Líder fue complaciente con el Partido Patriota

En la sexta legislatura del Congreso (2012-2016) la bancada oficial fue la del Partido Patriota (PP), mientras que sobre el papel la más grande de oposición era Libertad Democrática Renovada (Líder); sin embargo, al analizar la aprobación de los  decretos durante ese período, la producción legislativa  demuestra que más bien fueron aliados.

Poco a poco Líder pasó de ser un opositor a un grupo alineado a los intereses del oficialismo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Poco a poco Líder pasó de ser un opositor a un grupo alineado a los intereses del oficialismo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Durante esa legislatura se aprobaron 89 decretos; en  54 de ellos Líder apoyó al PP para su aprobación, es decir, en el 61 por ciento de los casos.


Destaca que solamente en  18 decretos, el 20 por ciento, Líder se opuso   a su aprobación. Mientras que en los restantes 17, la oposición se ausentó convenientemente del pleno.

Las ausencias del hemiciclo son usadas, en algunos casos, como una táctica parlamentaria cuando no se quiere hacer explícito el apoyo a una medida. Con esto se deja vía libre al oficialismo para que haga el cabildeo para la aprobación de un decreto.

Los datos, obtenidos de la Dirección Legislativa, revelan que la actitud complaciente de Líder en vez de disminuir, aumentó conforme pasaba el tiempo. Poco a poco Líder pasó de ser un opositor a un grupo alineado a los intereses del oficialismo.

Inicio

Durante el 2012, el primer año de la administración del PP y bajo el mando de Gudy Rivera —condenado por tráfico de influencias y cohecho pasivo—, se aprobaron 34 decretos y Líder tenía apenas 14 diputados.

En este período Líder se mostró más opositor, aún así,  con sus votos avaló 14 leyes, es decir el 41 por ciento de los decretos aprobados el primer año.

En ese tiempo  el oficialismo creó el Ministerio de Desarrollo Social y varias iniciativas de carácter económico y logró el apoyo para aprobar el préstamo de la empresa Odebrecht. Entre otras votaciones destaca la elección del procurador de los Derechos Humanos, Jorge de León Duque, donde Líder apoyó al oficialismo.


El año finalizó con contrastes, pues en principio hubo una férrea oposición de Líder para que no fuera aprobado el presupuesto del 2013, sin tener éxito.

Pero días después de que esto pasara, unió fuerzas con el PP  para aprobar las reformas a la Ley General de Telecomunicaciones, que prorrogó por 20 años el usufructo de frecuencias radioeléctricas.

Al comenzar el 2013 Líder, más fortalecido, dio un giro a su estrategia opositora y con la excusa de fiscalización interpeló durante meses al ministro de Cultura Carlos Batzín, con lo que paralizó totalmente la agenda Legislativa.

El bloqueo fue tal, que el Congreso aprobó su primer decreto del año hasta el 13 de junio. El  empresario Pedro Muadi —en prisión preventiva y señalado en un caso de plazas fantasmas—, presidía el Legislativo.

En ese lapso se aprobaron 19 decretos, paradójicamente, 10 de ellos, es decir, el 53 por ciento de la leyes, tuvieron el beneplácito de Líder.  Además, se opuso a siete y se ausentó en la aprobación de solo dos eventos de votación.

Con estos números, Líder, aunque ante los medios se promovía como una agresiva oposición, en realidad respaldaba  al oficialismo. Entre las leyes que  consintió resalta la ampliación del fideicomiso de apoyo a cafetaleros y varias exoneraciones de impuestos a iglesias.

Alianza total

A dos años de iniciada la legislatura, la dinámica en el Congreso era abismalmente distinta a como había comenzado.
Líder ya sumaba más del doble de diputados que con los que inició, y el PP mostraba claros fraccionamientos entre un grupo afín a Alejandro Sinibaldi y otro   a Roxana Baldetti.

Debido a esto, el oficialismo negoció para colocar a Arístides Crespo en la presidencia —a quien le retiraron la inmunidad por un caso de plazas fantasmas— y logró que se aprobaran 22 decretos.


En este año se consolidó la alianza PP-Líder, pues los datos muestran que el partido liderado por Manuel Baldizón apoyó 17 de los decretos, es decir el 77 por ciento de estos.

Estos dos partidos desataron   críticas y señalamientos de contubernio  por las elecciones de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y Salas de Apelaciones.

En el último año, Líder dominaba totalmente el pleno. Llegó a tener 52 diputados en la bancada y el presidente fue Luis Rabbé —prófugo de la justicia y reelecto por ese partido—.

Ese año el partido de oposición se plegó totalmente al oficialismo, pues validó 13 de los 14 decretos aprobados, es decir el 93 por ciento de leyes. Solo evadió la discusión y aprobación del presupuesto para el 2016.