Testigas protegidas reconocen a cabecilla y sicario de la banda el Patrón

Utilizando gafas oscuras y abrigos para no ser identificadas dos mujeres declararon ante un tribunal donde se conocen los hechos relacionados con cuatro asesinatos, entre ellos la muerte del abogado del expresidente José Efraín Ríos Montt.

"Es ese", dice la testigo y señala a José Luis González Jiménez, alias "Pepis", quien le disparó a Carlos Mauricio Aragón Garrido, el 25 de agosto del 2015 en la 12 avenida B y 8a. calle, zona 12. (Foto Prensa Libre: Kenneth Monzón)
"Es ese", dice la testigo y señala a José Luis González Jiménez, alias "Pepis", quien le disparó a Carlos Mauricio Aragón Garrido, el 25 de agosto del 2015 en la 12 avenida B y 8a. calle, zona 12. (Foto Prensa Libre: Kenneth Monzón)

Con la voz pausada y llorando, dos mujeres declararon ante el Tribunal de Mayor Riesgo C donde se conocen las pruebas contra la supuesta banda de sicarios denominada el Patrón.

La primera mujer explicó que había observado el momento cuando el supuesto cabecilla Gerber Manolo López Chupina, de 40 años, apodado “Pocha”, había visitado la vivienda de Carlos Mauricio Aragón Garrido, una de las víctimas.

Ante las preguntas del fiscal si podría reconocerlo, ella respondió: “Sí. Tiene una cicatriz en la mejilla, del lado derecho, es gordo”. En la carceleta estaba López Chupina, quien supuestamente lideró la temida banda de sicarios.

Después, la testigo, indicó que el “Pocha” tenía un cuaderno con varias fotografías y le pareció extraño verlos varios días cerca de la casa de la víctima. La investigación determinó que lo vigilaron y siguieron hasta el 25 de agosto del 2015 en la 12 avenida B y 8a. calle, zona 12, cuando le dispararon.

La pesquisa determinó que José Luis González Jiménez, apodado “Pepis”, fue quien lo habría asesinado.

Llamada

La segunda testigo protegida que declaró también utilizó gafas oscuras y se cubrió el rosto. Sus datos personales solo los conoce el Tribunal.

Su testimonio fue una llamada que recibió el 7 de agosto del 2015 a las 8.30 de la mañana. El dueño de una empresa de seguridad, Faisal Antonio Aranki Rabanales, lo había llamado y le comentó que había visto a dos hombres en motocicleta sospechosos por la zona 10 cuando conducía su picop gris. El que viajaba como acompañante empuñaba una pistola, dijo.

Después, aseguró, se enteró de que Aranki había sido baleado y falleció en un hospital de la zona 14. Cuando avanzó la investigación y los detectives le mostraron los videos notó que los hombres en la motocicleta habían interceptado al empresario y uno de ellos le disparó.

 

 

La banda

El juicio comenzó el 13 de agosto pasado por asesinato y asociación ilícita.

Los acusados son:

  • José Luis González Jiménez, alias Pepis y Pepino. Tiene 36 años y es mensajero. Cursó segundo básico.
  • Édgar René de León Calderon, de 46 años. Es mecánico y señalado de cobrar por las muertes.
  • Gerber Manolo López Chupina, de 40 años, apodado “Pocha”. Cursó hasta tercero básico y es vendedor de carros usados. El supuesto cabecilla.
  • Érick Augusto Tasen Godoy, de 49 años. Su apodo es “Willy”. Estuvo en prisión en 2014 por portación ilegal de arma de fuego.
  • Isaac Emanuel Álvarez Monzón, de 23 años, apodado “Seco”. Es repartidor de pan.
  • Miguel Silvano Gómez Toma, de 38 años, exagente de la Policía Nacional Civil (PNC), entidad a la que trabajó durante ocho años.

Muertes

La banda está acusada de haber matado al abogado Francisco Palomo el 3 de junio del 2015, en la zona 9. El penalista defendió al expresidente José Efraín Ríos Montt en el proceso que el militar enfrentó por genocidio.

También está señalada de haber participado en el crimen contra José Antonio Meléndez Sandoval, de 53 años, quien dirigía la Oficina Nacional de Prevención de la Tortura en Guatemala. Era abogado y notario y docente de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac). Fue ultimado el 13 de junio de 2014, en la zona 12.

El dueño de una empresa de seguridad Faisal Antonio Aranki Rabanales fue ultimado a balazos el 7 de agosto del 2015 en la 20 calle, 8-47, zona 10, cuando conducía un picop después de haber salido de su vivienda, en un residencial del kilómetro 23 de la carretera a El Salvador.

El último crimen atribuido a la banda fue el de Carlos Mauricio Aragón Garrido, sucedido el 25 de agosto del 2015, en la 12 avenida B y 8ª. calle, zona 12.

 

 

Contenido relacionado

0