Llegada de Curruchiche como jefe de la Feci provoca diversas reacciones sobre su papel al frente de la Fiscalía

Consultados señalan que la decisión afecta la imagen del MP y otros indican que la fiscal Consuelo Porras tiene potestad para tomar dediciones.

Publicado el
Curruchiche es el nuevo jefe de la Feci en el Ministerio Público. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Curruchiche es el nuevo jefe de la Feci en el Ministerio Público. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Este martes 3 de agosto el Ministerio Público (MP) informó que la fiscal general Consuelo Porras removió del cargo a la recién nombrada jefa de la Fiscalía Especial contra la Impunidad Feci, Carla Valenzuela, y asumió la jefatura el fiscal José Rafael Curruchiche.

El 23 de julio fue destituido Juan Francisco Sandoval, cuya salida de la Feci ha originado reacciones a escala nacional e internacional, como manifestaciones.

Valenzuela llevaba 11 días a cargo de la Feci, y este martes se conoció que será reemplazada por Curruchiche, quien estaba a cargo de la Fiscalía de Delitos Electorales.

La Red consultó a distintas organizaciones que brindaron su reacción ante la nueva decisión de la fiscal Consuelo Porras.

Lorena Escobar, analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), dijo que es una noticia negativa porque “ya incluso la fiscal había presentado a Valenzuela ante la comunidad internacional como la nueva fiscal”.

Dijo que hay que entender cuál ha sido la actitud del fiscal Curruchiche frente a otros casos relacionados con corrupción.

Agregó: “Tanto cambio no hace bien ni para el MP, ni para la Feci; además de generar dudas a la población de la dirección que va a tomar la Feci frente a los casos de corrupción”.

Añadió que son cambios no meditados, ni planificados y “erosionan la credibilidad del MP”.

Manfredo Marroquín, presidente de Acción Ciudadana, manifestó que con esta decisión “la fiscal Consuelo Porras prácticamente confirma todo lo que se ha ventilado públicamente respecto a su despacho, que a ella le gustan los fiscales prácticamente sometidos a sus órdenes, sin independencia”.

Recordó que el fiscal Curruchiche estuvo al frente de la Fiscalía de Delitos Electorales y a pesar de que hubo tantas denuncias y tantos casos planteados, nunca tuvo una investigación relevante.

“Prácticamente yo diría un fiscal incluso con mala imagen, yo creo que lo que está haciendo la fiscal es socavar a la Feci y el prestigio del Ministerio Público prácticamente lo está llevando a los suelos”, señaló Marroquín.

Dijo que esto es producto de la desesperación de la fiscal de encontrarse aislada y según él, “ya sin credibilidad”.

A decir de Marroquín, esta decisión es la última que va a lograr sostenerla -a la fiscal- al frente del MP, porque al nombrar a Curruchiche el mensaje que envía es “que va a desmantelar la Feci y yo creo que eso no va a ocurrir porque la presión va a aumentar, tanto interna como internacional hacia la fiscal”.

Ricardo Méndez Ruiz, de la Fundación contra el Terrorismo, dijo al momento de la consulta que desconocía las circunstancias por los cuales fue removida la fiscal Valenzuela.

“Estoy consciente en el sentido de que la fiscal general tiene la potestad para destituir o para trasladar o suspender a quien ella considere necesario”, añadió.

En cuanto a Curruchiche, Méndez indicó: “conozco su trayectoria por su desempeño en la Fiscalía de asuntos electorales y lo he visto como un fiscal duro, que cumple con su deber y no me cabe duda de que hará un buen papel al frente de la Feci”.

Lea también: La CSJ da 48 horas a la fiscal general, Consuelo Porras, para que presente informe sobre destitución de Sandoval

Añadió que hay que exigirle a Curruchiche que cumpla con su deber, con un estricto apego a la ley, siempre respetando el debido proceso.

“El reto de ser jefe de la Feci es muy grande, posiblemente la licenciada Valenzuela no se creyó en la capacidad para desempeñarlo de forma satisfactoria o posiblemente la fiscal general se dio cuenta que no tenía la capacidad para hacerlo”, agregó Méndez.

Añadió que desconoce los motivos de la remoción de Valenzuela y espera que “Curruchiche pueda desempeñarse a cabalidad” y no desempeñar el cargo por intereses ideológicos o políticos.

Indicó que lo sucedido lo ve “como un acomodo normal”, como puede pasar en cualquier institución y que no le causa ninguna suspicacia.