Presidenta del TSE: “Al TSE solo lo califican el día de las elecciones y para eso nos estamos preparando”

La magistrada Irma Elizabeth Palencia, que recién asumió la presidencia del TSE, señala que la falta de reformas a la Ley Electoral perjudican a la democracia.

Publicado el
Guardar Compartir
La nueva presidenta del TSE busca blindar las elecciones del 2023 con herramientas tecnologías. Fotografía: Prensa Libre (Elmer Vargas).
La nueva presidenta del TSE busca blindar las elecciones del 2023 con herramientas tecnologías. Fotografía: Prensa Libre (Elmer Vargas).

Desde el pasado 14 de agosto el Tribunal Supremo Electoral (TSE) tiene presidenta. Se trata de la magistrada Irma Elizabeth Palencia quien tomó el cargo de manos del magistrado Rafael Rojas.

Su responsabilidad en el cargo no será pequeña, será la encargada de coordinar todo lo relacionado a las elecciones generales del 2023 cuya primera vuelta está prevista para el 25 de junio.

La magistrada presidenta previó a llegar al TSE era magistrada de Corte de Apelación, cargo al que tuvo que renunciar cuando fue electa por la actual legislatura.

Destacó en una entrevista que pese a ser electa por diputados es una funcionaria independiente, que no responde a intereses políticos y cuyo responsabilidad es hacer un proceso de elecciones 2023 transparente y fortalecido.

¿Cuál es su plan de trabajo para la presidencia del TSE?

Tiene bastantes ejes pero estriba principalmente en la modernización y la puesta en marcha de un nuevo modelo de proceso electoral para el 2023. Esto involucra muchos retos, trabajo, compromisos, pero nos estamos preparando desde el 2021 con una mesa de gestión electoral.

Desde ahí hemos definido 25 temas prioritarios entre los cuales está la logística equipamiento, modernización de sistemas, nombramiento de Juntas Electorales, Departamentales, Municipales, de las Juntas Receptoras de Votos a través de estándares que eviten la discrecionalidad en el nombramiento.

¿Qué TSE recibe a menos de un año de las elecciones generales del 2023?

Uno con muchísimos retos, con muchas tareas pendientes, pero tenemos el compromiso, la visión y las ganas preponderantes de aportar a la democracia de nuestro país. Teniendo la mística y la devoción por nuestra nación lo vamos a lograr.

¿Qué le hace falta al TSE a menos de un año de las elecciones generales?

Le empieza a hacer falta tiempo, cualquiera diría que tenemos bastante pero el tiempo es uno de los factores más adversos porque dada la entrega de insumos que vamos a requerir para la elección la pandemia, la guerra y todo esto nos ha venido a impactar.

El TSE cuenta con Q500 millones para preparar las elecciones. ¿En qué se van a destinar puntualmente esos fondos?

Esa cantidad ni siquiera alcanza, ya está distribuido presupuestariamente. Esos recursos están distribuidos, en el porcentaje mayoritario, en temas de equipamiento tecnológico para hacer unas elecciones distintas y porque hace mucho el TSE no invierte en tecnología y su data center.

La mayor inversión de ese adelanto presupuestario es para la Dirección Electoral; logística, centralización del voto, etc; así como tecnología para hacer elecciones distintas que le garanticen al ciudadano que el voto será transparente, que lo puede fiscalizar, también la prensa podrá tener en tiempo real saber cómo va cada una de las mesas en el país.

“Ahora el TSE va a poder analizar una huella sobre otra, hacer reconocimiento facial, de chip, etc.”

¿En qué tipo de tecnología está pensando el TSE?

Los informáticos y Dirección Electoral elaboraron un nuevo modelo electoral y privilegiamos tener, por primera vez, su propio motor biométrico. Esto significa que ya no vamos a importar imágenes desde el Renap como fotografías y huellas, ahora el TSE va a poder analizar una huella sobre otra, hacer reconocimiento facial, de chip, etc.

Esto dará un salto cualitativo al TSE, no solo debemos tener el motor biométrico, tenemos que tener dispositivos biométricos que nos servirán en el día a día para empadronar, afiliar, adherir y muchas otras tareas.

En las elecciones del 2019 hubo complicaciones con el sistema de software al momento de actualizar los resultados. ¿Cómo evitar que esto se repita?

La biometría es la identificación y certeza de las personas empadronadas que van a votar, pero desde acá emergen todas las demás cosas. El modelo también tiene que ver de un nuevo diseño de las fases del proceso electoral.

Van a hacer tres fases de verificación de datos electorales con tres tamices; habrá ciber seguridad, también nos estamos asistiendo de certificaciones para que quien nos venda la tecnología sean empresas certificadas por órganos electorales como la OEA.

Las votaciones en Guatemala reúnen a miles de personas en lugares relativamente pequeños pero ahora nos enfrentamos a una pandemia. ¿El covid va a modificar la forma en que votan los guatemaltecos?

Desde la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han salido manuales de elecciones en tiempo de pandemia, son herramientas que han ayudado a países en tiempo de pandemia. Nosotros hemos ido como observadores y todas esas buenas prácticas pensamos implementarlas, estamos afinando una serie de manuales, junto a medidas de bioseguridad.

Las votaciones en el extranjero en 2019 fueron calificadas como un fracaso por la poca participación. ¿Cómo van a cambiar este escenario para el 2023?

Nos hemos topado con una gran dificultad que es la documentación. La mayoría de guatemaltecos en el extranjero tienen problemas de documentación, no tienen DPI o no tienen pasaporte, además que están en una situación irregular.

Ellos sienten temor, nosotros hemos hablado con autoridades de policía y alcaldes de Estados Unidos para que se propicie la participación de los connacionales no teniendo dispositivos específicos, pero no nos pueden garantizar nada ni nosotros exigirles nada, solo podemos facilitar que se empadronen.  Tenemos un número de empadronados no representativo.

El TSE fue electo por el Congreso pero por los antecedentes de la legislatura muchos sectores dudan incluso del propio TSE por responder a eventuales intereses políticos. ¿Cómo reciben ese tipo de percepción y comentarios?

Puede haber dudas, el disenso es parte de la democracia, pero esas dudas se pueden despejar muy fácilmente cuando califiquen nuestro desempeño. Yo creo que al TSE solo lo califican un día, el día de las elecciones y para eso nos estamos preparando.

Va a estar abierta la observación electoral, nacional e internacional, que garantizan la transparencia del evento, estas dudas deben despejarse porque no existe tal cosa, no fuésemos capaces de garantizar la estabilidad política, social y económica del país casi tuviéramos un sesgo de tal naturaleza.

En términos legales y políticos el Congreso no fue capaz de reformar la LEPP, expertos afirman que esto era más que necesario para celebrar unas votaciones democráticas y ordenas en 2023, pero esas reformas no llegaron. ¿Cómo van a afectar las elecciones el tener que trabajar con una ley que necesita cambios?

Le complica el trabajo al TSE pero más a la democracia. Muchas de las reformas que planteamos oportunamente coinciden con otras, pero estas tienen que ver con restricción de derechos, no todas las reformas planteadas tiene que ver con esto sino con posibilitar el ejercicio de los derechos cívicos y políticos.

Si nos complica la tarea en casos como los medios de comunicación; cuando hay artículos de la reforma del 2016 que impusieron normas que propician la arbitrariedad, la discrecionalidad y la limitación del ejercicio de los derechos cívicos y políticos de los ciudadanos.

Sobre el transfuguismo: “En otros países se garantiza esto y creemos que a la luz del derecho comparado es importante que nosotros tengamos los mismos estándares y posibilidades para los candidatos”.

Algunos diputados insisten que no se tiene que aplicar la prohibición del trasfuguismo cuando el partido se cancela o cuando hay disputas internas. ¿Qué criterio maneja usted como magistrada y nueva presidente del TSE al hablar de transfuguismo?

A criterio del TSE nos parece que está bien, sin embargo a nuestro criterio omitió referirse a un tema que es en lo único que aportamos en la propuesta de reforma dejando el articulo tal cual está, solo agregando que no le es aplicable a los legisladores que por motivos de cancelación o extinción del partido se vean conminados a ya no pertenecer a él, por razones de fuerza mayor.

En otros países se garantiza esto y creemos que a la luz del derecho comparado es importante que nosotros tengamos los mismos estándares y posibilidades para los candidatos.

Si no se reforma el artículo, solo en agregar esa parte que nosotros pusimos, tenemos que irnos a asuntos de interpretación, hay toda una serie de principios que nos permiten interpretar la norma y nos iríamos a eso.

Si una persona cumplió sentencia condenatoria en Guatemala o en el extranjero. ¿Puede participar como candidato en las elecciones?

Si la persona está habilitada puede participar, si sus derechos civiles y políticos que fueron en algún momento suspendidos por sentencia firme – condenatoria, y si cumplió la condena y pasó el tiempo prudencial para habilitarse, si puede.

Pero ese caso por caso tiene que ser calificado por el Registro de Ciudadanos en su momento, yo le estoy hablando en términos generales así como su pregunta es general, no puedo circunscribirme a un caso en particular porque desconocería las interioridades propias de un caso en específico.

¿Cuántos guatemaltecos están aptos para votar en 2023 y cuantos estiman que participen en los comicios?

Estamos casi llegando a los 9 millones de guatemaltecos empadronados y tenemos las expectativas que podamos tener 10 millones de personas aptadas para ejercer su voto.

Siempre tenemos una brecha de más de 2.5 millones de jóvenes que no se han empadronado y es lo que estamos tratando cambiar; creo que tiene que ver desde su formación académica y su núcleo familiar.

Irma Elizabeth Palencia Orellana, Magistrada del Tribunal Supremo Electoral -TSE-, asumir‡ el pr—ximo domingo 14 de agosto como nueva Presidente de este organismo y tendr‡ a su cargo todo lo relacionado a lo comicios electorales de 2023.
Indica que su mayor reto es la modernizaci—n de las elecciones, as’ como lograr un aumento de personas empadronadas y aptas para emitir su voto.
En imagen, Irma Elizabeth Palencia Orellana, Presidente del Tribunal Supremo Electoral -TSE-.

Hasta el 22 de julio el TSE contabilizaba 25 partidos políticos. ¿Cuántos están con procesos de cancelación o similares?

Hay muy pocos, ya está cancelado UCN desde el año pasado pero todavía queda la vía jurisdiccional y sabemos que está en amparos; hay otros en proceso de formación que fueron suspendidos porque no continuaron con los tramites.

En proceso de cancelación es después de rebasar la suspensión, en suspensión pueden haber algunos pero no quiere decir que si rectifiquen no caen en cancelación.

¿Existen entonces escenarios para más cancelaciones de partidos políticos antes de la convocatoria a elecciones?

Todavía hay escenarios que pueden darse en ese sentido. Un partido después de estar suspendido seis meses cae en cancelación, hay otros que por multas y por no tener sus órganos vigentes están suspendidos, si no logran arreglar esto en seis meses caen en cancelación.

¿Qué podemos entender como campaña anticipada?

La campaña anticipada es cuando antes de la convocatoria a elecciones hacemos un llamado al voto, cuando promocionamos una figura con estos fines, la promoción de una figura pública que aprovecha las obras de su cargo para promocionarse él y no la obra.

¿Qué puede y que no puede hacer un político en sus redes sociales previo a la convocatoria de elecciones?

Puede promover cultura democrática, cívica, no destacando él como figura con sus características personales, trayectoria, no poniéndose como el posible candidato cuando no hay candidaturas, eso es permitido.

Pero esto se desvía porque a veces comienzan así, si al contrario promueven la imagen de una persona y hablan hasta que es el futuro candidato si están promocionado la imagen y eso si es campaña anticipada.

Algunos políticos afirman que han sufrido amonestaciones por compartir contenido en redes sociales. ¿Eso es campaña anticipada?

Eso se llama amonestación privada o pública; ya cuando se desvían del proselitismo a campaña la Unidad de Monitoreo de Medios tiene sus alertivos, ya sea de oficio o por denuncia.

Esto se manda a inspección y se fiscaliza y analiza; si es una primera vez en tono sutil es un llamado privado o público, si no endereza su actuación y si es reiterativo puede no inscribirse, negarle la inscripción.

¿Cómo motivar la participación en las elecciones cuando la gente ya no confía en los políticos y en sus promesas?

Nosotros vamos a ser más contundentes en nuestras campañas de promoción y educación por el instituto electoral y comunicación social, junto a algunas empresas que nos va a tocar contratar para que los mensajes lleguen en distintos idiomas a distintas localidades, no solamente en Guatemala sino también en la provincia.

Poder llevar a las personas la importancia del voto, esa arma tan poderosa que estamos desperdiciando y como esto puede cambiar los destino de país para aspirar a una mejor nación.

Le podría interesar: TSE publica normas y plazos para funcionarios que se postularán a cargos en elecciones de 2023


0