¿Migración o covid-19? Por qué México cerró su frontera con Guatemala

Desde este viernes durante un mes México cerrará sus fronteras al tráfico no esencial con el argumento de frenar la pandemia del covid-19, analistas creen que es por detener la migración irregular.

Guardias de al Patrulla Fronteriza vigilan el cruce fronterizo en Tijuana, luego de una protesta de migrantes. EE. UU. teme una ola migratoria sin precedentes. (Foto Prensa Libre: EFE)
Guardias de al Patrulla Fronteriza vigilan el cruce fronterizo en Tijuana, luego de una protesta de migrantes. EE. UU. teme una ola migratoria sin precedentes. (Foto Prensa Libre: EFE)

El cierre de las fronteras terrestres al tráfico no esencial, anunciado ayer por México y que regirá como mínimo hasta el próximo 21 de abril, es visto por analistas como una respuesta a la entrega de 2.5 millones de dosis de vacunas anticovid-19 que EE. UU. acordó dar a México en calidad de “préstamo” y que se anunció coincidentemente el mismo día.

Si bien es cierto, el gobierno mexicano atribuye la restricción en las fronteras a la necesidad de frenar la pandemia, este anuncio también coincide con el aumento, que empieza a ser alarmante, de migrantes centroamericanos que llegan a la frontera sur, sobre todo de menores de edad no acompañados y unidades familiares.

También, un día después de que el propio secretario de Seguridad Interna, Alejandro Mayorkas, admitiera que se puede producir una ola migratoria que no ha tenido precedentes en los últimos 20 años, y que actualmente la situación en la frontera es “un desafío abrumador”.

En una conferencia de prensa este jueves la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, descartó que ambos anuncios —la donación de vacunas y el cierre de fronteras en México— tengan relación, al indicar que, si bien EE. UU. ha planteado a su vecino del sur sus expectativas de que sean sus socios a la hora de lidiar con la crisis en la frontera, los temas “no están relacionadas”.

Más bien, Psaki expuso que la estrategia va en la línea de que “la pandemia no conoce fronteras” por lo tanto, “garantizar que nuestros vecinos puedan contener el virus es una misión fundamental para contener la pandemia”. Añadió que las vacunas a entregar son de la casa Aztra Zeneca, puesto que aún no son aprobadas para su uso en EE. UU., pero sí en México.

No obstante, en Guatemala analistas piensan distinto.

Williams Álvarez, licenciado en Relaciones Internacionales y catedrático universitario, no duda que el cierre de fronteras sea parte de un intercambio de México con EE. UU., en el cual, a cambio,  este país se compromete a darle una dotación de vacunas.

Migrantes centroamericanos en el Puente Internacional del Norte en Ciudad Juárez, México, a la espera de cruzar a EE. UU. (Foto Prensa Libre: AFP)

Considera que, con esta medida, es posible que el presidente estadounidense Joe Biden busque “blindarse”, ante posibles señalamientos de inacción del Gobierno de EE. UU. por la situación en la frontera sur.

Según Álvarez, miembros del Partido Republicano comienzan a “inventar” una crisis en esta frontera que de momento no existe o que al menos no ha llegado a los niveles de años anteriores, puesto que la migración es un tema muy sensible y lo están utilizando como “cortina de humo” en un momento en que se disponen a impulsar una serie de leyes que limitarían el voto de las minorías.

Lea también: Biden modifica las políticas migratorias de Trump y la confusión reina en la frontera

México, otra vez

Si el cierre de fronteras fue parte de un acuerdo —algo que ambos gobiernos niegan—, no sería la primera vez que EE. UU. recurre a México para enfrentar una crisis migratoria.

En el 2014 durante la crisis de menores migrantes en EE. UU., por iniciativa de la Casa Blanca, el Legislativo estadounidense aprobó millonarios fondos para el Programa Frontera Sur, que financió a las fuerzas de seguridad mexicanas, refirió el analista en temas migratorios Pedro Pablo Solares.

EE. UU. teme la formación de nuevas caravanas que obligadamente tendrían que transitar por México. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Aunque la excusa fue la protección de los derechos humanos de los migrantes centroamericanos, lo cierto es que de inmediato se redujeron las detenciones, y consecuentemente las deportaciones de desde EE. UU. y aumentaron en México, agregó.

La dinámica continuó de esa forma hasta que llegó Donald Trump a la Presidencia. Como se recuerda, el mandatario estadounidense, aunque con un estilo distinto, consiguió que México recibiera a cerca de 70 mil solicitantes de asilo en sus ciudades fronterizas bajo el programa Quédate en México, en lo que se analizaban sus peticiones.

Lea también: Cómo contener la migración de Centroamérica, según Estados Unidos

Asimismo, bajo la amenaza de gravar las importaciones de los países centroamericanos, los hizo firmar acuerdos de asilo que garantizaban que ningún peticionario de refugio llegara a EE. UU.

“Esta es una sucesión de medidas, diferentes en forma, pero que todas tienen en común el corto plazo, y no la búsqueda de soluciones a una migración irregular masiva que es ya sistémica”, subrayó Solares.

Diplomacia de las vacunas

Por su parte el analista político Jorge Wong no descarta que pueda haberse dado algún tipo de negociación entre EE. UU. y México para que este país recibiera vacunas, aunque sea en forma de préstamo, a cambio de cooperar más con frenar la migración; sin embargo, cree que la medida del cierre de fronteras obedece más a un interés mexicano de evitar contagios que podrían llegar con ciudadanos de otros países, no solo de Centroamérica, sino de otras latitudes.

Las fronteras mexicanas estarán cerradas por un mes a partir de este viernes 19 de marzo.  (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

De lo que sí está seguro Wong es de que los países productores de vacunas anticovid-19 utilizarán esta como una moneda o mecanismo de presión para conseguir ciertos objetivos, en algo que denomina “la diplomacia de las vacunas”, que consistirá en priorizar la donación o agilización de la entrega del fármaco a países aliados.

Como ejemplo citó la entrega de cinco mil vacunas que Israel donó a Guatemala, históricamente aliados, así como las presiones que está ejerciendo la Unión Europea hacia el Reino Unido para entregarle las dosis que le corresponden del mecanismo Covax a cambio de que cumpla sus compromisos del Brexit.

Lea también: Fiscales dicen que el presidente hondureño prometió ayudar a inundar Estados Unidos con cocaína

“No solo es con donaciones, sino con las entregas —por compras—, que se están usando las vacunas como moneda de cambio en ámbitos multilaterales o bilaterales por países que ya la tienen, eso lo vamos más comúnmente por lo menos este año”, apunta Wong.

Mientras tanto, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria Guatemalteco-Mexicana, Arturo Soto, comentó que cada país es soberano al momento de tomar sus decisiones para controlar la pandemia, al referirse al cierre de la frontera de México por 30 días.

A la vez confió en que esto no tenga ninguna repercusión entre el comercio bilateral puesto que este puede considerarse como esencial.

Hasta el cierre de esta nota no se tenían detalles del anuncio del Gobierno de México, por ejemplo, qué se consideran actividades no esenciales.

La Cancillería guatemalteca tampoco se pronunció al respecto.