Magisterio vuelve a salir en auxilio de un presidente

Todos los presidentes llegan a un punto crítico en el cual necesitan incluso de aliados cuestionados,  y  Jimmy Morales no  ha sido  la excepción.  En medio de la controversia por haber  declarado  no grato al titular de la Cicig,  el mandatario  recibió frente a la Casa Presidencial a Joviel Acevedo, dirigente del  Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala (Steg), quien le endosó el apoyo gremial.

“Porque con instituciones fuertes nosotros podremos tener la esperanza de que todo va a salir bien en el futuro. Las personas pueden pasar, las instituciones deben permanecer", dijo Morales. (Foto Prensa Libre: E. García)
“Porque con instituciones fuertes nosotros podremos tener la esperanza de que todo va a salir bien en el futuro. Las personas pueden pasar, las instituciones deben permanecer", dijo Morales. (Foto Prensa Libre: E. García)

En los últimos días, varias manifestaciones de ciudadanos y agrupaciones han permanecido frente al mismo lugar sin lograr respuesta de Morales.

Acevedo repitió el ritual con el cual ha logrado presionar a expresidentes como  Otto Pérez Molina y Álvaro Colom.


Morales también volvió a emplear ante los educadores una frase reutilizada en días recientes: que  lo más importante para el  fortalecimiento del país son las instituciones y no las personas, en alusión a la fallida expulsión de Velásquez, que fue anulada por la Corte de Constitucionalidad.

Esta es la segunda ocasión en que Morales busca figurar  ante un grupo que no lo critica. La primera  ocurrió el martes, en la sede del Instituto de Fomento Municipal (Infom), en donde supuestamente 201 alcaldes mostraron también su respaldo a través de  discursos agresivos, por lo que más parecía  un  mitin  político que una reunión de jefes ediles para declarar una sesión permanente de la Asociación Nacional de Municipalidades.

La manifestación de Acevedo ocurre un día después de que el presidente recibió un revés de la Corte de Constitucionalidad (CC), que señaló que no procedía la expulsión de Velásquez por errores de forma y fondo en la carta que registró su decisión.   

Casualidades

La manifestación de los maestros comenzó en la Plaza Obelisco, zona 10 capitalina, y llegó hasta la Casa Presidencial.
Como en otras ocasiones, los maestros tenían órdenes de no hablar con  la prensa e indicaron que el único que podía dar declaraciones era Acevedo.

Cuando el líder magisterial fue cuestionado respecto de si la protesta tenía que ver con la crisis del Ejecutivo, lo negó rotundamente y dijo que fue una “casualidad” la coincidencia de fechas.

Al preguntarle qué opinaba sobre la situación, contestó: “Que traten la manera de mandar un mensaje de unidad. Esta crisis es una crisis política internacional, donde las cortes no van a poder resolver nada; que lo resuelva la Organización de Naciones Unidas (ONU)”.

Pese a ello, varios carteles de manifestantes tenían frases como “exigimos el respeto a la institucionalidad y gobernabilidad”, “exigimos justicia pronta y cumplida, no a la selectividad”, que coinciden con otras esgrimidas por manifestantes a favor de la salida de Velásquez.

Los maestros llegaron al mediodía a la Casa Presidencial, y una  delegación fue recibida oficiosamente por Morales.
Luego de varios minutos de reunión, Acevedo salió acompañado por Morales, el vicepresidente Jafeth Cabrera y el ministro de Educación, Óscar Hugo López.

“Pasamos un momento muy importante en el país en el fortalecimiento de las instituciones”, dijo el mandatario, junto a un ufano Acevedo que llegó  otra vez en auxilio de un presidente en apuros.