Opuestos: ¿Se deben de regular los contenidos en las redes sociales?

Países de Europa ya tienen legislación que protege los datos de los usuarios de las redes sociales y que combate la desinformación de las noticias falsas. ¿Qué pasa en Guatemala?

Publicado el
Datos recientes señalan que unos 9.23 millones de personas en Guatemala acceden a través de teléfonos celulares a las distintas redes sociales. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Datos recientes señalan que unos 9.23 millones de personas en Guatemala acceden a través de teléfonos celulares a las distintas redes sociales. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

A favor

Es adecuado el análisis crítico y maduro hacía un político por sus decisiones, pero no ridiculizarle por su aspecto físico. Alex Sandoval, licenciado en Relaciones Internacionales, es de la opinión que si se deben regular los contenidos en las redes sociales.

El académico afirma que es un fiel creyente de la libertad de expresión que nos permite la Constitución Política de la República de Guatemala, pero estima que en la actualidad muchas personas ejercen este Derecho de manera irresponsable y con otro tipo de intenciones.

Recientemente el Congreso de la República estuvo bajo la mira social por las sesiones de Pleno donde se buscaba ratificar un Estado de Calamidad. Los resultados visibles de esa sesión fueron un nuevo fracaso para la alianza oficialista y una lluvia de memes para el presidente del Congreso, Allan Rodríguez.

El político fue ridiculizado por la forma en que se comportó en la sesión, e incluso algunas de estas expresiones visuales se mofaron de su aspecto físico al compararle incluso con animales de granja.

“Dado que en Guatemala muchas veces se ofende con la memetica, muchos memes por ejemplo, se utilizan las redes sociales para ofender a la honorabilidad de las personas. En este sentido considero de que debería de haber una regulación en cuanto al uso de las redes sociales”, argumentó.

Sandoval afirma que esto no significa defender a los políticos o a los funcionarios, pero considera que en ocasiones ese análisis no se hace de la manera correcta.

“Esto no significa que por ser funcionario yo tenga que hablar mal de un funcionario, hay que ver las acciones que tienen los funcionarios porque ellos si están obligados a ser fiscalizados, a portarse de una manera más correcta que vaya acorde del cargo que están ejerciendo, deben de mantener una conducta más ética”, refirió.

Los mejores elementos que tienen las redes sociales, principalmente en tiempos de pandemia, es que acorta distancia y permite que la comunicación no se detenga, pero es necesario sacarle el uso correcto a estas herramientas.

“Hay que estar al pendiente de ellos pero no por eso voy yo a abusar de la honorabilidad de ellos, por las redes casi siempre se les juzga y ¿Dónde queda la presunción de inocencia? Si en nuestra Constitución y convenios de los que Guatemala es parte se estipulan Derechos que no se respetan”, puntualizó.

Sandoval considera que Guatemala no está cerca de hacer la regulación necesaria en el manejo de la información a través de las redes sociales, donde incluso los diputados tendrían que ponderar en puntos clave la ciber seguridad.

“Las redes sociales nos sirven para comunicarnos de manera inmediata, nos reduce distancia y tiempo, pero también entorpece a la sociedad. Habría que generar una mejor educación para sacarle un buen provecho a las redes sociales, dándole un toque más comercial y no tanto de que se pueda ofender la inteligencia u honorabilidad de las personas”, resaltó.

Lea también:  ¿Hay un certificado que libre de investigaciones a un funcionario?

En contra

Filtrar los contenidos que se publican dentro de las redes sociales significa solo una cosa: Censura. Eso según la lectura de Mario Fuentes Destarac, constitucionalista y periodista guatemalteco.

Estima que una medida de este tipo tan solo buscaría limitar uno de los Derechos que prevalecen en el artículo 35 de la Constitución Política de la República de Guatemala, la libre emisión del pensamiento.

En 2018, año preelectoral en Guatemala, un grupo de diputados presentó una iniciativa de ley que buscaba castigar con cárcel a todos aquellos ciudadanos que se atrevieran a criticar a los políticos por las redes sociales.

Fue un primer intento por tratar de regular los contenidos en la red, pero el rechazo generalizado hizo que los propios ponentes, liderados por el excandidato presidencial Estuardo Galdámez, dieran un paso atrás con el proyecto.

“Sería una censura, claro que sí. Lo que pasa es que el ejercicio de la libertad de expresión debe de ser de manera responsable y hemos notado que hay una irresponsabilidad, la responsabilidad supone que uno debe de responder por los daños que uno pueda estar causando al emitir su libertad de expresión”, refirió.

Otra de las ventajas jurídicas que tiene Guatemala para evitar una regulación de estas magnitudes, según Destarac, es que en la legislación se castigan conductas que rebasen la libertad de expresión.

“Por ejemplo se castiga la calumnia, la injuria, una penetración indebida a la privacidad de las personas, que se violente la moral pública, es más incluso está establecido en la Convención Americana Sobre Derechos Humanos que se respeten todo este tipo de aspectos”, recordó.

Este tipo de normas no afectarían únicamente a los ciudadanos, según el experto en Derecho y las comunicaciones también los medios quedarían a merced de reglas que no les permitiría cumplir con su principal servicio social: Informar.

“En el tema de fiscalización de medios sería una censura y la censura está prohibida en la Constitución Política de la República de Guatemala y en la Ley de Libre Emisión del Pensamiento. Yo sí creo que este tema se debe de adversar claramente, no procede, esto es abrir la puerta a los despotismos”, señaló.

El próximo año Guatemala va a estar en un ciclo preelectoral, donde indudablemente los políticos buscarán la forma de evadir las restricciones electorales para comenzar a figurar y las redes sociales serán uno de sus principales vehículos.

Posiblemente algunos políticos no estarán del todo de acuerdo con la retroalimentación que reciban en las redes sociales y podría surgir un proyecto legal como el de 2019, normativas que violentan claramente los estatutos máximos de garantías y libertad, afirma Destarac.

Añade que aunque en otros países existan regulaciones en las redes sociales, esto afecta directamente el trabajo de los medios, porque ya no tienen una libertad plena.

“Indudablemente el tratar de fiscalizar los contenidos pues obviamente es una censura, pero también hay algunos medios internacionales que tienen procedimientos de autocensura muy fuertes, evidentemente eso está saliendo a flote que los mismos medios tienen su autocensura a lo interno”, concluyó.