Intereses políticos hicieron disfuncional a Conamigua

Destituido Carlos Narez de la secretaría ejecutiva, sectores promigrantes y analistas urgen acciones para rescatar institución o desaparecerla.

Menores migrantes ingresan al país por el Aeropuerto La Aurora. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Menores migrantes ingresan al país por el Aeropuerto La Aurora. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La salida de Carlos Narez al frente del Consejo Nacional de Atención al Migrante de Guatemala (Conamigua) abre interrogantes, sobre todo acerca de lo que debe hacerse para volver funcional una institución que hasta hoy ha servido, principalmente para el pago de sueldos y gastos administrativos.

Narez culminó un periodo de dos años al frente de la institución con más dudas que respuestas. Con una pésima ejecución presupuestaria, casi ningún proyecto en favor de los migrantes y en un enfrentamiento directo con la subsecretaria Rita Elizondo.

Sin embargo, el periodo que el administró la institución no ha sido el único en el cual ha habido ese tipo de problemas, por lo cual surge la interrogante ¿mejorará el funcionamiento de Conamigua con la salida de Narez?

Analistas y migrantes creen que Conamigua no cambiará, toda vez no exista una profunda reforma en su ley, puesto que la actual ha permitido que la institución se politice.

Migrantes en EE. UU. afirman que trabajan de la mano con diputados de la Comisión del Migrante del Congreso para consensuar una serie de reformas a la Ley de Conamigua para que permitan su despolitización.

“Desafortunadamente el día que es creó -Conamigua- y se oficializó su funcionamiento comenzó a politizarse y ese fue el gran crimen que se cometió contra una ley que favorece a la comunidad migrante”, expuso Marlon González, integrante de la organización Misión Guatemala-USA, que actualmente es parte de los grupos que buscan participar en un proceso de reingeniería de la institución.

González señaló que los intereses de los diputados han prevalecido al momento de elegir a secretarios y subsecretarios de los cuales, afirma, ninguno ha tenido conocimiento de las necesidades de los migrantes.

A criterio de González no se ha comprendido el fondo y proceso estructural de cómo debe funcionar Conamigua, porque se culpa a las autoridades que la dirigen cuando todas las decisiones pasan por el consejo.

Este lo encabeza el canciller. También participan, el procurador adjunto de los Derechos Humanos, los viceministros de Economía y Trabajo, así como el titular de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia. En el consejo también figuran el gerente del Banco de Guatemala y un diputado designado por el Congreso.

Aunque algunos analistas coinciden con que la institución debe ser reformada, otros sugieren que sus problemas no tienen solución y que lo mejor es desaparecerla y redireccionar los recursos que anualmente le son asignados.

En ese sentido, solo en 2019 y 2020 a Conamigua se le asignó un presupuesto de Q34.2 millones en cada año, pero poco de este se ha ejecutado.

Consejo no se reúne

 

Parte del problema que ha causado el mal funcionamiento de Conamigua es que el consejo debe reunirse para tomar decisiones, pero muchas veces, cuando el secretario convoca no todos los integrantes tienen disponibilidad.

Para Úrsula Roldan, directora del Instituto de Investigación y Proyección sobre Dinámicas Globales de la Universidad Rafael Landívar, Conamigua es una institución que aún puede ser rescatada “pero así como está su ley no sirve”.

Migrantes abordan buses para trasladarlos hacia un albergue. El transporte es costeado por Conamigua. (Foto: Conamigua)

 

 

“Las elecciones de sus representantes han sido sumamente políticas y no han sido electos gente que conozca del tema -migrante- o que tenga la capacidad de aportar”, apuntó la analista, para quien uno de los primeros aspectos a cambiar debe ser la normativa con la que se elige al secretario y subsecretario.

Roldán dio a conocer que el Instituto el cual dirige hizo un análisis de la Ley de  Conamigua y hallaron que a raíz de la aprobación del Código de Migración en el 2016 algunas de las funciones de aquella institución se duplican con las que quedaron a cargo del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) o del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex).

Debe cerrarse

 

Sin embargo, otras voces sugieren que Conamigua debe cerrarse porque desde que fue creada, en el 2007, no ha tenido mayor incidencia durante problemáticas cruciales que han enfrentado los migrantes.

“El Estado ya tiene completa su conformación orgánica para la atención al migrante, tanto adentro del territorio, como afuera”, enfatizó el analista en temas de migración Pedro Pablo Solares.

Solares ha sido crítico del accionar de Conamigua ente que, asegura, ha servido para fomentar prácticas corruptas. De cualquier forma, añade, la protección al migrante debe estar a cargo de la red consultar del Minex, incluyendo las acciones diplomáticas para proteger sus derechos humanos.

El analista indicó que la creación de Conamigua se justificó en un principio por la necesidad que hubiera un ente que reuniera transversalmente a los funcionarios e institucione que estuvieran involucradas en el tema migratorio, pero esa acción ya fue delegada al IGM, con el Código de Migración.

El secretario Carlos Narez, durante una citación en el Conreso donde le cuestionaron reiteradamente la baja ejecución. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

 

Añadió que también se buscaba que los guatemaltecos en el extranjero tuvieran un espacio de participación política a través del Consejo Asesor, pero las elecciones de los representantes demostraron que “lejos de ser transparentes y representar los intereses de los migrantes han motivado compadrazgos y prácticas corruptas”.

“Algunos compatriotas en el exterior aseguran que Conamigua debe continuar, pues ha sido el único logro político que han tenido los migrantes. Creo que están equivocados. Abrir Conamigua fue un logro de la corrupción”, enfatizó Solares.

González rechaza esa postura y dice que quienes sugieren el cierre de la institución lo hacen con interese políticos.

Roldán, por su parte, considera que Conamigua aún tiene que aportar, aunque reconoce que quienes sugieren el cierre de la institución “lamentablemente tienen fundamentos”.

“No se trata de desaparecer una institución que costó conformarse sin encontrar los mejores mecanismos para que funcione”, aseveró.

¿Cerrará institución?

 

Antes de asumir la Cancillería, el actual ministro de Relaciones Exteriores, Pedro Brolo, afirmó que había intenciones de desaparecer Conamigua por su inoperancia; sin embargo, no fue claro al ser cuestionado si esa intención se mantiene.

La subsecretaria de Conamigua, Rita Elizondo, que ahora quedará al frente de Conamigua hasta que haya elecciones en octubre próximo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

 

“Los migrantes guatemaltecos necesitan que Conamigua sea una institución que cumpla con las funciones para la fue creada, que priorice la ejecución de su presupuesto orientado a la atención de los migrantes, en lugar de utilizarlo en funcionamiento”, respondió en un mensaje a Prensa Libre.

“Consideramos que es fundamental hacer una revisión de la ley que dio vida a Conamigua para que su mandato impacte de manera positiva en favor de los migrantes guatemaltecos; sin embargo, esta es una tarea que compete al Congreso. Estamos en la mejor disposición de proponer y trabajar en las reformas que sean necesarias”, puntualizó el canciller.