Guatemaltecos que se reunieron con Castro, o intentaron reunirse

Un guerrillero en 1959, la Premio Nobel de la Paz, 1992 y un expresidente, 1999, fueron los guatemaltecos que se reunieron con el líder cubano, Fidel Castro. 

En 1998 Guatemala reanudó relaciones diplomáticas con Cuba, y meses después el mandatario Álvaro Arzú, hizo la primera visita oficial de un mandatario nacional luego de 30 años. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL)
En 1998 Guatemala reanudó relaciones diplomáticas con Cuba, y meses después el mandatario Álvaro Arzú, hizo la primera visita oficial de un mandatario nacional luego de 30 años. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Mario Augusto Carranza Rivera combatió en la misma columna que Castro comandaba en 1959 durante la Revolución Cubana. El guatemalteco formó parte del grupo José Martí, y según dijo a Prensa Libre en marzo de ese año, formó parte de la escolta de Fidel durante su viaje a Venezuela.
 
Carranza partió a Cuba en 1947 por una beca que obtuvo del gobierno para estudiar en la Escuela Tecnológica La Ceiba del Agua.
 
Agregó que lanzarse a la lucha por la libertad de Cuba no fue por un afán aventurero sino de convicción revolucionaria.
 
Carranza se graduó como mecánico automotriz y luego pasó a la escuela de artes y oficios.  Posteriormente a la escuela de aeronáutica donde estudió técnico en motores de aviación y luego ingresó a la Universidad José Martí.
 
En 1958 Castro lo nombró segundo auditor de la zona sur de la Sierra Maestra, fue escolta personal de castro y oficial de la fuerza aérea revolucionaria, se reportó en Prensa Libre en 1959.

En agosto de 1993, el entonces mandatario cubano, se reunió y condecoró a la Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú. En tanto Menchú fue condecorada con la Orden Ana Betancourt, que entrega el Consejo de Estado Cubano a personalidades
 
Guatemala reanudó relaciones diplomáticas con Cuba en 1998; en febrero de 1999 el presidente Álvaro Arzú se reunió con Castro durante el acto en que Hugo Chávez asumió como presidente en Venezuela.
 
En esa reunión el mandatario guatemalteco invitó a Fidel Castro para que visitara el país.
 
El 5 de octubre de 1999 Arzú llegó a La Habana, en su primera visita oficial, “desde que los dos países, distanciados durante más de tres décadas por sus posturas adversas, reanudaron relaciones diplomáticas” reportó Prensa Libre.
 
Arzú y Castro acordaron un apoyo bilateral,  un nuevo encuentro se efectuó durante la Cumbre Iberoamericana celebrada en la isla.
 

Cita no concretada

En la segunda quincena de febrero el presidente Álvaro Colom visitó junto a una delegación de Gobierno la isla con la intención de reunirse con Fidel Castro, y brindarle una condecoración.
 
La cita no se concretó. El mandatario entregó la condecoración al hermano de éste Raúl, quien ya fungía como presidente, cargo heredado por Fidel.
 
Colom comentó esa ocasión que “Fue una reunión productiva y hablamos de la parte de intercambio económico del fortalecimiento de nuestra embajada en la Isla, y le agradecimos por las brigadas de médicos cubanos y las operaciones milagro que han hecho en nuestro país”.
 
No se logró la firma de ningún acuerdo bilateral en esa ocasión.