Capturan a tres pandilleros por la muerte de una joven madre cuyo cadáver fue encontrado en un tonel

Niña de 3 años perdió a su mamá a causa de la violencia, mientras que su papá está preso.

Publicado el
Casa donde fue encontrado el cuerpo de Kimberly Sánchez Bautista. (Foto: Hemeroteca PL)
Casa donde fue encontrado el cuerpo de Kimberly Sánchez Bautista. (Foto: Hemeroteca PL)

Dos hombres y una mujer fueron capturados este 13 de abril, presuntos responsables de la muerte de Quinverly Yesenia Sánchez Bautista, cuyo cuerpo fue encontrado en un tonel el 6 de abril.

Los arrestados fueron Luis Ángel Camey Chavarria, alias Chino y/o Slow y/o Chiapas y/o Chistes; Edwin Javier Veliz Palacio, alias Chenco, y Erica Paola Chavarria, alias la China.

Según la Policía Nacional Civil (PNC), el crimen podría tener relación con disputas entre miembros de la mara 18.

Sánchez perdió la vida por asfixia por estrangulamiento y su cuerpo introducido en un tonel con concreto.

Durante los operativos hubo secuestro de 17 celulares, siete prendas de vestir y calzado.

Lea más | Usaid apoyó ampliación de cobertura del MP que ahora alcanza a los 340 municipios

Trama de violencia
Aquel día, frente a la estación de los Bomberos Voluntarios de la colonia El Paraíso, apareció una niña de 3 años deambulando y sollozando. Los bomberos la acogieron y alertaron a las autoridades, pero desconocían que la pequeña era una víctima colateral de un crimen.

Se empezó la búsqueda de los familiares de la niña y los encontraron, pero solo fue el comienzo de una trama de violencia.

La Policía Nacional Civil y el Ministerio Público empezaron a investigar el paradero de Kimberly Sánchez Bautista, de 19, madre de la menor. Llegaron a su casa en la 2 avenida de la colonia Kennedy, zona 18; y en un cuarto estaba muerta dentro de un tonel con bolsas de arena.

El cadáver presentaba señales de violencia según los investigadores policiales.

Kimberly Sánchez Bautista es originaria de San Marcos y con su pareja procrearon a una bebé, luego su conviviente fue detenido y continúa en prisión.

La joven vivía junto a su hija en el cuarto de un segundo piso de una casa que hace un año y medio fue abandonada por su propietarios ante el asedio de pandilleros del área.