las jornadas matutina y vespertina, y todos los años padecen cuando la lluvia se asoma. Los daños en el techo del establecimiento ocasionan filtración de agua en corredores y en las aulas. Esto deteriora el material didáctico y el mobiliario.

El director de la jornada vespertina Sergio Erazo indicó que a consecuencia de las lluvias del 2018 en la escuela se suspendieron clases por 12 días y en lo que va del año se ha interrumpido el ciclo escolar cinco veces.

Los alumnos de las escuelas Fredy López en jornada vespertina y Obed Cisneros en la matutina se ven afectados cada vez que llueve. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

Suroccidente

En Quetzaltenango hay 273 centros educativos que serán parte del quinto programa de apoyo de infraestructura, de acuerdo con Milagro Herrera, Comunicadora Social de la Dirección Departamental de Educación (Dideduc). Dichos centros presentan daños en techos, muros perimetrales, paredes y drenajes. Aunque no todo es culpa de los fenómenos naturales tiempo de los edificios también contribuye.

Una de las escuelas afectadas por las lluvias en Quetzaltenago fue la Escuela Oficial Rural Mixta Caserío Los Mosquitos, San Carlos Sija, en donde el lodo se acumuló en las aulas.

Este año la Escuela Oficial Rural Mixta Caserío Los Mosquitos, San Carlos Sija, Quetzaltenango, sufrió inundaciones. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

También se dañó la escuela de Chuixkieq Tulul, Cantel, en donde el fuerte viento levantó el techo de la cocina, que por ahora funciona en la dirección. El patio de tierra es un serio problema durante la época de calor, pues el polvo perjudica la salud de los niños, mientras que cuando llueve el suelo se vuelve resbaloso y algunos niños “se han fracturado”, según el director Luis Yacabalquiej.

En Retalhuleu, la Escuela Oficial Tipo Federación Carlos Villagrán Paúl – tiene 359 estudiantes de Primaria- no ha sido remozada desde el 2008. Son el salón de usos múltiples y las oficinas administrativas las que mayor daño presentan, estas áreas han sido declaradas inhabitables por la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), dijo la directora María Elena Chávez.

Norte

La lluvia y el frío se filtran en la única aula de la Escuela Oficial Rural Mixta Caserío Sesajal, de Cobán, Alta Verapaz, con piso de tierra y paredes hechas con palos. El salón fue construido por los padres de familia para proteger a sus hijos de las inclemencias del tiempo, pero no es suficiente.

Ahora con la lluvia, los niños llevan los zapatos mojados y llenos de lodo. Si llueve con intensidad, de la montaña aledaña bajan correntadas de agua que ingresan a la clase.

Para disminuir el frío, el profesor Wholfang Ponce -el único maestro de la escuela- enciende una fogata al centro del salón.

En la Escuela Oficial Rural Mixta Caserío Sesajal, de Cobán, Alta Verapaz, los niños reciben clases en un aula con piso de tierra que durante la lluvia se transforma en lodo. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam Chun)

Atados de manos

López señaló que como Ministerio no puede remozar muchas escuelas no porque no se tenga el presupuesto sino porque estas están construidas en terrenos que no se propiedad del Estado y de intervenirlas caerían en una ilegalidad.

En esa condición hay aproximadamente 15 mil escuelas de las 21 mil con las que cuenta la cartera, es decir que siete de cada 10 establecimientos están en esa condición, han sido construidos en terrenos de terceros y sin cumplir con las condiciones mínimas para funcionar.

El ministro refiere que han tenido que desalojar varias escuelas porque al final los propietarios no hay querido cederlos de manera formal al Estado.

“Ese es el problema, que hay escuelas que son champas y que no necesariamente son propiedad del Estado, y en esos lugares no podemos hacer intervenciones. Como Ministerio tampoco construimos, ahora nos hemos tomado la tarea de remozar, porque tampoco somos nosotros los encargados de infraestructura, los encargados de infraestructura es el Ministerio de Comunicaciones Infraestructura y Vivienda.

Contenido relacionado

Mineduc reconoce que hay escuelas en la zona 18 que son extorsionadas

>Técnicos del Mineduc analizan cambio en horario de clases

>Mineduc busca fondos para entregar bono

0