Reforma a la Ley Electoral: Otra batalla que el Congreso aplaza para el 2021

A demás del constante retraso para la elección de Cortes, los diputados también postergaron la discusión para las reformas a la ley electoral y de partidos políticos, que podría ver la luz en marzo del próximo del año.

La comisión de asuntos electorales tuvo un primer acercamiento con el TSE para hablar del proceso de reformas electorales. Fotografía: Congreso.
La comisión de asuntos electorales tuvo un primer acercamiento con el TSE para hablar del proceso de reformas electorales. Fotografía: Congreso.

La dinámica legislativa fue irregular en el 2020. Una nueva legislatura que abrió sus puertas a 110 diputados sin experiencia, que además tuvieron que hacer frente a la pandemia del coronavirus, lo que vino a complicar, aún más, la dinámica legislativa durante el año.

Los efectos se muestran no solamente por un Congreso que tiene pocas leyes aprobadas, que además le costaron un desgaste social que propició una jornada de manifestaciones, también se puede hablar del trabajo legislativo al voltear a ver las comisiones de trabajo.

Una de ellas la comisión de asuntos electorales que a inicios de año anuncio que darían seguimiento a las propuestas de reformas electorales, un tema que causo eco en el legislativo y en sectores sociales esperaban una amplia jornada de diálogo, que jamás llegó en el 2020.

La mesa de trabajo apenas y sostuvo una reunión de acercamiento con los magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), pero después de ese encuentro ya no hubo un seguimiento que permitiera profundizar en aquellos cambios, que podrían ser aplicables para la próxima contienda electoral.

Pero aunque la propuesta no avanzó lo suficiente existen algunas voces dentro del Palacio Legislativo que afirman que las intenciones de las bancadas afines al oficialismo buscarían modificar la ley en aspectos clave como el transfuguismo, la fiscalización y verificación de financistas.

Temas que fueron blindados en las últimas reformas del 2016, según diversos sectores, que advierten que modificar de manera errónea alguno de esos aspectos significaría un retroceso en materia democrática.

Con poco trabajo

La mesa de trabajo cumplió con las convocatorias para sesionar, según diputados que forman parte de los bloques de oposición, pero consideran que muchas de esas reuniones fueron por trámite y que no fue posible hablar de temas importante, entre ellos, las anunciadas reformas a la ley electoral.

El diputado Román Castellanos, de Movimiento Semilla e integrante de la mesa de trabajo, afirmó que es necesario seguir fortaleciendo los procesos de fiscalización, pero asegura que algunos temas que han sonado dentro de la comisión, sin que nadie los exponga directamente, al menos por ahora, es una reforma que permita retomar transfuguismo.

“Nosotros estamos totalmente en contra porque en principio el transfuguismo en el país ha demostrado una desvirtuación de la libertad de asociación, los diputados se cambian de un partido a otro no porque tengan diferencias ideológicas o porque tengan  corrientes políticas distintas a lo interno de sus partidos, básicamente se da bajo la lógica de prebendas y garantía de reelección”, expuso Castellanos.

En un sentido similar opinó Walter Félix, jefe de bloque de Urng – Maíz y miembro de la comisión, quien añadió que las reformas debían de comenzar este año, para evitar inconvenientes que retrasen el proceso, ya que por tratarse la ley electoral de una norma de rango Constitucional, su tratamiento es más amplio.

“Seguramente va a ser trabajo para el otro año, pero lo lamentable de esto es que cuando se deja para los años más cercanos del nuevo proceso electoral ya no se pueden aplicar las reformas, la propuesta que se haga debe de ir a una consulta a la Corte de Constitucionalidad y luego ya regresa para su redacción al Congreso, es un tema complejo y complicado”, explicó.

Propuesta en marzo

La mesa de trabajo de asuntos electorales se encuentra presidida por la diputada Greicy de León, del partido político Vamos por una Guatemala Diferente (Vamos), a quien se intentó contactar para tener su postura pero no fue posible que atendiera las llamadas.

Por su parte el diputado Rudy González, de Visión con Valores (Viva) e integrante de la mesa, afirmó que si han tenido un año productivo y que ha tenido la oportunidad de trabajar de cerca con la presidente de la comisión.

González estima que tal vez en marzo se pueda hablar ya de un proyecto de reformas, en donde buscarían subsanar algunas complicaciones que tuvieron los partidos políticos en el pasado proceso de elecciones generales.

“Hay muchos financistas que ya no querían apoyar a los partidos políticos porque se vieron perseguidos, creemos que las personas individuales o las empresas son libres de aportar siempre y cuando se reporten, pero que no sean objeto de una persecución…los fiscalizaba la SAT, la Contraloría, Finanzas, el Banguat, la IVE, como si fuera un delito el financiar a un partido político”, señaló.

El diputado afirma que todo este proceso será de puertas abiertas, aceptando intervenciones de la sociedad civil, de las que algunas ya están plasmadas por medio de la Comisión de Actualización y Modernización Electoral (Came), así mismo buscando un acuerdo político con las bancadas representadas ante el Congreso.

Sin retrocesos

Los cambios que necesita la ley electoral y de partidos políticos son amplios, según Rubén Hidalgo, director del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (Incep), quien destacó algunos de los temas que no pueden quedar fuera de la futura propuesta.

Una de ellas se centra en el TSE, y buscaría modificar la forma de cambio de los magistrados, para que no exista un relevo en las cinco magistraturas titulares y las cinco suplentes, lo que podría representar un fortalecimiento del órgano electoral.

Así mismo destacó la necesidad en que exista mayor participación de mujeres y pueblos indígenas en los listados y abrir las nóminas para los candidatos a diputación.

“El mismo partido me presenta una lista de 15, pero el ciudadano tendrá el poder de decidir si vota por el tres, por el ocho y el 15 y esos votos son los que van a contar, actualmente yo deposito mi voto por el partido y le toca la mayor cantidad al primero, seguido del segundo, el ciudadano no escoge, simplemente vota por lo que el partido le ha puesto sobre la papeleta”, explicó.

Aunque fue claro en decir que los cambios que tenga la ley no deberían de alterar la fiscalización, control de financiamiento y retomar prácticas, que a su criterio, perjudican la democracia de un país, como sería reactivar el transfuguismo.

“Si nosotros aspiramos realmente a tener una democracia institucional con partidos políticos sólidos y democráticos, con cuadros legítimos, no podemos darnos el lujo que los partidos estén constituidos por personas que se reúnen los domingos a jugar partidos de futbol y ahí discuten los problemas nacionales, no hay comunión de ideas, lo que menos se discute dentro de un partido son las ideas, interpretar como está el país y las propuestas para salir adelante, lo que existe son una serie de improvisaciones y oportunismos”, concluyó.

Entre otras de las ideas que existen para reformar la ley es que las impugnaciones electorales sean exclusivas para la Corte de Constitucionalidad, evitando que políticos accionen en la sala de apelación de mayor conveniencia.