Jakelin Caal, el rostro que se convirtió en el símbolo de la migración 

Denuncias, protestas, peticiones de justicia, vigilias: en el Día Internacional del Migrante, que se celebra este martes, la muerte de la niña guatemalteca Jakelin Caal se ha convertido en el rostro que muestra el lado más crudo de la realidad que viven miles de menores que migran a Estados Unidos. 

Protesta en Tijuana, México, por la muerte de la niña guatemalteca Jakelin Caal. (Foto Prensa Libre: AFP)
Protesta en Tijuana, México, por la muerte de la niña guatemalteca Jakelin Caal. (Foto Prensa Libre: AFP)

Este lunes, varios grupos se movilizaron en varias ciudades de Estados Unidos para exigir que se esclarezca la muerte de la pequeña, y una comisión del Congreso estadounidense viajará este martes al centro de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) situado en Lordsberg, Nuevo México, donde fue trasladada Jakelin antes de fallecer. 


En las pancartas podían leerse frases como “Justicia para Jakeline” o “Te fallamos Jakeline”, mientras exigían serias investigaciones por las calles de Nuevo México desde donde se dirigieron a las instalaciones de Aduanas y Protección Fronteriza. 

Se espera que este martes, que se conmemora el Día Internacional del Migrante, también se efectúen en varias ciudades marchas en favor de los desplazados, cuyo emblema central será el rostro de la niña guatemalteca. 

Y es que la muerte de esta pequeña inocente ha levantado la indignación, así como las alertas, sobre la situación que actualmente viven miles de niños en su travesía para cruzar, junto con sus padres, y en el peor de los casos solos, la frontera de Estados Unidos. 

Lea al respecto: Con protestas exigen justicia por la muerte de Jakelin Caal

“La muerte de Jakelin causó una nueva conmoción en Estados Unidos y en la región que vive dramas migratorios con la salida masiva de centroamericanos rumbo a ese país, además de un intenso debate antiinmigrante abanderado por el presidente Donald Trump”, dice la agencia AFP. 

Según el reporte de los patrulleros, un grupo de unos 163 inmigrantes, entre los que iba la niña, se entregó después de haber cruzado una zona desértica de Nogales, el 6 de diciembre último. 

La cancillería guatemalteca, haciendo eco de los reportes de autoridades estadounidenses, precisó en un informe que la menor después de ser interceptada con el grupo presentó fiebres, vómitos y convulsiones, por lo que fue atendida por paramédicos de la patrulla fronteriza y luego llevada al centro médico donde murió más tarde. 

Los informes refieren que falleció de un choque séptico debido al hambre y deshidratación que había padecido; sin embargo, será el reporte forense, que puede tardar varios días, el que confirme esa postura. 

Dolor y tristeza

“Siento dolor y tristeza por la muerte de mi hija”, dice a la agencia AFP Claudia Maquín, madre de la niña guatemalteca Jakelin Caal, de 7 años, quien murió hace unos días en la frontera entre México y EE. UU. mientras estaba bajo custodia de la patrulla fronteriza en un hospital de Texas. 

“Cuando él se fue dijo que iba a buscar trabajo allá para poder mantenernos, agregó la mujer con los pies descalzos y enlodados mientras sostiene en los brazos a Ángela, de seis meses, la menor de los cuatro hijos del matrimonio”, cuenta la agencia. 

Además: Así podrán empadronarse en línea los migrantes con DPI para las elecciones de 2019

“Antes que se fuera, Jakelin le dijo a la mamá y a la abuela que al crecer pues iba a trabajar y traer pisto para ellas”, reucuerda Domingo, el abuelo de la niña que partió junto con su padre de San Antonio Secortez, una aldea remota del municipio indígena de Raxruhá, a unos 145 km al norte de Ciudad de Guatemala. 

El actor Jim Carrey también protestó por la muerte de la niña en esta obra de su autoría. 

Indignación y denuncias

Recién había conocido el caso de Jakelin y la reacciones no se hicieron esperar. Grupos proderechos humanos e instituciones promigrantes denunciaron el hecho como una irresponsabilidad de las autoridades fronterizas. 

Sin embargo, el viernes último el gobierno del presidente de EE. UU., Donald Trump, negó cualquier responsabilidad en la muerte bajo su custodia de la niña guatemalteca.  

Horas más tarde, la Academia Americana de Pediatría (AAP, en inglés) denunció la “falta de cuidados médicos para los menores migrantes” detenidos en las instalaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos.

Julie Linton, directora el Grupo de Interés Especial para la Salud de Inmigrantes de la AAP en el Sur de Carolina, señaló que las agencias federales de Inmigración “deben contar con pediatras y médicos especializados para evaluar quién necesita atención médica inmediata”.

También: Habla la madre de la niña de Guatemala que murió bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza EE. UU.

Varios congresistas demócratas de EE. UU. también escribieron una carta al director interino del Departamento de Seguridad Nacional, John Kelly, en el que exigen una investigación profunda sobre la muerte de la niña. 

En tanto, Hillary Clinton escribió en su cuenta de Twitter: “No hay palabras para capturar el horror de una niña de siete años muriendo de deshidratación en la custodia de los Estados Unidos. Lo que está sucediendo en nuestra frontera es una crisis humanitaria”.

Se espera que este martes, una comisión del Congreso estadounidense viaje al centro al que fue trasladada la niña guatemalteca bajo custodia de la Patrulla Fronteriza, para efectuar una investigación sobre el hecho. 

Contenido relacionado

> Niña guatemalteca muere de deshidratación bajo custodia de Patrulla Fronteriza

> Muerte de niña guatemalteca en EE. UU.: pediatras denuncian falta de cuidados especiales para menores migrantes

> Niña guatemalteca que murió deshidratada migró junto a su padre desde Raxruhá

Los comentarios están cerrados.

4