San Pedro La Laguna

Opinión

Hace unos 150 mil años una erupción volcánica produjo un cráter en el que se formó el Lago de Atitlán y la cadena volcánica Atitlán, Tolimán y San Pedro que impide se desborde hacia el Pacífico; lo alimentan 54 ríos subterráneos y 2 superficiales. En sus alrededores, unos 45 sitios arqueológicos atestiguan asentamientos humanos de hace aproximadamente 1000 años, en tanto que los pueblos que hoy conocemos fueron fundados durante el periodo colonial.

El tul es una esperanza para el Lago de Atitlán

Guatemala

El Lago de Atitlán, considerado uno de los más bellos del mundo, ha sido afectado por varios focos de contaminación, lo que ha hecho pensar a expertos que su futuro es incierto; sin embargo, hay quienes consideran lo contrario e impulsan iniciativas para protegerlo.

Aprendamos de San Pedro

Opinión

Al observar el rápido deterioro de los océanos Jacques Cousteau dijo: “Si queremos salvar a la humanidad, tendremos que salvar los océanos.” Esa expresión es válida para los ríos y los lagos que sufren el mismo proceso de contaminación que los océanos. “Si queremos salvar nuestras fuentes de agua de la basura que las contamina, el Lago de Atitlán es una prioridad”, agregó el Clarinero. Su espejo de agua, que se renueva cada 150 años, es como un delicado y prístino cristal. Los antiguos pobladores lo llamaron “Ri muxux caj ulueu”, el ombligo entre el cielo y la tierra. Sin embargo, desde hace décadas, este lago mágico sufre un vergonzoso proceso de degradación. Toda clase de deshechos, muchos de ellos tóxicos y peligrosos, son vertidos en sus preciosas aguas, amenazando la vida humana, animal y vegetal de la región.