“Muchas historias se han perdido”

Mario Castañeda Cordón es uno de los cuentacuentos más reconocidos en Zacapa, gracias a su humor y chispa para contar anécdotas.

Al profe Mario, como lo conocen todos en Zacapa, lo saludan por donde quiera que pase. Mario Castañeda Cordón (1941) es un maestro jubilado que ejerció la profesión por 28 años, desde hace nueve preside la Asociación Zacapaneca de Contadores de Cuentos y Anécdotas (Azcca).

Con sus bromas sorprende al más incauto y con sus relatos transporta a sus oyentes a un mundo de personajes fantásticos como la tía Cata, el tío Chema y Pedro Urdemales.

Castañeda muestra con orgullo su primer libro de cuentos y poemas Antonieta, el cual presentó en abril pasado. Parte de su esfuerzo reside en recopilar los relatos de la tradición oral zacapaneca, unido a su lado serio y emotivo como poeta. “Se ha perdido el hábito de la lectura”, comenta con un gesto de decepción.

Fue hasta en septiembre del 2014 que la oralidad del Valle Medio del Motagua fue declarada Patrimonio Cultural Intangible de la Nación, sin embargo, desde la creación de Azcca, en 1987, sus integrantes se han dado a la tarea de recopilar, conservar y difundir esta tradición como parte de la riqueza cultural de esa calurosa y alegre zona.

La entrevista se llevó a cabo en la sede de Azcca, ubicada en barrio Las Flores, una construcción con techo de teja y patio central, tan vernácula como su tradición oral. En el centro, un busto del Nobel, Miguel Ángel Asturias, y en sus paredes se encuentran colgados retratos de sus integrantes.

En la entrada destaca también el logotipo de la Asociación diseñado por el maestro Marco Augusto Quiroa.

¿Esta es la sede de la Asociación?

Sí, nos cuesta mucho darle mantenimiento. El árbol de mango en el centro del patio ha destruido parte del techo de teja.

Pertenece al Ministerio de Cultura y Deportes, y la Asociación la tiene en usufructo por 50 años. Nosotros le damos mantenimiento, no las autoridades.

¿Cómo nació la idea de fundar Azcca?

Fue por la feliz idea del doctor Julio Morales y Virgilio Cordón. Surgió exactamente el 3 de octubre de 1987, en la aldea Doña María, Gualán, Zacapa. Ellos se reunieron en una feria y platicaron sobre la necesidad de tener una organización que recogiera todos estos elementos culturales que estaban sueltos.

Actualmente somos 22 integrantes activos y nos reunimos los sábados cada 15 días.

¿Cuáles son los referentes de esta tradición oral de humor, innato entre sus pobladores?

Es una herencia de los conquistadores españoles que nace de los juglares. El argentino José Hernández en Martín Fierro recoge parte de esta tradición.

En el Valle del Motagua se asentaron la mayoría de españoles, quizás por las llanuras y zacatales que encontraron en esta zona.

Es una práctica cotidiana que cualquier cosa que alguien diga se le busque el lado alegre.

¿La figura del huiteco es una muestra de ello?

Tienen la respuesta rápida, fresca y llena de humor, lo que demuestra su inteligencia.

Recuerdo una vez que en un encendido discurso el doctor Julio Morales —ya fallecido— dijo: “Me hierve la sangre cuando dicen que los huitecos son chistosos, porque más bien es su inteligencia; porque tienen la respuesta en la punta de la lengua. 

En ese momento, David Portillo, miembro de Azcca, sentado a mi lado dijo: “Yo lo que tengo en la punta de la lengua es una gran quemada, porque este chicharrón está hirviendo”.

¿Existen estudios que documenten las raíces de los habitantes de la región?

En la aldea La Vega del Cobán, Teculután, se encontraron vestigios arqueológicos mayas. Se intenta integrar esta conexión del pasado con el mestizaje propio de esta franja. Hace falta despejar esta incógnita. Hasta hace poco se ha vuelto la vista para estudiar el oriente del país.

¿A quiénes incluye esta tradición oral?

Se reconoció la oralidad del Valle Medio del Motagua y a la Azcca como sus portadores. Esta región abarca, más o menos, desde el Rancho hasta Mayuelas, Zacapa. Sin embargo, en la asociación hay cuentacuentos de Jalapa y Chiquimula.

¿Qué pasos han dado para recopilar tantos años de tradición oral?

Se editaron tres antologías del cuento azcano. Nos quedan solo ejemplares de los dos últimos. La primera edición se agotó.

La conversación se interrumpe varias veces por las anécdotas en doble sentido.

¿Cuántos años estima tienen estas historias?

Se transforman con los años y lo más triste es que muchas historias se han perdido. Esa es la idea de escribirlas. Trabajaremos un inventario de los portadores del Valle Medio del Motagua, pues hay muchos que aún no han sido tomados en cuenta.

¿Este sentido del humor que los caracteriza es una ventaja para los candidatos locales?

Sí. El alcalde actual, Eliseo Salguero Barrios es casi analfabeto. Pero es un hombre franco que dice las cosas en forma abierta y no anda con ofrecimientos. Un personaje chispudo.

En una oportunidad, durante la campaña electoral, le preguntaron cuál era la razón de su candidatura y respondió: “Si la buscan todos —la alcaldía—, porque no puedo yo. Ya probaron con licenciados, maestros, abogados, prueben con un tonto también”.

Desde que declararon patrimonio intangible la oralidad del área ¿qué cambios ha tenido Azcca?

No se ha formalizado la entrega del documento. Este mes vendrá la licenciada Silvia Chajón del Ministerio de Cultura para darnos acompañamiento sobre cómo elaborar el inventario de la oralidad y todos sus portadores.

¿Cuál es el siguiente paso?

Los planes de salvaguarda que consisten en cómo rescatar estas tradiciones para que se conserven.

Los muchachos le dicen así: las anécdotas se sacan del cerco de piedra, las arreglamos un poco, les cambiamos ropa, las pintamos, peinamos y contamos. Es lo que hacen la mayoría de ellos. Se investiga, se aprende, se le da forma y se cuenta. Es la misma historia que oyeron, pero la relatan de otra manera.

¿Cuántos portadores de oralidad estima que hay en la región?

Aproximadamente, unos 130 activos. Cuando el inventario esté preparado tendremos que hacer formalmente la entrega al Ministerio. Será una fiesta.

¿Es la primera experiencia en Guatemala?

Sí. Se establecen cánones. Zacapa es el único departamento organizado y Azcca la única asociación en el país de este tipo. Pero si no se renueva habrá problema. La mayoría de miembros de la directiva supera los 70 años.

¿Tienen proyección cultural?

Sí, pero lo hacemos con nuestros propios recursos. Nos invitan a diversas actividades a presentarnos. Va un declamador, un cantante, los contadores de anécdotas y armamos el espectáculo.

¿Debería cambiarse esta dinámica?

Considero que sí. Cuando gestionamos ayuda no la encontramos. Pero el nombramiento no ha significado ayuda. Cuando le solicitamos al Ministerio de Cultura, por ejemplo, apoyo para reparar la casa, nos mandaron a un organismo no gubernamental, dejé todo organizado, mientras me ausenté por una operación, pero no se logró nada.

Perfil
  • Profesor de enseñanza media en Pedagogía por la Universidad de San Carlos (1974).  
  • Ejerció la  docencia  durante 28 años ininterrumpidos donde impartió varias materias. Su especialidad es Lengua y Literatura.  
  • Imparte charlas  motivacionales en colegios y universidades.  
  • Coautor de la segunda y tercera antología del cuento editado por Azcca.  
  • Ha obtenido premios en certámenes literarios de verso y prosa. Ha prologado cinco libros. 
  • En el  2006,  los Juegos Florales de Zacapa llevaron su nombre.