Cómo es la era del trabajo flexible

Tendencias para esa modalidad abarcan prioridades de empresas y empleados.

Publicado el
Ilustración: Shutterstock
Ilustración: Shutterstock

El trabajo flexible e híbrido vino para quedarse. Aunque ya empezaba a experimentarse en algunas empresas, derivado de la pandemia del coronavirus, su implementación se expandió más rápido y creó nuevas tendencias de parte de empleados y empleadores.

Alrededor del 48% de los empleados trabajará a distancia al menos una parte del tiempo después de la pandemia, cuando en la prepandemia era alrededor del 30%, según el estudio 21 tendencias para el 2021: Transformar el talento y el futuro del trabajo, de la firma Manpower Group.

A más de un año de que se impusieron las restricciones de movilidad en Guatemala, el 45% de los empleadores mantienen algún modelo de teletrabajo, según un reporte a mayo del 2021 emitido por esa firma.

También lea
El engranaje del emprendimiento no se detuvo durante la pandemia, pero sí lo transformó

En la Encuesta de Expectativas de Empleo para el tercer trimestre —de julio a septiembre del 2021—, el 78% de los empleadores afirma que sus colaboradores trabajarán en la oficina por tiempo completo en los próximos seis a 12 meses. Es decir que se prevé llegar a ese nivel entre finales de este año y mediados del 2022, dijo Andrés Jesús Soto, gerente general de Manpower Group de Guatemala.

Sin embargo, las empresas indican que más del 50% de los empleados efectúan actividades que requieren que estén en la oficina la mayor parte del tiempo. Según Soto, ese dato refleja una incongruencia entre lo que están imponiendo las empresas y lo que los trabajadores quieren, porque quedaría un 28% adicional “que, en teoría, no debería o tendría la necesidad de volver a la oficina”.

Se debe estar claro en que en labores como una línea de producción o servicios presenciales o de hospitalidad no es posible el trabajo remoto, pero que hay otras administrativas que pueden continuar desde la casa y que han implicado muchos beneficios que tanto patronos como trabajadores pueden aprovechar, agregó.

Carlos Lone, especialista en soluciones empresariales de Microsoft, expuso que las organizaciones que no se adapten a esa flexibilidad podrían enfrentar un problema, porque, según el estudio sobre el índice de tendencias laborales anual, denominado El siguiente paradigma es el trabajo híbrido: ¿estamos listos?, refleja que el 40% de la fuerza global laboral está considerando dejar a su empleador para poder buscar trabajo en sitios con estos esquemas flexibles.

Por ello es crítico para las compañías anticiparse para definir cómo la organización se adaptará a los esquemas de una nueva realidad de trabajo, dijo Lone. “Si no hace nada la empresa podrá perder personal”, advirtió.

Eso abre enormes oportunidades de trabajo, coincidieron ambos expertos, incluso ahora, en Guatemala, con la opción que se ha abierto de contratos de trabajo de tiempo parcial con el convenio 175 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Qué buscan

Los trabajadores buscan preservar su salud ante la pandemia, ya no tener que trasladarse a la oficina, para evitar el tráfico y ahorrar tiempo; además, quienes antes vivían más cerca de sus trabajos, pagando alquiler, ahora prefirieron regresar a casa de su familia para pasar el proceso de encierro, comentó Lone.

Esa forma de trabajo no dependerá de en qué país o ciudad se encuentre la persona y está promoviendo cambios en el aspecto inmobiliario para quienes han buscado rentar o comprar en ambientes que permitan estar más cerca de la naturaleza.

Según el informe de Manpower Lo que quieren los trabajadores, el 43% de estos cree que la pandemia ha marcado el final de los horarios fijos y la mayoría prefiere ir de dos a tres días a la semana al lugar de trabajo, por lo que la flexibilidad también se puede hacer con esa modalidad o con cambios de horarios, para no dejar fijo el de 8 a 17 horas.

Mantener su empleo es la prioridad de los trabajadores en todo el mundo, pero ocho de cada 10 quieren un mejor balance entre la familia y el trabajo en el futuro.

Así lo dijo:

“De un formato de jefatura, de estar viendo al empleado de 8 a 5, pasamos a uno de análisis de datos de productividad y de uno de control a uno de liderazgo, que le permite al equipo desarrollarse con mayor flexibilidad”

Desafíos

En las tendencias también se pueden detectar los desafíos. Lone comenta, por ejemplo, que la alta productividad de los trabajadores enmascara una fuerza laboral exhausta, a lo cual se le debe prestar atención y velar por el bienestar del empleado, porque, de lo contrario, no será sostenible.

Con el modelo flexible los trabajadores siguen siendo productivos, pero se han vuelto más aislados respecto de sus compañeros y otros grupos sociales, y también se ha creado el concepto del agotamiento digital, comentó Lone, quien lo considera “una amenaza real e insostenible”.

Reuniones extensas

La firma ha identificado que cuando una persona entra a llamadas o reuniones virtuales ya no existen espacios de descanso entre una y otra, lo cual causa agotamiento y estrés.

Además, el tiempo semanal que se gasta en reuniones se ha duplicado del 2020 al 2021.

Una opción es efectuar reuniones de 45 o 50 minutos, y dejar unos cinco o 10 de tiempo libre, responder mensajes después de horarios laborales se ha incrementado en 42% respecto del año anterior.

Aunque el 70% de trabajadores quiere la flexibilidad del trabajo remoto, al mismo tiempo el 65% pide espacio para reuniones en persona con sus equipos de trabajo, cada cierto tiempo.

Entre otros retos se debe considerar que un 40% de los empleados dice que en la casa carece de suplementos de oficina esenciales, y uno de cada 10 de los encuestados dice que no tiene una conexión adecuada de internet.

Los expertos coincidieron en que no existen regulaciones para establecer quién cubrirá los gastos del trabajo remoto, si le corresponderían al trabajador o al empleador.

  • Estrategias: El Índice de Tendencias Laborales de Microsoft identifica cinco estrategias que los líderes empresariales deben considerar al comenzar el cambio de modelo: Crear un plan para impulsar que sus colaboradores tengan una flexibilidad extrema, invertir en espacios y tecnología para unir los mundos físico y digital, combatir el agotamiento digital desde arriba, dar prioridad a la reconstrucción del capital social y la cultura empresarial, repensar la experiencia del empleado para competir por los mejores y más diversos talentos.

Tendencias del trabajo híbrido o flexible

Tendencias, análisis y recomendaciones surgen luego de haberse acelerado la implementación del teletrabajo y trabajo flexible. Estudios de diferentes firmas hicieron los siguientes hallazgos:

  1. Generaciones. La generacion Z está en riesgo, será necesario reactivarla, pues requiere más contacto e intercambio presencial de ideas.
  2. Preferencias. La reducción del impacto inmobiliario, el creciente éxodo urbano, la movilidad global y la creación de oportunidades de trabajo más allá de las fronteras impulsarán las preferencias tanto de los empleados como de los empleadores para el trabajo remoto y flexible.
  3. Cansancio. La alta productividad enmascara una fuerza laboral exhausta, por largas jornadas y reuniones virtuales, o nuevas formas de tareas derivadas del trabajo flexible.
  4. Acercamiento. Los líderes no están en contacto con los empleados: necesitan una llamada de atención y buscar más acercamiento.
  5. Crecimiento. El trabajo flexible llegó para quedarse y se muestra un rápido crecimiento en el trabajo remoto.
  6. Bienestar. La autenticidad estimulará la productividad y el bienestar.
  7. Reclutamiento. En un mundo laboral híbrido, el talento está en todas partes y ya no depende de que el trabajador se traslade a una ciudad o país específicos.
  8. Habilidades. La nueva jerarquía de las necesidades individuales exige o reclama mayor flexibilidad, autonomía y elección por parte de los trabajadores. Incluye la preocupación por la salud y el bienestar, la seguridad en el empleo y el desarrollo de habilidades para lograr la mejor combinación.
  9. Peligro. Las personas están teniendo menos contacto con otras. La reducción de las redes de contacto pone en peligro la innovación.
  10. La celebración de la brecha de género. Las mujeres se ven afectadas de forma desproporcionada por la crisis social y económica derivada de la pandemia, con pérdida de puestos de trabajo en sectores donde más se desempeñaban y pocas trabajando en sectores en crecimiento, al tiempo que asumen más responsabilidades de cuidado en el hogar.
  11. Salud. La importancia de la salud y el bienestar, tanto físico como emocional. Requiere un mayor rol de recursos humanos, con más deberes de cuidado, formas de ayudar a los empleados a desconectarse y una necesidad de nuevas habilidades de liderazgo empático para la era del cuidado.

0