Escándalos de corrupción restan credibilidad al Ejército

El Ejército de Guatemala es una de las instituciones que por décadas ha mantenido un alto nivel de confianza, pero en los últimos años perdió credibilidad.

Soldados marchan en la celebración del Día del Ejército, en la Brigada Mariscal Zavala, el 30 de junio de 2015. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Soldados marchan en la celebración del Día del Ejército, en la Brigada Mariscal Zavala, el 30 de junio de 2015. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La confianza de la población hacia el Ejército de Guatemala en los últimos años ha ido decayendo; casos de corrupción y malas decisiones en la institución han provocado el desgaste.

La Encuesta Libre, hecha en 2015 por Prodatos, por encargo de Prensa Libre, y que se publicó en detalle en la edición impresa, registró que sin importar edad, condición social, género o ubicación geográfica, más del 50 por ciento de la población confía en el Ejército de Guatemala.

La encuesta ubicó a la institución militar entre las entidades con mayor confianza entre la población, es la última entidad de ese selecto grupo.

b585c651-5b19-4386-9086-e502c1f60885_879_586-1.jpg

De continuar el Ejército perdiendo la credibilidad, se ubicaría en niveles de poca confianza.

 
 

Por si fuera poco, el lunes último comenzó a generarse discrepancia por el aval del desfile del Ejército de Guatemala, avalado por el presidente Jimmy Morales, luego de nueve años de mantenerse suspendida la exhibición.

En el 2007 desfilaron por última vez los militares en la vía pública, pues al año siguiente, a petición de organizaciones sociales, entre estas Hijos, la actividad se canceló por disposición final del entonces presidente Álvaro Colom. En la administración del general retirado Pérez Molina, actualmente detenido en Mariscal Zavala, se mantuvo la disposición.

Mal precedente

El primer general del Ejército que alcanzó la presidencia en la era democrática, Otto Pérez Molina, renunció y está sindicado en al menos tres casos de corrupción estatal.

Los últimos dos ministros de la Defensa, nombrados por Pérez Molina durante su gestión, Manuel López Ambrosio y Ulises Anzueto, actualmente guardan prisión provisional, sindicados en el caso de corrupción Cooptación del Estado.

López Ambrosio y Anzueto han sido señalados por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) de participar en negocios ilícitos para dar lujosos regalos al expresidente Otto Pérez Molina, quien también está implicado en el mismo caso y es señalado de liderar la estructura de defraudación aduanera denominada La Línea.

Una lancha, un helicóptero y una casa en Roatán, Honduras, son parte de los supuestos regalos que recibieron Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti, según la fiscalía.

Más corrupción

El 30 de junio del año pasado Pérez Molina pasó revista de tropas junto a López Ambrosio. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Entre los exfuncionarios relacionados al caso Cooptación del Estado se encuentra  el exmilitar, Mauricio López Bonilla, quien dirigió durante el Gobierno de Pérez Molina el Ministerio de Gobernación.

López Bonilla habría entregado US$ 98 mil 200 y Q2 millones 513 mil para los regalos de Pérez Molina y Baldetti. Actualmente el MP y la Cicig le imputan al exminsitro de Gobernación los delitos de Asociación ilícita y lavado de activos, cohecho pasivo y fraude. Otro golpe para el desgaste de la credibilidad del Ejército.

Debido a los casos de corrupción descubiertos, la cantidad de exfuncionarios privados de libertad creció, y en las dos más importantes bases militares de la  capital, Mariscal Zavala y Matamoros, se acondicionaron cárceles.