Jóvenes reclusos exigían ingreso de novias y electrodomésticos en dormitorios

Un grupo de jóvenes en conflicto con la ley penal recluidos en el correccional Anexo Las Gaviotas, zona 13, intentó amotinarse la noche del martes ya que exigían a las autoridades una serie de beneficios, entre estos contar con hornos de microondas y cafeteras en sus dormitorios y que se les permitiera a sus novias ingresar al lugar.

(Imagen de referencia) La PNC controla un motín en el anexo a Gaviotas.  (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
(Imagen de referencia) La PNC controla un motín en el anexo a Gaviotas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Francisco Molina, subsecretario de Reinserción de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia, informó que los problemas comenzaron alrededor de las 22 horas cuando los jóvenes comenzaron a golpear las puertas para que les cumpliera sus demandas.

Los internos también exigían que se permitiera el ingreso de encomiendas sin que se les hiciera ninguna revisión, los cual fue rechazado por las autoridades para evitar que ingresaran ilícitos como marihuana.

Además, Molina indicó que por cuestiones de seguridad los privados de libertad no pueden contar con electrodomésticos dentro de los dormitorios.

Añadió que un grupo de 27 jóvenes que ya son adultos, integrantes de los “Paisas”, pedía que no se les impidiera el ingreso de sus novias en horario de visita, pero esto no está permitido puesto que aún son menores de edad y no son sus familiares directos.

“Empezaron a hacer un boquete para salirse de los dormitorios y entonces entraron a funcionar nuestros protocolos de seguridad, se llamó a la PNC —Policía Nacional Civil— y se tomó el control”, dio a conocer el funcionario.

Luego se comenzó una requisa después de la cual encontraron hierros, piedras y lazos, además de una carta en la que manifestaban que si no accedían a sus peticiones tomarían como rehenes a un monitor o al director del centro.

Las herramientas, consideró Molina, “eran para someter” a algún rehén. Destacó que al final de la requisa todo se desarrolló con tranquilidad y no hubo ningún herido ni incidente mayor.

El grupo de 27 adultos fue trasladado a la Torre de Tribunales donde un juez decidirá si se envía de regreso al Anexo o los trasladan a una cárcel para adultos.

Todos ingresaron al centro siendo menores de edad y cumplieron los 18 años en ese lugar por lo cual, la ley dice que deben permanecer en el reclusorio hasta que cumplan con la pena impuesta.

En los cuatro centros de privación de libertad hay 784 jóvenes, informaron autoridades.

Contenido relacionado

> Fomentan la lectura entre jóvenes en conflicto con al ley

> Internos de las Gaviotas disfrutaron de un día de verano junto con sus familiares

> 43 privados de libertad se amotinan en Etapa II