Un Congreso dividido y con dudas debe ratificar el estado de Calamidad

De marzo a septiembre de 2020 el presidente Alejandro Giammattei solicitó a los diputados apoyo para mantener un Estado de Calamidad para combatir la pandemia, con el pasar de los meses el apoyo del Legislativo fue perdiendo fuerza.

Publicado el
Por el feriado del 15 de agosto este lunes no hubo reunión de Jefes de Bloque y se aplazaron las sesiones plenarias del Congreso. Fotografía: Prensa Libre.
Por el feriado del 15 de agosto este lunes no hubo reunión de Jefes de Bloque y se aplazaron las sesiones plenarias del Congreso. Fotografía: Prensa Libre.

Mientras círculos médicos, principalmente, han salido al paso y critican las medidas impuestas por el Ejecutivo para contener la pandemia, ahora le tocará al Legislativo ratificar o improbar el estado de Calamidad.

Esta medida de excepción llega a un Congreso dividido, con dudas sobre los beneficios de las restricciones para contener la escalada de contagios, y será una desafío para el oficialismo cumplir con lo dictado por el mandatario.

Incluso, parlamentarios de los grupos aliados dudan que una medida de excepción que impone un toque de queda de 22 horas a 4 de la madrugada sea necesaria para detener la pandemia.

Muestra del poco interés en el Congreso de aprobar una disposición presidencial es que suspendieron actividades ayer, corriendo el feriado por la celebración de la Virgen de la Asunción.

El tercer vicepresidente del citado organismo, Armando Castillo, informó que en la sesión de hoy de los jefes de bloques se definirá los días que se convocará a plenaria.

De acuerdo con la ley, el estado de Calamidad requiere el apoyo de 107 diputados si se llega a aprobar de urgencia nacional en una sola sesión, o de un trámite ordinario en tres sesiones consecutivas.

Transparencia y vacunas

Algunas de las bancadas afines al oficialismo, que en el pasado han respaldado las medidas de excepción por la pandemia, en esta ocasión albergan dudas y quizá el apoyo no llegue en bloque.

Aníbal Rojas, jefe de bancada de Visión con Valores (Viva), indica que personalmente ve necesaria esta medida, pero no es el sentir de todo el bloque.

“Hay algunas ideas encontradas entre algunos miembros de la misma bancada, y lo hemos visto también en otros bloques, pero en lo personal considero que es necesario implementarlo, toda vez se revisen algunos puntos de los que se están colocando. Hay temas que siempre nos han preocupado, como la transparencia. Se abre la posibilidad de que el Ejecutivo administre fondos y necesitamos que todo lo que se haga sea de forma transparente”, argumentó.

Le puede interesar: Vicepresidencia dice que las disposiciones decretadas por Giammattei y el Consejo de Ministros no fueron sometidas a análisis

Por su parte, José Alejandro de León, del bloque Podemos, no está convencido de que un estado de Calamidad sea la solución y considera que lo que se debe buscar es ampliar la vacunación.

“Nosotros esperamos que la vacunación en el país pueda aumentar, porque con ello se podrá combatir la pandemia. Habrá que evaluar qué resultados espera el Ejecutivo con esta medida en todo su entorno, pero aunado a esto, insisto, la vacunación es importante y primordial”, señaló.

Rudio Lecsan Mérida, jefe de Partido Humanista, refiere que la bancada aún debe de fijar una postura, aunque cree que si es preciso deberá apoyarse el estado de Calamidad, aunque con algunas garantías de su buen uso.

“El Gobierno tiene la obligación de garantizar la salud de los habitantes del país. Y si con una medida de excepción se salvan vidas, hay que apoyarlas. Al Organismo Ejecutivo el Congreso le ha otorgado facultades legales, recursos para la pandemia, y si no hace su trabajo, que lo juzgue la historia”, enfatizó.

Medidas ineficientes

Las bancadas de oposición son más severas al momento de analizar el nuevo estado de Calamidad requerido por Giammattei, y aunque todavía deben analizar su postura, todo apunta a que votarían en contra.

“Ahora, cuando estamos en una ola con niveles de enfermedad y letalidad nunca antes vistos, se sale con una medida en donde lo único que hay es un toque de queda, que es inefectivo por la hora absurda en que se impone. No cumple con el efecto de contener los puntos de contagio, no controla el hacinamiento de la gente y no tiene ninguna medida que deje ver el efecto económico, cómo mitigarlo y apoyar a la gente que se verá afectada”, expuso Bernardo Arévalo, jefe de bloque de Movimiento Semilla.

La Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) coincide con lo anterior. “Hay una serie de medidas que pareciera que su único objetivo —del Ejecutivo— es que puedan hacer compras y contrataciones sin ningún control, ya que los demás elementos que tiene el acuerdo emitido por el Ejecutivo son bastante generales. La mayoría de diputados de nuestra bancada se está manifestando en contra. Incluso, hemos recibido mensajes de la población en nuestras redes sociales donde nos piden que no aprobemos, que nos opongamos, que ya no más robos ni saqueos”, expresó el jefe de bloque, Carlos Barreda.

Otro señalamiento que remarca la oposición se basa en los antecedentes de poca transparencia de que ha sido objeto la gestión del Ejecutivo.

“Tampoco hay una garantía de la correcta ejecución de los recursos. Esto no es suficiente, dado los índices de cuestionamientos de corrupción que tiene este Gobierno. No genera esa confianza para que les estemos autorizando más adquisiciones de compra sin los mecanismos de control que establece la ley. Pareciera que la única intención, otra vez, es otorgar un estado de Calamidad para que se le faciliten las compras, pero sin ninguna garantía. Ya vimos las grandes falencias del gobierno en la ejecución de los recursos”, subrayó Sonia Gutiérrez, jefa del bloque Winaq.