Muerte de Jakelin Caal: Éxodo en San Antonio Secortez tiene origen en la pobreza

Pobladores de Raxruhá  abandonan la comunidad por falta de oportunidades   como el caso de Nery Caal y su hija Jakelin, quien falleció en  EE. UU.

Claudia Maquin, madre de Jakelin, y su familia, viven en extrema pobreza.(Foto Prensa Libre: Eduardo Sam Chun)
Claudia Maquin, madre de Jakelin, y su familia, viven en extrema pobreza.(Foto Prensa Libre: Eduardo Sam Chun)

Es sábado y llueve. Un ambiente de tristeza y consternación se vivía en el caserío San Antonio Secortez, de la microregión Damasco de Raxruhá, Alta Verapaz, luego de que se conoció la muerte de Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin, de 7 años, en un hospital de Nuevo México, Estados Unidos.


La niña migró junto a su padre, Nery, y viajaban junto a un grupo de migrantes que fueron rescatados el 6 de diciembre pasado. Recientemente, la canciller Sandra Jovel expuso que la niña tenía fiebres altas y convulsiones.
 
No padecía de ninguna enfermedad y durante el camino todo marchó con normalidad, dijo Caal a las autoridades estadounidenses cuando fueron detenidos y realizaban el fichaje, confirmó Tekandi Paniagua, cónsul de Guatemala en El Paso a El País.
 
En la comunidad la conocían por su alegría. Estudió el primer año en la escuela del lugar, y le gustaba jugar y correr entre los maizales. Para llegar al lugar se ingresa por una carretera de terracería de unos 30 kilómetros, hasta la casa de Domingo Caal Chub, de 61 años, y Elvira Choc Cus, 59, abuelos de Jakelin.
 
Para llegar a la casa de la familia Caal se deben recorrer unos 500 metros en un camino vecinal enlodado, por la lluvia constante que impera en la región. La vivienda, con piso de tierra, está rodeada de milpa, árboles,  sembradíos de achiote y en el traspatio se observan gallinas, marranos y patos, que son alimentados con desperdicios de mazorcas y que son para el consumo.

Lea más: Pobreza y poca inversión social en Cubulco disparan la migración

Varios perros ladran al ver la llegada de desconocidos. La casa de madera y techo de paja solo tiene un ambiente en donde se encuentra un camastrón de madera en donde duermen los padres y sus cuatro hijos. La ropa se seca en la parte de arriba de la cama en pitas colgadas. 
 
Jakelin era muy apegada a su padre, y esa pudo haber sido la razón por la que decidió llevarse a su hija en su primer intento por buscar una mejor vida para su esposa y cuatro hijos, indicó el abuelo paterno de la niña, Domingo, quien sirvió de intérprete de su nuera, quien habla q’eqchi’.
 
Caal Chub pidió al gobierno de EE. UU. que le den oportunidad a su hijo de quedarse trabajando en ese país, pues hizo un préstamo para realizar el viaje y cuando regrese estará endeudado y no tendrá posibilidades de solventar esa situación.

El viaje

Claudia Maquin de Caal dijo que su esposo salió hace tres semanas de la comunidad. “Se fue por la extrema pobreza en la que vivimos, no hay recursos para mantener a la familia, el precio del maíz está bajo y no podemos vivir solo de maíz”, comentó.

Lea más: México podría quitar visas para países centroamericanos

Agregó: “No tengo nada que explicar del por qué se llevó a mi hija, pero sé que él se fue por la necesidad que teníamos. Mi hija era bien allegada a su papá, siempre estaba con él”.
 
“Pido que dejen trabajar a mi esposo en Estados Unidos y que digan la verdad de lo que sucedió, porque mi niña falleció en el hospital, no como están saliendo en redes sociales”, dijo Claudia.
 
El abuelo de la niña explicó que Nery es su primer hijo que intenta viajar a Estados Unidos y que cuando supo que se iba a ir, no le dijo nada. “Él me dijo que quería trabajar, yo no podía decirle algo porque lo que hace falta en la comunidad es trabajo. No pagan bien. Se gana alrededor de Q40 a Q50 al día. No alcanza para mantener a una familia. Cuando los niños se enferman, con la voluntad de Dios es que sobrevivimos, tomamos hierba o a veces si se puede una pastilla”, manifestó.
 
“Pido a las autoridades, que cumplan con el sueño de mi hijo de poder trabajar en los Estados Unidos. Mi hijo trabaja y es dedicado, en Guatemala la situación es difícil”, aseguró.

Lea más: Migrantes piden a Trump dejarlos entrar o US$5 mil a cada uno

Carmen Salinas, México.

El consulado de Guatemala en Texas informó a la familia que el cuerpo de la niña podría ser repatriado en tres semanas. “Si entonces no entregan el cuerpo de mi nieta, lo entregan en cinco meses. Y según me indican que no debo pagar absolutamente nada”, dijo.
 
A Domingo le preocupa que su hijo pudiera dejar una deuda por el viaje emprendido. “Si a mi hijo lo regresan a Guatemala sin poder trabajar, no sabemos quién va a pagar la deuda. Eso me preocupa, al igual que a la esposa de él, creo que es un préstamo el que se hizo, desconozco la situación que está viviendo mi hijo, no tengo comunicación con él, solo con el consulado”, dijo.
 
La versión que la familia tiene de lo sucedido es que la niña estaba grave en el hospital. “Mi nieta era una niña sana, alegre, de hecho, estaba feliz de irse a Estados Unidos a trabajar, a la mamá le indicó que al ser grande iba a mandarle dinero desde allá porque viajaba por eso y se quedaría para hacerlo”, explicó.
 
José Manuel Caal, tío de Jakelin, dijo: “Es triste recibir este tipo de noticias, es primera vez que viaja alguien de la familia, por la necesidad y falta de oportunidades”.

resumen.png

Contenido relacionado

> Estos son los temas más buscados en Google en 2018

> Derroche en compras y convivios están protegidos por pactos colectivos

> López Obrador propone US$5 mil millones para evitar la migración