Comisionado Adjunto de Cicig siempre ha existido

Carmen Rosa Villa, de origen peruano, ocupó el cargo de comisionada adjunta de la Cicig en el 2016. Explica que ese puesto fue establecido en el organigrama que creó el primer comisionado, Carlos Castresana (2007-2010), quien designó al italiano Amerigo Icalcaterra.

Archivado en:

CicigIván Velásquez
Carmen Rosa Villa, excomisionada adjunta de Cicig. (Foto Prensa Libre: Captura de video del canal del Organismo Judicial de Costa Rica)
Carmen Rosa Villa, excomisionada adjunta de Cicig. (Foto Prensa Libre: Captura de video del canal del Organismo Judicial de Costa Rica)

Villa, quien actualmente reside en su país, fue funcionaria de las Naciones Unidas durante 20 años, fiscal de Perú y representante regional del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos para América Central, y para América Latina y el Caribe.


Además trabajó con el Alto Comisionado en Colombia y también en la Minugua, de 1995 a 1998.

En la actualidad integra  la Junta de Síndicos del Fondo de Contribuciones Voluntarias de Naciones Unidas y se desempeña como consultora independiente.

¿Cuándo ocupó usted el cargo de comisionada adjunta?
?Lo ocupé del 18 de enero al 3 de septiembre del 2016, durante el mandato del doctor Iván Velásquez, y lo dejé para ocupar el cargo de asesora de la ministra de Justicia y Derechos Humanos de Perú.  El primero en ocupar este puesto fue Amerigo Incalcaterra, de origen italiano, en el periodo de Carlos Castresana.

Lea más: MP investiga si Sandra Jovel incurrió en delito al habar de sus investigaciones

¿Cuáles fueron sus funciones?
Apoyar al comisionado en la aplicación del mandato, asegurar una dirección efectiva y administración integral de todas las actividades de este. Además, orientar y darles seguimiento a las políticas de la Comisión, articular el trabajo de la institución.

Cuando el comisionado no está, la responsabilidad recae en el o la adjunta, manteniendo coordinación con el comisionado. La figura del adjunto/a siempre estuvo considerada, desde que se desarrolló el proyecto de la Cicig.

¿Solo dos personas han ocupado ese cargo?
Creo que sí. No recuerdo que haya habido alguien con el mismo durante el tiempo de Francisco Dall´Anese, porque después llegó Velásquez.

Cuando no estaba Velásquez ¿usted quedaba a cargo de la oficina?
Claro, lo que pasa es que en las Naciones Unidas nunca se pierde la jefatura; es decir, el trabajo y el intercambio es continuo, por lo que siempre tiene que haber alguien que responda por los asuntos del país. Cuando Velásquez viajaba al extranjero debe haber una  persona que asuma la responsabilidad en las gestiones.

Le puede interesar: Concuño de Alejandro Sinibaldi admite lavado de dinero

Pero el acuerdo no cita específicamente ese puesto.
Cuando se hizo la evaluación de la Comisión se estableció que debía nombrarse a un comisionado o comisionada adjunta, partiendo siempre de que debe haber un elemento que se haga responsable en ausencia del titular.
Las Naciones Unidas en cada una de sus oficinas tiene un representante y el adjunto, lo cual permite que la dinámica de trabajo nunca se detenga.

¿Esa figura podría caber en lo que cita el Acuerdo, en cuanto a que el comisionado debe nombrar a su personal pertinente?
Por supuesto, por eso el primer comisionado, Castresana, la estableció en el organigrama, desde el inicio.


¿Cuál es su opinión sobre el conflicto que vive el país por la Cicig?
Es lamentable lo que está ocurriendo, pero creo que el Secretario General sabrá cómo resolver esa relación. Lo importante es que la Comisión está haciendo un trabajo muy importante, hay que decirlo.
Como en cualquier acuerdo, debe mantenerse el diálogo entre el Secretario General y el Gobierno.

Por si no lo vio: Cancillería aún no ha entregado todas las visas a Cicig

Contenido relacionado

> Familia que sufrió quemaduras por la erupción volcánica necesitan ayuda
> Thelma Aldana e Iván Velásquez reciben premio de derechos humanos
>  Baldetti podría ir 22 años a la cárcel