Más de mil 200 guatemaltecos sufren secuelas de Florence y temen pedir ayuda

Una gran cantidad de guatemaltecos padecen las consecuencias del huracán Florence que dejó muerte y cuantiosos daños en su paso por la costa este de EE. UU., principalmente en Carolina del Norte, en cuyas ciudades costeras viven por los menos 10 mil connacionales.

Aunque el fenómeno natural ya se disipó varias ciudades permanecen anegadas por la gran cantidad de lluvias que generó el meteoro. En algunas comunidades los residentes siguen sin recibir ayuda porque continúan aislados por el desbordamiento de ríos, por lo cual rescatistas no han podido ingresar.


Dentro de los grupos que hacen labores de asistencia y rescate se encuentra la Primera Brigada de Capellanes de Carolina del Norte donde hacen voluntariado 17 guatemaltecos que no escatiman esfuerzos para ayudar a los damnificados.

Uno de sus coordinadores quien razones de su estatus legal prefiere identificarse con sus iniciales, G. A., afirmó, vía telefónica que, según datos del Servicio Social de EE. UU. mil 250 guatemaltecos resultaron afectados, aunque la cifra podría aumentar cuando las brigadas de rescate finalmente ingresen a las áreas que permanecen incomunicadas.

El migrante guatemalteco expuso que muchos de los afectados están en situación migratoria irregular, por lo que optaron por arriesgar sus vidas y soportar en sus casas la furia de Florence ya que temían que al ser albergados sus datos pudieran ser utilizados por el servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE en inglés) para rastrearlos, detenerlos y posteriormente deportarlos.

Lea también: El guatemalteco que desafió a EE. UU. y demandó al gobierno por la separación de su familia

Al narrar lo que ha visto en familias guatemaltecas después del paso del huracán explica: “Hay mucha tristeza, ver a niños llorando y con hambre… No hay palabras para contarlo. Esas familias no quisieron evacuar por temor a ser deportados”.

Los guatemaltecos se alistan para otra jornada más de trabajo. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

No obstante, el voluntario aseguró que las autoridades estadounidenses han ofrecido que no detendrán a indocumentados, a menos que hayan cometido un delito grave, por lo cual instó a los guatemaltecos a solicitar ayuda a la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (Fema en inglés), por ejemplo, para la reconstrucción de sus viviendas.

“Los indocumentados no deberían sentir miedo. Incluso la misma Patrulla Fronteriza que vigilan las fronteras ha venido acá a repartir comida a los afectados y no han hecho ningún tipo de detención”, precisó G. A.

Confirma temores

El cónsul de Guatemala en Carolina del Norte, Jorge Archila, visitó Wilmington esta semana, una de las ciudades más golpeadas y en donde algunas regiones permanecen inundadas, y afirmó que varios connacionales sufrieron daños en sus casas y se recuperan “poco a poco”. Varias viviendas están sin energía eléctrica. 

Archila expuso que en la visita contactó con guatemaltecos, algunos de los cuales viven en casas móviles, y se les brindó asesoría de cómo solicitar ayuda, puesto que reconoció, el miedo a ICE y a la deportación ha causado que muchos prefieran no solicitarla.


Aseguró que el consulado agilizará la extensión de documentos en caso de que los migrantes los necesiten cuando soliciten esos apoyos. 

Explicó que para contar con los beneficios de algunos programas de asistencia se necesita contar con número de seguro social (que solo lo poseen quienes tienen un estatus migratorio legal), pero que tratarán de establecer cómo se les puede ayudar a quienes no lo tengan en el caso, por ejemplo, de que tengan niños nacidos en EE. UU. y que residan en viviendas que hayan resultado afectadas.

Lea también: La niña guatemalteca que sufrió minuto a minuto por una enfermedad que contrajo en un centro de detención de EE. UU.

Ayudan al necesitado

Los guatemaltecos que conforman la Primera Brigada de Capellanes de Carolina del Norte han tenido arduas jornadas de 14 horas o más, ya que llevan asistencia humanitaria a las áreas más golpeadas por Florence y se han dedicado a trasladar alimentos y evacuar en lancha a residentes de todas nacionalidades cuyas comunidades siguen anegadas.

Uno de los problemas que enfrentan los residentes en las comunidades inundadas es que los caimanes se han salido y llegan a áreas pobladas. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

A la vez que afirma “extraño a mi Guatemala”, G. A. dice que “Dios sabía su propósito del por qué estoy aquí”. Asegura que la idea de formar un grupo de voluntarios que ayudara en momentos de emergencia nació el año pasado luego del terremoto en México. Fue él, un hondureño y una mexicana quienes tuvieron la iniciativa.

En este tiempo han apoyado a personas que viven en la calle en Carolina del Norte o que padecen cáncer, también recolectaron ayuda que enviaron para las víctimas del Volcán de Fuego. “Juntamos dos camiones con alimentos y ropa, la mercadería llegó, pero tuvimos que pagar impuestos porque no la dejaron entrar como donación”, recordó.

“No ganamos ni un centavo no tenemos apoyo del gobierno lo hacemos solo para demostrar que el amor de Dios aún existe. Si de verdad nos uniéramos como hermanos qué más podríamos hacer”, cuenta el migrante guatemalteco.

Lea también: Rescatan a 22 migrantes que permanecían secuestrados en México

Añadió que después de un año de comenzar el voluntariado ahora la organización que clara, es sin fines de lucro, ya cuenta con el reconocimiento de las autoridades estadounidenses. Agregó que uno de sus sueños es construir un asilo para ancianos en Guatemala, porque en el país “ya no se respeta a la tercera edad”. 

Carolina del Norte y del Sur, así como Virginia fueron los estados más golpeados por Florence, que dejó al menos 37 muertos, entre ellos varios niños. También se estiman miles de millones de dólares en pérdidas, según datos preliminares.

El paso a varias ciudades están bloqueado por la destrucción de carreteras. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Un vehículo totalmente cubierto se ve en una calle de Wilmington, Carolina del Norte. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Florence dejó destrucción en su paso por Carolina del Norte. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Varias ciudades de Carolina del Norte permanecen anegadas. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Contenido relacionado

> Muerte de niña guatemalteca fue por negligencia en centro de detención, aseguran abogados
> Guatemaltecos en Nueva York protesta en contra de Jimmy Morales
> Unos 200 niños, entre ellos varios menores de 5 años, no podrán ser reunificados con sus padres