300 trabajadores para atender a 3 millones de guatemaltecos: consulados en EE. UU. están desbordados

Alta demanda es aprovechada en algunos consulados por personas no autorizadas que venden servicios, una práctica ilegal.

Foto de archivo donde una gran cantidad de guatemaltecos acude a un consulado a hacer trámites, antes de la pandemia. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Foto de archivo donde una gran cantidad de guatemaltecos acude a un consulado a hacer trámites, antes de la pandemia. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los insuficientes recursos que recibe el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex) para los consulados no hacen posible brindar un óptimo, el cual se deterioró aún más con la llegada de la pandemia del coronavirus.

Migrantes en EE. UU. aseguran que cuando piden una cita a un consulado para el trámite de algún documento se les agenda hasta nueve meses después, y los consulados que están en ciudades de la frontera con México comienzan a experimentar un fuerte trabajo producto de la migración irregular que se ha incrementado vertiginosamente desde febrero.

El viceministro Eduardo Hernández indicó que la función de los consulados fronterizos es muy importante puesto que tiene que ver con la defensa de los derechos humanos de los guatemaltecos que llegan a la frontera, visitan albergues de niños, centros de detención para adultos y acompañan casos en los que algún connacional pueda haber infringido la ley y esté en prisión.

“Tienen que manejar la diplomacia consular con la CBP (Patrulla Fronteriza) y ICE (Inmigración y Control de Aduanas) y con las autoridades locales”, apuntó el funcionario. Actualmente Guatemala cuenta con cinco consulados que se dedican a estas funciones: Houston, McAllen y Del Río en Texas, así como los de Phoenix y Tucson, en Arizona.

Documentación

Pero aparte de las funciones de protección el Minex tiene bajo su responsabilidad otros 18 de consulados en el resto de EE. UU. que dentro de sus funciones principales tienen la documentación de los guatemaltecos.

Es ahí donde surgen las principales críticas.

Las quejas que desde que los consulados continúan sin atender a las personas hasta que programan demasiado distantes. Esta situación ha provocado que personas se aprovechen para vender servicios a precios exagerados que los migrantes terminan pagando por necesidad, situación que se ve principalmente en el consulado de Los Ángeles, California.

La esposa del expresidente Jimmy Morales (de rojo) y otros funcionarios consulares en la sede del consulado de Guatemala en Filadelfia, el día que fue inaugurado. Dicha sede se inauguró, pero no se le dotó de equipo. (Foto Cortesía)

Alfonso Pérez, quien pertenece a la Alianza Guatemaltecos Unidos, indicó que ya no hay atención por teléfono y que las citas solo se agendan a través de una página web, pero que se mantiene cerrada y cuando es habilitada, en menos de una hora se completan las citas.

“Hace poco abrieron el calendario del 18 marzo al 9 de abril y se agendaron más de mil citas en menos de 40 minutos”, exclamó el líder migrante, quien indicó que hay personas en Los Ángeles que llevan casi un año esperando para hacer una cita.

Perez señala que el documento por excelencia que requieren los guatemaltecos es el pasaporte porque, al menos en el estado de California, este les sirve para tramitar licencia de conducir, incluso si no tienen un estatus migratorio regular. Además, es indispensable cuando un migrante tiene procesos por resolver en las cortes de inmigración.

Lea también: Hace cinco décadas que se habla de hambre en el país

Irregularidades

El migrante denunció que por la necesidad de los guatemaltecos de acceder a documentos han proliferado en las afueras del consulado negocios disfrazados de ventas de comida que tramitan actas de nacimiento, por ejemplo, por el triple o cuádruple del valor “dependiendo de la emergencia que tenga” el connacional.

“Hay una persona que llega en su vehículo con sistema computarizado completo, escáner, impresora y wifi y consigue citas por US$200 ¿Cómo lo hace? ¡A saber!”, dijo Pérez.

Al respecto, el viceministro Hernández expuso que estas mafias, incluso engañan a los migrantes con el ofrecimiento de que los transportarán a algún consulado con la garantía de que no serán detenidos por ICE.

Guatemaltecos en Estados Unidos realizan trámites en consulados móviles. La demanda de servicios ha aumentado al mismo ritmo que la migración irregular. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

También ofrecen el servicio del pago de “money order” —una comisión que cobran bancos o entidades autorizadas por aceptar a nombre del consulado el pago por un trámite— que lo cobran hasta por US$5 cuando el costo en los lugares autorizados es de 50 centavos de dólar, si mucho US$1.

Hernández asegura que se han puesto las denuncias, pero en esos casos “dependemos de las autoridades estadounidenses”, porque al estar fuera de los consulados la autoridad guatemalteca no puede actuar. “Denuncias se han hecho, —pero— lo que pasa de manera ilícita afuera tiene que ser abordado conforme a las leyes del lugar”, subrayó.

Lea también: Nos interesa Guatemala y el destino de los guatemaltecos

Claman por pasaportes

La demanda de pasaportes se ha incrementado desde la llegada del presidente Joe Biden a la Presidencia de EE. UU. puesto que existen expectativas de que pueda impulsar una reforma migratoria para la cual ese documento sería imprescindible, asegura Marlon González, presidente de la organización Misión Guatemala-USA.

Hay personas que en pocos meses se les vence el pasaporte y no quieren esperar, hay otras que necesitan viajar y no pueden hacerlo. Este documento es tan importante en EE. UU. puesto que sirve incluso para comprar medicamentos en una farmacia o inscribir a un niño en la escuela.

Los guatemaltecos en el extranjero pueden tramitar su pasaporte en los consulados del país, pero el trámite para lograr una cita se ha vuelto tortuoso. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Pero las citas para tramitarlo se han convertido en “tarea titánica”, expresa González, lo que se ha agravado porque no hay consulados móviles, debido a la pandemia.

En Nueva York, otro de los estados en donde viven miles de guatemaltecos, la situación no es muy diferente.

Juan Carlos Pocasangre, líder migrante, urge a las autoridades a hacer lo necesario para dotarles de pasaporte a los connacionales puesto que si se hace realidad una reforma migratoria “más de la mitad van a quedar sin aplicar”.

“El pasaporte no se necesita para hoy o mañana. ¡Se necesita para ayer!”, urgió Pocasangre, quien considera que la culpa de estos retrasos no es de los consulados puesto que son muy pocas personas para atender a demasiados guatemaltecos que cada vez migran más a EE. UU.

Lea también: Verificamos por usted: ¿Es posible liberar el acceso a internet para fines educativos en Guatemala?

Según información del Minex el total de trabajadores que laboran en atención de los consulados llega a poco más de 300 personas, cuando la estimación es de actualmente radican solo en EE. UU. cerca de tres millones de guatemaltecos.

Prueba de esa demanda es el alza de servicios que prestan los consulados. De   401 mil atenciones consulares que prestaron en 2012, creció a un millón 563 mil en 2019, un 74% más.

“Ya es tiempo que pongan dos turnos o que atiendan fines de semana, pero no con el mismo personal porque los que está ahora, de verdad, los explotan laboralmente trabajando hasta 12 horas al día”, señaló.

Pero el Minex acá se enfrenta a dos problemas. El primero, quizá el más grande, es la falta de recursos. Hernández admitió que la pandemia vino a complicar toda la atención en los consulados; sin embargo, afirmó que “no estamos mal” en comparación con otros países.

Indicó que la atención que se proporciona en los consulados tiene que ir acompañada de un presupuesto acorde y que en las conversaciones que se tienen sobre el tema siempre se justifica los recursos que se necesitan, pero al final de cuentas quien autoriza es el Congreso.

Migrantes guatemaltecos hacen trámites en el Consulado de Los Ángeles, California. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En el 2020, el programa de Servicios Consulares y Atención al Migrante inició con un presupuesto de Q225 millones, pero sufrió un recorte de Q12 millones. Encima de esto, no se logró ejecutar el 100% del presupuesto, sino solo Q184 millones, apenas el 0.19% del Presupuesto General de la Nación.

No quieren trabajar

Pero, aunque se tuvieran más recursos, el Minex se enfrenta al problema de que es difícil encontrar a alguien que acepte trabajar con los consulados.

Algunos migrantes sugieren que para mejorar la atención se contrate a los propios guatemaltecos que han sufrido en carne propia los problemas a causa de su situación irregular, o bien se a hijos de estos que ya nacieron en EE. UU. pero según Hernández los salarios que el Minex puede pagar, sumado al alto costo de la vida en ese país no hacen atractivos esos puestos.

Lea también: Un reclamo millonario y un contrato cuestionado amenazan las finanzas de Empresa Portuaria Quetzal

“Es difícil. Nuestros funcionarios consulares cuando logran salir dicen ‘salí al exterior’ y luego regresan arrepentidos porque los niveles de vida son muy caros. Guatemala necesita pagar más”, apuntó el funcionario.

Otros problemas

En otros consulados no hay forma de que comiencen a atender formalmente como en Dallas, Texas, donde hasta el momento no hay cónsul nombrado. “Las personas necesitan renovar sus documentos vencidos para no tener problemas”, dijo Judith, una guatemalteca que radica en esa ciudad.

Los consulados móviles no se pueden implementar por la pandemia lo que ha dificultado la atención a los connacionales. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Explicó que la situación está crítica ya que la “la gente tiene mucho miedo de viajar a otros consulados por temor a ser detenidos”, por lo cual hay mucho desánimo y enojo en contra del Gobierno de Guatemala.

Las sedes consulares en Columbus, Ohio, así como en Filadelfia, Pensilvania, no terminan de ser inauguradas, de momento atienden solo emergencias.

Hernández dijo que, en el caso de Dallas, están por enviar equipo para el enrolamiento de pasaportes, mientras que el de Filadelfia, durante el Gobierno de Jimmy Morales, “lo dejaron inaugurado”, pero sin equipo el cual están por surtir.