Pluma invitada

Prensa Libre anunció hace 30 años caída del Muro de Berlín

Prensa Libre se apuntó un hit informativo exclusivo internacional al anunciar un mes antes la caída del histórico Muro de Berlín, en la República Federal de Alemania, hace 30 años, un 19 de noviembre de 1989, increíble suceso universal que provocó luego que medios de comunicación escritos, televisivos y radiales del mundo dedicaran semanas de variada información, historia, reportajes, investigaciones, entrevistas, declaraciones, alegrías, críticas, controversias, videos, mapas, caricaturas y suficiente material fotográfico.

Tuve la oportunidad de viajar a esta nación europea como parte de este diario, en delegación guatemalteca invitada por la Fundación Friedric Naumán, representada en nuestro país en esa época por el recordado y noble amigo Joaquín Iblaker, cuando Alemania estaba dividido en dos sectores, Este y Oeste, por la famosa Cortina de Hierro, siendo sus habitantes hermanos pero enemigos, impactados por la Guerra Fría. Se nos brindó una cordial bienvenida en la ciudad de Bonn, lo cual nos alentó, ante la incertidumbre reinante en el ambiente.

Fuimos recibidos en el Senado de Berlín por su presidente, señor Wolfgan Babib, y directivos parlamentarios. Previamente subimos una escalera para observar sobre el muro el otro lado con tropas fuertemente armadas, pero fuimos advertidos del inminente peligro pues los soldados nos apuntaba con sus metrallas. Como inquieto periodista, lo abordé acerca de esa enorme muralla de 43 kilómetros dentro de la ciudad y 155 a lo largo del territorio, suponiendo que por lo delicado del tema evadiría mi entrevista, pero no fue así.

“Caerá tarde o temprano”, respondió con apretado español, explicando que existían pasos positivos para lograr tan ansiada meta por las nuevas autoridades de la Unión Soviética e influencias del Mercado Común Europeo.

“Caerá el Muro de Berlín”, fue el titular del reportaje publicado en primera plana de Prensa Libre, lo que despertó suspicacias en el medio periodístico guatemalteco, señalando algunos que Prensa Libre y el autor de la nota estaban locos, pues ni siquiera los propios alemanes, dentro y fuera de esa república, se atrevían a asegurar tan controversial argumento, no obstante interesarles esa problemática territorial registrada por casi tres décadas. Tan sorprendente noticia conmocionó a los alemanes y al país completo, a Europa en general y al mundo entero, para satisfacción personal y de Prensa Libre, diario responsable de tan exclusiva publicación.

Recuerdo a mis compañeros de esta aventura turística empresarial porque se firmaron convenios de cooperación entre ambos países, y por supuesto, periodística, en mi caso: Rodolfo Orozco, de Confecoop; Vinicio Villar Anleu, Inacop; Síncrito Cifuentes, Fenacoac; Odilio Blanco Barahona y Hugo Baldomero Pérez, Cendec de Chimaltenango; Héctor Luna Tróccoli, diputado al Congreso; Edín Velásquez y Jacobo López, Banco de Guatemala; Isaías Figueroa, Bandesa y Roberto Herrera de Huehuetenango.

Anécdota especial, el discurso del gerente de un restaurante donde compartimos una cena de gala, quien nos saludó e indicó desconocer Guatemala por no aparecer en el mapa, pero sí México, al que visitó en algunas ocasiones. Nos invitó a saborear el mejor café del mundo, lamentando que nuestro país no lo tuviera. Hubo molestias y reacciones de los compañeros, sin que dicho personaje se preocupara. Finalmente dijo que estaba bromeando, que conocía nuestro bello país y que ese delicioso café era de Guatemala. Hubo aplausos, armonía y convivencia.

El programa incluyó actividades protocolarias y un feliz regreso a nuestra amada patria.