“Yo les digo que su mamá está trabajando para comprarles dulce y helado”: Redadas golpean hogar de un guatemalteco

Con una orden de deportación y tres hijos, un guatemalteco es una víctima más de las redadas masivas en Massachussets, Estados Unidos, del 7 de agosto.

Henry, Alan y Jakeline, ciudadanos estadounidenses e  hijos de este matrimonio de migrantes indocumentados que enfrentan procesos de deportación. (Foto tomada de Univisión)
Henry, Alan y Jakeline, ciudadanos estadounidenses e hijos de este matrimonio de migrantes indocumentados que enfrentan procesos de deportación. (Foto tomada de Univisión)

El compatriota, quien tiene 17 años de vivir en Estados Unidos y que reserva su nombre por seguridad, contó a Univisión el drama que vive desde hace una semana cuando su esposa María, una mexicana indocumentada, fue capturada por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Como un día normal, el connacional se levantó temprano aquel miércoles y fue a dejar a la escuela a su hijo mayor, Henry, de 11 años, y a una guardería a Alan, de 3, y a la pequeña Jakeline, de cuatro meses. Los tres son ciudadanos americanos.

Mientras tanto, María fue a una planta procesadora de Koch Foods en Morton, Misisipi, uno de los lugares donde ocurrió la redada.

Desde ese día los nenes no ven a su mamá y él tiene que trabajar menos horas para cuidarlos.

“Mis nenes la necesitan, sobre todo la pequeña, porque ella le da pecho”, contó.

Los niños también sufren. Alan pregunta si su mamá no va a volver y si los ha dejado de querer.

“Yo les digo que su mamá está trabajando para comprarles dulce y helado”, expresó el guatemalteco.

María, junto a sus hijos Alan y Jakeline. (Foto tomada de Univisión)

La situación es dura para este hogar. Él tiene un proceso de deportación abierto porque fue detenido cuando conducía sin licencia y ahora está pagando una fianza con la controversial Libre by Nexus, una compañía que se publicita como ayuda a los migrantes, pero enfrenta señalamientos de fraudes y engaños.

María se comunicó con su esposo por teléfono desde el centro de detención.

“Ella lloraba y me decía que cuidara a los niños. Yo solo le decía: ‘Tú y yo vamos a luchar juntos. Estamos en esto juntos'”, recordó.

Una abogada, Juliana Manzanárez, busca la forma de liberar de María. Sus argumento son que ella no tiene récord criminal, tiene tres hijos ciudadanos que criar, no representa un peligro para la comunidad ni peligro de fuga.

El compatriota se ha refugiado en la fe y la iglesia para tomar fuerzas, esperando que María salga de prisión para que puedan seguir el plan de darle lo mejor a sus hijos “Esperamos que estudien y logren algo en la vida. “Con esfuerzo lo que ganamos se lo damos a nuestros hijos para que no tengan que sufrir lo que nosotros sufrimos en nuestros países”.

Contenido relacionado

> Prohibición de asilo para migrantes aplicará para quienes entren por Texas y Nuevo México

> Un tribunal en EE. UU. ordena que niños migrantes detenidos tengan jabón y camas

> Guatemaltecos en Misisipi siguen sin esperanza ni consuelo, sin empleo y con temor a ser deportados

2

Carlos Perez Hace 3 meses

seguro q cuando salga la senora la embaraza nuevamente para blindarse ya q teniendo ninos en estados unidos tiene mas posibilidades de permanecer ahi

Jorge Del Hace 3 meses

Prensa Libre “activista ” y promotor de emigración irregular !!