Más de 24 mil reos ya fueron censados en 21 cárceles

El proceso de logística para contabilizar a los privados de libertad del país tardó seis meses. Solo en la cárcel militar Mariscal Zavala hubo inconvenientes para censar a los presos. 

Archivado en:

CárcelesCenso 2018INE
Los censistas trabajaron con personal de Presidios para realizar las entrevistas. (Foto Prensa Libre: DGSP)
Los censistas trabajaron con personal de Presidios para realizar las entrevistas. (Foto Prensa Libre: DGSP)

Uno de los retos para realizar el XII Censo Nacional de Población y VII de Vivienda fue ingresar en las prisiones. Cualquier persona sabe que el nivel de peligro es alto y constante. Pocos se atreven a ingresar, debido a que en cualquier instante pueden suceder algún incidente.

Convencer a un reo a brindar sus datos generales se hizo con un plan que duró más de seis meses y culminó esta semana en 20 de las 21 prisiones. Solo en la cárcel militar Mariscal Zavala hubo inconvenientes que retrasaron el censo.

En diciembre de 2017 inició el plan con los directivos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y las autoridades del Ministerio de Gobernación (Mingob).

El plan consistió en socializar. En cada prisión la entrevista fue distinta. En las cárceles de mujeres estuvo tranquilo. Cada prisionera brindó la información de escolaridad y ocupación a los censistas.

Las autoridades crearon grupos multidisciplinarios integrados por trabajadores sociales, psicólogos, técnicos de la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP) y censistas junto con los voceros de cada sector donde viven cientos de reos.

“Se utilizó la estructura organizacional que cuentan en las prisiones”, informó Mauricio Guerra, director del INE.

Más de 24 mil reos fueron censados. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Un lugar seguro

Cada grupo empezó a registrar la información de los privados de libertad desde el 23 de julio de 2018 y culminó el 13 de agosto de 2018. Acomodaron mesas y sillas en lugares seguros con vigilancia y uno a uno los reos fueron sacados de las bartolinas y contestaron las preguntas de los censistas.

Algo que sorprendió a los que llenaron las boletas fue que la aceptación de los presos. “Agradecieron por tomarlos en cuenta. No hubo inconvenientes”, mencionó una de las trabajadoras sociales que estuvo una semana en el Centro de
Detención Preventiva para Hombres, en la zona 18, la cárcel más grande del país donde viven más de seis mil reos.

Lee también: Capturan a cinco personas por caso Construcción y Corrupción

Boleta distinta

En cada hogar que fue censado se utilizó una boleta para registrar la ocupación, edad, estudios y otros aspectos que se definió por el lugar donde preparan sus alimentos. En las prisiones la boleta fue distinta debido a que no todos son familiares aunque viven y comen en el mismo lugar.


Incluso algunos tienen ocupaciones de reinserción que se catalogan como ocupaciones alternas. Cada prisión utilizó la boleta de hogares colectivos.

Esta boleta es la misma que utilizaron en los 44 hospitales del país. También en los albergues como a los damnificados y sobrevivientes de la erupción del volcán de Fuego y en las casas de beneficencia. Las autoridades y los delegados del INE coordinaron las horas y los días para realizar las entrevistas. Todo fue programado.

El Preventivo es la cárcel más grande del país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los voceros

Cada centro de privación de libertad tiene sectores que son dirigidos por uno de los prisioneros, denominados voceros o relatores. Ellos mantienen el orden en cada lugar y son el primer enlace con los guardias.

La estrategia fue convencer a cada encargado de sector y que transmitiera el mensaje a los demás: “Deben ser censados”.

A los pandilleros

La estrategia de tener como aliados a los voceros también fue utilizada en las cárceles donde pandilleros cumplen condenas por asesinatos y extorsiones.

En la Cárcel de Máxima Seguridad El Infiernito, Escuintla, fueron censados más de 300 integrantes del Barrio 18. Uno de los encargados del sector fue Rudy Francisco Alfaro Orozco, alias Smurf, condenado por muerte de pilotos.

Por si no lo vio: Nineth Montenegro se presenta a la Fiscalía de Delitos Electorales

En la cárcel El Boqueron, en Santa Rosa, fue similar. Más de 200 reos de la Mara Salvatrucha fueron censados con el apoyo de sus voceros.

En Mariscal Zavala

El único inconveniente fue en la cárcel militar Mariscal Zavala debido a los privados de libertad que fueron funcionarios. También hay empresarios señalados en casos de corrupción por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig).

Los problemas se centraron en los protocolos de seguridad para ingresar que se mejoraron debido a la fuga de Marixa Ethelinda Lemus Pérez, alias la Patrona, el 10 de mayo de 2017.

Al coincidir con los días de visita y los traslados a la Torre de Tribunales, la ausencia de sindicados retrasó el censo.

De todas formas, Presidios informó que había finalizado el censo. “Se ha cumplido con el protocolo diseñado para garantizar el óptimo desarrollo del proceso censal en los 21 centros carcelarios sin reportar novedad”, se informó.

Contenido relacionado:

> INE contratará 800 personas para digitalizar datos de Censo

> Estas son las preguntas del Censo 2018 que resultan incómodas

> Gestión de Jimmy Morales ha creado 21 mil plazas en el Gobierno