Política

Alcaldes preparan su reelección con entrega de víveres

A un mes y dos semanas de la convocatoria a elecciones, los alcaldes que buscan mantener el cargo podrían estar dirigiendo programas sociales a su favor.

Por Edwin Pitán

Colaboradores de la municipalidad de Jalpatagua, Jutiapa, entregan bolsas de víveres a vecinos de ese municipio y llevan control por medio de carné de beneficiario. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Colaboradores de la municipalidad de Jalpatagua, Jutiapa, entregan bolsas de víveres a vecinos de ese municipio y llevan control por medio de carné de beneficiario. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Expertos en legislación electoral coinciden en que esas prácticas, que rayan en la ilegalidad, y entre los que se encuentra la propaganda electoral anticipada, sirven para comprometer al potencial votante.

En años preelectorales, es habitual observar a jefes ediles entregar bolsas de comida adquiridas con dinero municipal o de donaciones gestionadas por la comuna, como una práctica para asegurar los votos, meses después.

Eddy Cifuentes, experto en temas de poder local, define la entrega de bolsas de víveres en año preelectoral como “una de las artimañas que desfiguran el período eleccionario” y que también alejan de la ciudadanía la posibilidad de conocer a profundidad los planes de trabajo de los candidatos.

La entrega de víveres, dice, es una práctica que en la provincia se cree que es común y maleducó a la población.

“Es una acción que puede llegar a coaccionar al votante e influir en el día de las votaciones. Son dádivas, son compras de voluntades. Hay que remarcar que es un mal añejo del populismo que ocurre en el país, y lo peor es que los alcaldes que impulsan estas actividades lo hacen con recursos públicos, para beneficio propio”, expuso Cifuentes.

Lea más: Cuatro proclamados y vienen siete más: así se conforman los binomios presidenciales

Aclaró que en algunos casos la repartición de víveres en año preelectoral “puede ser coincidencia y hay casos en que las comunidades sí necesitan ese apoyo social”, pero resaltó que son situaciones especiales.

La municipalidad de Masagua, Escuintla, divulga la entrega de víveres en diversas jornadas. El programa de "ayuda social" se implementa previo al periodo de elecciones. (Foto Prensa Libre: cortesía)
La municipalidad de Masagua, Escuintla, divulga la entrega de víveres en diversas jornadas. El programa de "ayuda social" se implementa previo al periodo de elecciones. (Foto Prensa Libre: cortesía)

Clientelismo

Según un informe de campaña presentado por Acción Ciudadana de los procesos electorales del 2011 y del 2015, en año preelectoral algunas municipalidades suelen comprar víveres e impulsar ese tipo de proyectos “sociales” para favorecer la futura participación en las elecciones para alcalde.

La Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP) prohíbe resaltar la imagen del jefe edil antes de la convocatoria de comicios.

En Jutiapa creció el interés entre las municipalidades por comprar víveres y promover proyectos de “apoyo a familias de escasos recursos”. Esos programas los ejecutan cuatro de las 17 comunas en ese departamento. Esa práctica parece continuar.

Según una investigación de Prensa Libre, este año se han entregado víveres en Jalpatagua, San José Acatempa, El Progreso y Santa Catarina Mita. El monto que han usado esas comunas suman Q5.8 millones en ese tipo de asistencia a las comunidades, según se pudo establecer.

En una jornada de entrega de bolsas de víveres en San José Acatempa, Jutiapa, registran a los vecinos que reciben los alimentos. (Foto Prensa Libre)
En una jornada de entrega de bolsas de víveres en San José Acatempa, Jutiapa, registran a los vecinos que reciben los alimentos. (Foto Prensa Libre)

En el caso de la Municipalidad de Jalpatagua, se pudo constatar que en abril último compró 12 mil raciones de víveres por Q732 mil.

Le puede interesar: Renap reconoce que hay atrasos en la impresión del DPI

Cada bolsa de alimentos se repartió con tres libras de arroz, tres de frijol, tres de azúcar, una de sal, media de café, media de fideos y medio litro de aceite para cocinar.

La alcaldía de San José Acatempa compró 24 mil bolsas de víveres por Q2.5 millones. Esa adquisición se efectuó el 18 de mayo de este año, y cada ración se valoró en Q104.75.

Por otro lado, Santa Catarina Mita invirtió Q888 mil en víveres.

La comuna de El Progreso, siempre en Jutiapa—, también adquirió víveres por Q1.7 millones, en 30 mil 800 raciones de alimentos para más de dos mil familias.

En el caso de El Progreso, el plan de entrega de víveres no es nuevo, pues en los últimos seis años se compraron víveres por Q7.4 millones.

En Masagua, Escuintla, la entrega de víveres se efectúa por medio de un programa municipal. Esa comuna compró comestibles por Q3.9 millones para impulsar el plan Alimentación y Asistencia en Seguridad Alimentaria para Familias de Escasos Recursos.

Además, durante el año hizo compras de pescado por Q113 mil 711, el cual se distribuyó entre familias vulnerables.

Las comunas de Villa Canales, Guatemala, y San Luis, Petén, también repartieron bolsas de víveres y publicitaron esas actividades en sus redes sociales, aunque en Guatecompras no hay registros de adquisiciones.

Por si no lo vio: Cómo 30 diputados votaron en 2016 contra el transfuguismo y ahora le dificulta reelegirse

Uso arbitrario

Para el analista político Javier Brolo, “esta práctica es un ejemplo del uso arbitrario de los recursos públicos, porque permite que se usen con fines electorales y que no se puedan distinguir”.

Según él, la compra de voluntades por medio de dádivas refleja que no ha habido avances en el sistema democrático y electoral del país.

El alcalde de San Luis Petén, Jesús Claros Arriaza, participa en entrega de bolsas de víveres de vecinos. (Foto Prensa Libre: cortesía)
El alcalde de San Luis Petén, Jesús Claros Arriaza, participa en entrega de bolsas de víveres de vecinos. (Foto Prensa Libre: cortesía)

Las prácticas electoreras de las comunas no preocupan a la Asociación Nacional de Municipalidades, que al ser consultada dijo que esas prácticas competen a cada alcaldía y esa entidad se limita a ofrecer asesoría.

“No estamos gastando recurso municipal, porque es a través de donaciones que se consiguen víveres, pero en algunas ocasiones se brinda esa ayuda”, dijo Julio Marroquín, jefe edil de Villa Canales.

“Eso no es político —la entrega de víveres—, es parte de la obra que mi esposa hace. Ni si quiera voy a entregar esa ayuda, es ella. Y no considero que se vea como que aprovecho para temas políticos”.

Lea más: Diputado Galdámez quiere legislar contra el "pánico social"

La compra de víveres hasta este año por Q2.5 millones es considerada por el alcalde de San José Acatempa, Walfred Castillo, como una adquisición con enfoque social.

“El proyecto nace de una solicitud de los Cocodes —consejos comunitarios de Desarrollo— con el objetivo de paliar la sequía y la hambruna que se dio por la falta de lluvia, factor para que los Cocodes pidieran esas bolsas de víveres”, justificó Castillo.

El jefe edil reiteró que el proyecto cuenta con la fiscalización de los Cocodes.

“No soy partidario de ese tipo de situaciones —proyectos clientelares—, pero uno está ahí porque la gente lo pone y la gente lo solicita —los programas sociales—”, defendió Castillo.

El jefe edil de El Progreso, Jutiapa, Marvin Enrique Zepeda, argumentó que su plan de entrega de víveres es necesario, porque la sequía afectó a familias de agricultores de subsistencia.

Le puede interesar: 

> En 2019 se elaborará el estudio de prefactibilidad para un metro subterráneo en la capital

> Fondos para tratar aguas servidas son el 2.4 por ciento de lo que se necesita

> Cash Luna, pastor de Casa de Dios, será investigado por el MP