Congresistas de EE. UU. denuncian condiciones deplorables de los centros de detención de migrantes

Las condiciones de los centros de detención de migrantes en el área fronteriza de EE. UU. con México son el foco de críticas de congresistas estadounidenses, debido a que después de una supervisión se calificaron las condiciones de “inconcebibles”.

Congresistas demócratas en una supervisión dialogaron con mujeres migrantes detenidas en centros de El Paso, Texas, en EE. UU. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Congresistas demócratas en una supervisión dialogaron con mujeres migrantes detenidas en centros de El Paso, Texas, en EE. UU. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Los congresistas demócratas Ayanna Pressley, Joaquín Castro, Madeleine Dean y Alexandria Ocasio-Cortez visitaron los centros de detención de migrantes y concluyeron en que las condiciones de esas instalaciones reflejan “crisis de derechos humanos”.

Las condiciones en que permanecen los migrantes en esas instalaciones han llevado a los congresistas a calificar esos lugares como “campos de concentración para migrantes” y denunciaron las condiciones precarias en que permanecen las personas detenidas.

El congresista Castro en redes sociales describió: “Las tiendas exteriores, utilizadas durante la oleada recientemente, estaban oscuras y rodeadas por cercas de eslabones de cadena. Las duchas —unidades móviles— eran frías, sucias y sólo demasiado pequeñas en número para los cientos de personas allí hace sólo unas semanas”.

Castro en redes sociales publicó una fotografía en la que se ven a varias mujeres llorar y expuso que muchas de ellas fueron separadas de sus hijos e ignoraban a qué lugar los trasladaron.

Dean relató que fue testigo, durante la supervisión, de algunas mujeres que sufrieron ataques epilépticos, esa escena fue calificada como “desgarrador en tantos niveles” y recalcó que hay mujeres en condiciones carentes de 50 y 60 años.

“Pudimos entrar en una celda que sostenía a 15 mujeres que, muchas de ellas lloraban. Habían estado 566 días -un año con cinco meses- en esta estación fronteriza. Fueron de 9 a 15 días sin ducha. Esto es una crisis de derechos humanos y tiene que cambiar ahora”, criticó Dean.

Castro denunció: “Algunos habían estado separados de los niños, algunos habían estado retenidos durante más de 50 días. Varios se quejaron de que no habían recibido sus medicamentos, incluyendo uno para la epilepsia”.

La congresista Ocasio-Cortez ha dirigido la supervisión en los centros de detención de migrantes y expuso que las personas han denunciado que las autoridades de la Patrulla Fronteriza los intimidan por denunciar las condiciones.

“Lo que es inquietante es que las mujeres con las que me reuní me dijeron en términos inciertos que experimentarían represalias por decirnos lo que compartían. Todas empezaron a llorar por miedo a ser castigadas, por enfermedad, por desesperación, falta de sueño, trauma”, recriminó Ocasio-Cortez.

En conferencia, Pressley dijo: “Aprendí hace mucho tiempo que cuando ocurre el cambio es porque la gente ve la luz o siente el fuego. Estamos levantando estas historias -de migrantes detenidos- con la esperanza de que veas la luz. Y si no lo haces, traeremos el fuego”.

Percepción del gobierno de Guatemala

En Guatemala la percepción del Gobierno por el trato a migrantes difiere al relato de los demócratas estadounidenses.

La semana pasada autoridades del Gobierno se reunieron con el secretario de Seguridad Nacional en funciones de Estados Unidos, Kevin McAleenan, para analizar la propuesta de convertir a Guatemala en un “tercer país seguro”, al finalizar esa reunión la Cancillería descartó que los migrantes guatemaltecos estuvieran siendo víctimas de violaciones de derechos humanos.

La canciller guatemalteca, Sandra Jovel, aseguró que el Gobierno de EE. UU. da “buen trato” a los migrantes detenidos en la frontera sur de ese país.

Jovel dijo que fue testigo, junto a la esposa del presidente Jimmy Morales, Patricia Marroquín, y el ministro de Gobernación, Enrique Degenhart, de esa “atención” en sitios como “la iglesia Sagrado Corazón, en Macalen, Texas”, y enfatizó que también los consulados del país centroamericano están “apoyando y dando la asesoría necesaria en apoyo jurídico y psicológico” a los migrantes.

Las burlas

En total fueron 15 los congresistas demócratas que visitaron los centros de detención de migrantes de El Paso y Clint, en Texas. La supervisión de los demócratas desató otra polémica, las autoridades investigan la aparente participación de agentes de Aduanas y de la Patrulla Fronteriza en una red social en la que supuestamente se “burlaron y demeritaron” la supervisión de los demócratas.

El comisionado asistente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU., Matthew Klein, indicó que esa institución “tuvo conocimiento de la perturbadora actividad de las redes sociales organizada en un grupo privado que puede incluir a empleados” y aseguró que se abrió una investigación del caso.

Contenido relacionado:

Migrante hondureño muere bajo custodia de autoridades de Estados Unidos

La falta de acciones (y declaraciones) que muestran el desinterés del gobierno en el tema migratorio

Las estrategias de campaña de Sandra Torres y Alejandro Giammattei de cara a la segunda vuelta