Opuestos: ¿Debe el Congreso intervenir en los precios del gas y el petróleo?

El Congreso buscará en los próximos días intervenir en los precios de los productos derivados del petróleo, para intentar revertir el alza de precios.

Publicado el
Locales que venden cilindros de gas propano en la zona 1 de Guatemala. 

Fotograf’a: Paulo Raquec
Locales que venden cilindros de gas propano en la zona 1 de Guatemala. Fotograf’a: Paulo Raquec

Mientras los precios de los productos derivados del petróleo se han disparado por presiones internacionales, en el país crece la preocupación por la inevitable escalada de precios de productos de consumo básico, lo que también alertó a los diputados en el Congreso, que buscan medidas para paliar la crisis que, aseguran, ya está en camino.

Pero fue el ministro de Economía, Antonio Malouf, el primero en sugerir que se podía analizar una exención de impuestos a estos productos y detener, al menos temporalmente, el alza en los precios y evitar así que impacten en el consumidor. Esta idea no fue rechazada por legisladores de distintas bancadas que hicieron suya la propuesta.

Desde entonces también se abrió una discusión sobre la viabilidad de una exención de impuestos, donde expertos en economía, como Fritz Thomas, advierte que no es conveniente intervenir en estos fenómenos que tienen el origen en problemas internacionales. Otros, como el diputado Rodolfo Neutze, presidente de la Comisión de Economía, ven de manera temporal una solución y está dispuesto a apoyar una iniciativa en el Congreso.

“Sería una alternativa para apoyar a la población”

El presidente de la Comisión de Economía y Comercio Exterior del Congreso, Rodolfo Neutze, expuso que el Legislativo debe actuar ante el incremento internacional de los precios del petróleo y sus derivados en favor de las familias de escasos recurso que se han visto afectadas por el aumento del gas.

Ayer el ministro de Economía, Antonio Malouf, reveló que existen planes para impulsar una reducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) al precio del gas. Neutze dijo que sí la apoyaría “sin dudarlo” y que si el Ejecutivo no envía pronto una iniciativa él será “el primero en proponerla en el pleno”.

A juicio del legislador “urge tomar una decisión” y este es el momento preciso para pensar en una reducción temporal del IVA debido a que la Superintendencia de Recaudación Tributaria (SAT), asegura, tiene este año un superávit de cerca de Q8 mil millones.

La reducción, si no total al menos parcial de dicho impuesto, no debería exceder de los cinco meses “mientras se normalizan los costos de los derivados del petróleo a nivel mundial”, subrayó Neutze. “Esto sería una alternativa para apoyar a la población más necesitada que es la que utiliza el gas propano”, añadió.

El parlamentario, quien pertenece a la bancada Compromiso Renovación y Orden (Creo), dijo que ya han sostenido algunas pláticas informales con los miembros de la Comisión del Congreso a raíz de las declaraciones del ministro Malouf.

“La economía de los guatemaltecos está en riesgo y hay que ver cómo se les apoya. El alza del petróleo nos va a pegar a todos en Guatemala, entonces hay que preverlo y tratar de minimizar los daños”, indicó.

Para justificar esta posible rebaja del IVA, Neutze dijo que la pandemia ha hecho estragos en todos los guatemaltecos “y la gente de escasos recursos ha sido la más golpeada”, sobre todos aquellos que dependían del turismo o de negocios que permanecieron cerrados por mucho tiempo.

El legislador considera que la reducción del impuesto es la mejor manera de enfrentar el problema puesto que el otorgar subsidios a ciertos productos “es muy difícil de controlar y permite más oscuridad y malos manejos”. Dijo que una rebaja del IVA desde el momento que se importe el producto es más controlable y llegará a todos los guatemaltecos.

Neutze aseguró que es un “ferviente creyente del libre mercado”, pero expuso que hay factores externos que no se pueden resolver.

“Para eso existe el Gobierno, para resolver una externalidad como el alto precio del petróleo por razones ocasionadas por la pandemia, este el momento ideal para que intervenga”, reiteró.

Le puede interesar: Opuestos: ¿Se deben de regular los contenidos en las redes sociales?

“Los precios mundiales son mundiales”

El doctor en Economía, Fritz Thomas, comenta que el Gobierno de Guatemala no tiene ninguna capacidad para incidir en los precios internacionales del gas o de la gasolina ya que estos son establecidos en el mercado global y son determinados por una variedad de motivos, pero sobre todo por la oferta y demanda.

Thomas cree que reducir o exonerar a estos productos del Impuesto al Valor Agregado (IVA), como lo sugirió este martes 2 de noviembre el ministro de Economía, Antonio Malouf, no es la mejor idea porque esto podría abrir la puerta para que a otros productos también se les pida exoneración de impuestos.

“Cuando usted abre la ventanilla de las exoneraciones empieza a haber una cola para que no se le cobre a esto o a aquello. Yo en lo particular creo que no es una buena idea”, subraya el experto, quien comenta que, en todo caso, los impuestos a rebajarse podrían ser los específicos.

Thomas expuso que una regulación del mercado por parte del Gobierno puede ser “absolutamente contraproducente” y producir escasez y problemas de distribución. En ese sentido, explicó que cobrar el IVA solo a un sector de la economía sería intervenir en el mercado.

Subrayó que Guatemala no es un productor significativo de hidrocarburos y que todo el gas y la gasolina que se consumen son importados a los precios internacionales, por lo cual “ni el Ministerio de Economía, ni los consumidores o las empresas tienen capacidad alguna de afectar estos precios”.

“En Guatemala no tenemos ningún control sobre eso —los precios internacionales del crudo—. El Gobierno haría un mejor papel explicando eso y tratando de fomentar la competencia, en lugar de tratar de buscar algo que no puede hacer. Los precios mundiales son mundiales ¿Dónde va a comprar más barato?”, cuestiona Thomas.

Añadió que el debate acerca de los elevados precios del gas y la gasolina ha dejado de ser un tema económico y se convirtió en político. Entonces la población se queja y quieren que el Gobierno haga algo, es aquí cuando, por motivos políticos, “quieren aparentar que hacen algo, pero es poco lo que pueden hacer”.

Thomas también rechaza que este producto reciba algún tipo de subvención puesto que en pocos años el Gobierno tendría que gastar millones de su presupuesto público y una vez otorgado será muy difícil quitarlo.

Malouf indicó que el subsidio de estos productos es algo de analizar con los diferentes ministerios, aunque el Gobierno apoyaría cualquier decisión del Ministerio de Energía y Minas que tienda a mejorar la economía de los guatemaltecos.

Thomas insiste en que “lo que más procede es que los funcionarios del Gobierno expliquen correctamente que el país no determina los precios de los combustibles, que es un fenómeno que ocurre a nivel mundial y que Guatemala no se va a salvar de esto”.