Mirador

El técnico multitask

Pedro Trujillowww.miradorprensa.blogspot.com

ConCriterio publicó hace unos días un contrato en el que se detalla cómo el actual ministro de Gobernación prestó servicios a la Municipalidad de Guatemala durante el semestre pasado. Al leer la razón del contrato se anima la discusión: “El técnico que posee los conocimientos técnicos teniendo el expertis tanto teórico como práctico y es por ello que por este acto se compromete a prestar sus servicios técnico (sic) a la Municipalidad de Guatemala…” ¡Ven espíritu de Cantiflas y nos explicas esa redacción! Es imposible entender la razón del pago de Q16,600 mensuales hasta finales del pasado año, fecha en que teóricamente finalizó el “técnico” de prestar sus servicios “técnicos y de expertis” a la Muni. En el contrato se lee también que el actual ministro es “Bachiller en Ciencias y Letras” y la falta de una cualificación titulada genera nuevamente la duda del tecnicismo que posee el contratado para la asesoría no identificada que supuestamente dio. Parece ser que aquello de “cada mico a su columpio”, que el junior le dijera a la Fiscal General en su momento, solo es una deseo teórico, y para otros.

Con la imposible comprensión de la redacción contractual —no por culpa del lector— se puede encontrar nuevamente al ministro presupuestado en la nómina de la municipalidad capitalina en enero pasado —personal subgrupo 18 y 19, renglón 189— bajo el número de orden 370 por un monto de Q20,000, a pesar de la conclusión contractual en el 2017. El desliz del teclazo, como lo justifican, no es creíble porque nuevamente estuvo incluido en la nómina de febrero 2018 —numeral 382— por la misma cantidad, algo que la Muni se dio prisa en borrar de su página web de “transparencia”, sin escrúpulos ni comentarios ¡Demasiados errores coincidentes!

En claro: el actual ministro de Gobernación ha trabajado para la Muni —teórica y financieramente hablando— incluso después de haber sido nombrado en el cargo y siempre, como mínimo, un semestre antes de haber tomado posesión. Días más tarde de ese hallazgo, se publicó otro contrato con el Registro de la Propiedad en idénticas fechas, lo que hace concluir que trabajó “como técnico” en ambas instituciones al mismo tiempo ¡Buen técnico debe ser!, además de ubicuo.

Si a la inexplicable situación anterior le añadimos que desde el inicio de su gestión ha tomado decisiones controversiales: destitución de la cúpula policial o retiro de los policías que apoyaban a CICIG/MP, se puede entrever que el Ministerio estaba muy mal —de ahí los cambios— o era tan eficiente que se han requerido modificaciones controladas por quienes no desean que ciertas cosas funcionen. Frente a esa “duda”, los números en reducción de homicidios, la eficacia en los allanamientos y los logros en capturas así como las mejores sustantivas en inteligencia policial, muestran un éxito y acentúan la teoría de la manipulación más que la de optimización en el funcionamiento.

Es posible concluir, únicamente, que todo esto pudiera ser otro intento de cooptación de instituciones en beneficio de quienes, con anterioridad, han tenido ascendencia sobre Degenhart. Dicho de una manera más coloquial, llana y comprensible: nunca más se llevará una detención o allanamiento con la eficacia y confidencialidad con la que antes ocurrían porque lo visto y actuado lleva a la conclusión de que se ha establecido este nuevo sistema de interesados filtros colocando a las personas adecuadas. Un aparente retroceso que polariza más las cosas y que seguramente no terminará bien, como todo lo que ha hecho el club de corruptos ¡Al tanto si no!

www.miradorprensa.blogspot.com