Compra de materiales confirma un factor: migrantes retoman construcción de viviendas

Indicadores de construcción confirman recuperación en el sector y la inversión del dinero enviado por migrantes.

Publicado el
El volumen de ventas de materiales de construcción aumentó 40% por la incidencia de las remesas familiares, se expuso en foro. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El volumen de ventas de materiales de construcción aumentó 40% por la incidencia de las remesas familiares, se expuso en foro. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El aumento extraordinario de divisas por remesas familiares está incidiendo de manera positiva en la construcción de vivienda, sobre todo en el área central y en el occidente del país.

Las ventas de materiales de construcción como cemento, hierro y block se han incrementado 40% en el primer semestre del año, y el indicador está en la misma tendencia con las transferencias que hasta el pasado 21 de julio se contabilizaban en US$7 mil 900 millones —unos Q60 mil 830 millones— en la balanza cambiaria.

Este fue uno de los datos que se destacó en el foro Análisis del impacto de las remesas en el sector construcción, que organizó la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC), y se analizó el contexto de la migración y los programas de asistencia que está implementando Estados Unidos por la pandemia.

lea además:
Cómo se explica el aumento de gasto por paciente covid-19 de más de Q20 mil con aseguradoras

“Básicamente, el sector construcción y otras actividades productivas se están beneficiando de los incentivos”, coincidieron los expositores.

En junio, el envío de remesas fue de US$1 mil 362.5 millones —unos Q10 mil 491 millones— y es la cifra más alta observada en el primer semestre del año, mientras que el monto acumulado en el semestre es de US$6 mil 966.1 millones —Q53 mil 638 millones—, lo  que representa una tasa de crecimiento de 42.7%   respecto del mismo período del año pasado, que fue atípico, por la pandemia.

Boom en la construcción

Óscar Sequeira, directivo de la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC), explicó que Guatemala tiene una parte económica muy marcada en la región central, pero las remesas están descentralizando ese comportamiento, y  una familia que recibe, en promedio, US$350 mensuales, empieza a contar con capacidad adquisitiva para mejorar su vivienda.

Explicó que la  prioridad de los migrantes es la vivienda, y cuando logran reunir el dinero suficiente para   esa inversión, buscan a un distribuidor de materiales en la región, los adquieren  y el fenómeno, al multiplicarlo por las personas que reciben las remesas, se vuelve un boom.

Sequeira explicó que se está presentando un fenómeno similar a las cosechas de azúcar y café. Cuando había buenos precios se notaba ese efecto, pero ahora con la disponibilidad de liquidez y la prioridad de construir adquieren los materiales en las ferreterías locales.

Lea además: Por qué el crédito bancario podría crecer más lento en Guatemala, según S&P

Comentó que existe la “autoconstrucción”, cuando un familiar los apoya en las tareas  o bien  contratan a un maestro de obras de la comunidad.

“Fácil hablamos de que las ventas de materiales de construcción se han incrementado 40% con el 2019, y, con el 2020, es mucho más”, aseveró, y citó como ejemplo que la venta de cemento promedio anual es de 3.5 millones de toneladas, y con la tendencia en el 2021 se llegaría a cinco millones de toneladas, lo que significará una tasa de crecimiento de 42%.

El comportamiento sería general, ya que todos los materiales van juntos, tanto  el hierro como el block y el cemento que se destinan para la construcción de vivienda, lo cual está “muy marcado” por las remesas en departamentos como Quiché, Huehuetenango, San Marcos y Quetzaltenango, puntualizó el directivo de la CGC.

En el primer semestre del año, la recaudación del impuesto sobre distribución de cemento fue de Q91.4 millones, lo que equivale al 53% de todo lo reunido en 2020 y 69% en el 2019.

Recuperación

Víctor Flores, director de Estadísticas Macroeconómicas del Banco de Guatemala (Banguat), expuso en el foro  que el índice mensual de la actividad económica (Imae) en marzo, abril y mayo presentó crecimientos importantes cercanos al 16%,   consistente a las proyecciones para el 2021, cuando  todas las actividades económicas tendrán un desempeño positivo, y   la construcción, que tiene un peso de 4.5% en el PIB, tendrá una mejora de 7.6%, luego de haber experimentado una caída en el 2020, como efecto de la pandemia.

Recordó que la recuperación del sector se empezó a observar en el primer trimestre, cuando creció 12.5%,  que fue el más alto, y tiene una tendencia positiva observada desde el tercer trimestre del año pasado.

Añadió que en el primer trimestre el promedio de superficie de construcción   a escala nacional para el uso de metros, residencial y no residencial, rondaba los 762 mil metros cuadrados, pero es menor al promedio del 2019, cuando se reportaron 878 mil.

Así lo dijo

La recuperación del sector se empezó a observar en el primer trimestre, cuando creció 12.5%, que fue el más alto, y tiene una tendencia positiva observada desde el tercer trimestre del año pasado”.

Flores subrayó que en la importación de cemento, en mayo y junio, se elevó el promedio  en 84.4 millones de kilos,  un comportamiento positivo que se observa en la cobranza, con un promedio mensual de Q15 millones, asociado al dinamismo a la producción y la importación.

En cuanto a la cartera de crédito para el sector de construcción, esta se ubicó en junio en Q12 mil millones, con una tasa de crecimiento de 7%   respecto del año pasado, lo que mantiene en dinamismo a esta actividad productiva, resaltó el funcionario de la banca central.

Medición de ingresos

La representación de los ingresos de las remesas en los hogares fue  en 2014  de 10.8% y en el 2020 subió a 15.6%.

Flores recordó que, según un estudio de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el 36% de las remesas recibidas en los hogares guatemaltecos se destina para la inversión en construcción, reparación y compra de vivienda.

Lea también: “El dinero no siempre llegó a quienes lo necesitaban” y otros preocupantes hallazgos de la pandemia en Centroamérica

Otro estudio, elaborado por BID-Usaid en el 2018, indica que el 28% de migrantes guatemaltecos reportó haber comprado una vivienda o que la está  construyendo en su  lugar  de origen.

Respecto de la compra de vivienda, Sequeira explicó que son los familiares en Guatemala quienes adquieren la unidad habitacional  y reciben el apoyo de los migrantes para amortizar las cuotas, pero también es un segmento que ha crecido.

Para 2021 se proyecta que el ingreso de divisas alcance US$12 mil 984 millones, y para 2022, US$14 mil 283 millones.


0