Liberal sin neo

Pesimismo tenaz

Fritz Thomas fritzmthomas@gmail.com

Aun esforzándose por ser optimista, el 2019 no augura bien para Guatemala, hay demasiados nubarrones y conflictos abiertos. La medición de fuerzas entre el gobierno de Jimmy Morales, la Cicig y la Corte de Constitucionalidad se avivará. Será un año electoral, complicado por la sobre ingeniería del TSE que amordaza y favorece a figuras reconocidas, y la participación de más de dos docenas de partidos. Con pesimismo tenaz, aquí van algunos deseos para el 2019.

A Jimmy Morales le deseo que termine su período, ya que en su momento fue la preferencia del pueblo y así es la democracia. Es preferible a crear un vacío, que sería aprovechado por la industria del conflicto y el poder dictatorial que otorgaría a la Cicig. A Iván Velásquez le deseo que no pase de El Salvador, nombre que describe como se ve a sí mismo. El poder corrompe, se descarriló y llegó a ser un actor político empeñado en imponer su propia agenda en el país. ¿Qué desearle a los magistrados de la CC, que se han alzado con su propio petardo a causarle tanto daño a la actividad productiva y a las instituciones del país? Quizá con la embriaguez de poder logren encontrar el aula donde se imparte Derecho I y retomen el camino.

A Sandra le deseo su sábado, que las lluvias de invierno laven su manto de impunidad y la dejen desnuda ante la justicia, por el saqueo del erario durante el gobierno de la UNE, financiamiento electoral ilícito y campaña anticipada. A Thelma le deseo que surja su nahual a reclamarle por darle la espalda a Guatemala y los contratos fantasmas a José Carlos Marroquín —“refugiado político en Washington”— delatando su uso del poder en el MP para armar su andamiaje político. Ni su nahual podrá deshacer el hechizo que la llevó de ser la Mujer de Hierro a convertirse en la Mujer de Paja, de manera insólita, de EG y la URNG.

Mi deseo para el Congreso en el 2018 no se cumplió y con pena repito para el 2019: que apruebe una Ley de Reconciliación Nacional que recoja el verdadero espíritu de los Acuerdos de Paz, vaca de ordeño para la industria del conflicto, y ponga fin a la revanchista persecución de viejos militares que derrotaron a la guerrilla y acordaron la paz de buena fe, que apruebe una Ley Electoral que tenga por eje el voto nominal para diputados en distritos electorales. Les deseo mucho descanso, sin decretar un sinnúmero de leyes inútiles.

A las personas productivas del país, les deseo que logren prosperar y servir a sus clientes, sin ser derrotados por todos los obstáculos, requisitos, extorsiones y malas vibras que sufre la actividad productiva en Guatemala.

Como no hay que desearle mal al prójimo, al PDH le deseo un jugoso puesto vitalicio con algún organismo internacional, destacado en Kazakstán, donde podrá vestir, sin camisa, los chalequitos que le gusta lucir. Al Ministerio de Finanzas y la SAT les deseo que se abstengan de una nueva puñalada fiscal en 2019. Al Mineco y al Marn les deseo vacaciones todo el año para que dejen en paz a la gente que quiere producir. A los miembros de la industria del conflicto, les deseo que una brisa limpie su mente el veneno de lucha de clases e inicien una empresa productiva para que vean lo que cuesta producir y pagar planillas mes a mes, estar a merced del favor del consumidor y la competencia y pagar impuestos. Protestar, hostigar e intimidar con dinero ajeno regalado es fácil, producir es difícil.

A la población trabajadora y honrada de Guatemala le deseo paz, concordia, prosperidad y que logre salvarse de ser el jamón del sandwich entre los políticos y las oenegés en el 2019.

Deseo que prospere y se levante Guatemala.