Agua potable y transporte público son las principales exigencias de los capitalinos

Con el crecimiento y desarrollo de las ciudades, la demanda por agua potable se incrementa. En la capital esta es una de las principales exigencias de la población, donde uno de cada dos habitantes espera que el próximo alcalde resuelva el problema de la escasez, según la Encuesta Libre, que mide la actitud del habitante de la Ciudad de Guatemala hacia la gestión municipal y su intención al voto de cara a las próximas elecciones.

Publicado el
La escasez de agua es una de las principales exigencias de los capitalinos hacia quien asuma la alcaldía de la ciudad de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La escasez de agua es una de las principales exigencias de los capitalinos hacia quien asuma la alcaldía de la ciudad de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En una visión general de la problemática, la encuesta revela que tres de cada 10 personas que viven en la ciudad aseguran no recibir agua potable de manera permanente en sus hogares, contrario a siete de cada 10 mencionan que el vital líquido llega sin inconvenientes.

Según María José Iturbide Flores, directora de la Fundación para la Conservación del Agua en la región Metropolitana de Guatemala (Funcagua), el país enfrenta lo que se llama “escasez económica del agua”, pues pese a que hay muchos ríos estos están contaminados y se requiere de mucha inversión para sanearlos con el fin de utilizarlos para proveer a la población del vital líquido.

Pero en la capital la situación se agrava debido al crecimiento desmedido de construcciones verticales que necesitan ser abastecidas, pero, a criterio de Iturbide Flores, la Empresa Municipal de Agua (Empagua) ya no tiene capacidad para dar el servicio, por lo que debe racionar por horarios, días y zonas. Es ahí cuando el agua llega de manera irregular a los hogares.

Al desglosar los resultados de la encuesta por nivel socioeconómico se evidencia que la situación se agrava para la clase popular, la más golpeada por la escasez. De este segmento de la población el 42 por ciento no recibe el vital líquido a diario, comparado con el 85 por ciento que pertenece a las clases media y alta que sí lo recibe.

La necesidad del recurso es tanta que hay colonias donde camiones cisternas venden agua a los vecinos, lo que se ha convertido en una estampa diaria. Las peleas por el vital líquido también son parte de la cotidianidad entre los vecinos de sectores populares.

La directora de Funcagua indica que el servicio es escaso en estas colonias no por estar en un estrato social bajo, sino más bien por el lugar en donde están asentadas.

“No se trata de zonas populares o privadas sino de su ubicación geológica. Fue mala planificación de quienes decidieron asentarse allí, no se percataron de que en el suelo no hay agua”, dice.

“Hay zonas que tienen mayor capacidad para recargarse (de agua) cuando llueve, y otras no se recargan tan fácilmente, porque el suelo es muy rocoso. No es por su condición social que no tienen agua, es porque naturalmente es una zona donde el suelo no absorbe mucho, entonces a la hora de hacer pozos no encuentran agua. Encima de todo es una zona seca, donde no pasan muchos ríos y los que pasan están altamente contaminados.”, agrega.

La carencia de este recurso se acrecienta aún más en las áreas populares y de acuerdo con Funcagua, la falta de agua entubada se debe, entre otras causas, a la ausencia de regulación para la venta de agua y perforación de pozos en áreas privadas, la impermeabilización del suelo, la falta de plantas de tratamiento y los malos hábitos de los vecinos.

La pureza también importa

La demanda de agua no solo se centra en el desabastecimiento sino también en la calidad del recurso. Seis de cada 10 capitalinos duda de la pureza del agua que llega a sus casas, mientras que el resto señala que es “total o bastante pura”.

La percepción de la calidad del agua varía según el estrato social. El 53 % de la clase acomodada señala que el líquido que llega a sus casas no tiene impurezas, contrario al 67 % de las personas del nivel bajo.

Iturbide Flores manifiesta que el agua potable que se distribuye en los hogares de la capital “es bastante sana, bastante buena para ingerir”.

La entrevistada indica que más allá del ofrecimiento de perforar pozos para llevar agua a las casas de los capitalinos, los candidatos a la alcaldía deberían promover la conservación del recurso. “Cuidar el recurso hídrico es responsabilidad de todos”, dice.

Reforestar los barrancos, que es la única fuente de recarga hídrica que hay en la capital, así como tomar conciencia de no desperdiciar el recurso es importante, pues según expertos, una persona debería gastar 150 litros de agua al día para cubrir sus necesidades como ducharse, alimentarse, acudir al sanitario y lavar ropa. Pero en la metrópoli muchos utilizan hasta 400 litros diarios, por malos hábitos.

Cargando

Transporte y tráfico

Diariamente por las calles de la capital circulan más de un millón 150 mil vehículos en las horas pico, a los que se suman unos mil 500 autobuses escolares. Esto complica la movilidad dentro del área metropolitana.

Por ese congestionamiento, el tiempo que una persona invierte en trasladarse a su lugar de destino puede llevar de una a dos horas, y para quienes se conducen en vehículo representar un desembolso de Q50 diarios en gasolina.

Dado este panorama, después de la escasez de agua, otro tema que los capitalinos consideran que el próximo alcalde debe atender con urgencia es el problema del tránsito vehicular. El 42 % de las personas encuestadas así lo piensan.

Lizardo Acuña, analista del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), menciona que parte de esta problemática se debe a que en la capital no hay un transporte público eficiente y seguro, por lo que los ciudadanos prefieren ocupar sus vehículos para trasladarse -el 50% de las personas se moviliza en carro-, esto genera mayor embotellamiento en las calles, que no se dan abasto.

Un monitoreo de la Entidad Metropolitana Reguladora de Transporte y Tránsito (Emetra) señala que el 70 por ciento de los vehículos que circulan en la ciudad son ocupados por una persona.

“Los ciudadanos que tenemos vehículo no tenemos la confianza de poder utilizar el transporte público”, dice Acuña. Ese es el mismo sentir del 44 % de las personas que respondieron la encuesta, y mencionaron que el problema del transporte público debe ser resuelto por quien llegue al Palacio Municipal.

La inseguridad que rodea al transporte público es parte de la queja, cuando el 53 % de las personas usa el servicio para movilizarse. Según un reporte de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), durante el 2018 se registraron  40 asaltos diarios en buses solo en el área metropolitana.

A esto se suma, refiere Acuña, que el servicio es deficiente, las unidades están en mal estado y los empresarios contratan a personas sin los perfiles apropiados para conducir las unidades.

“Tenemos un transporte público pésimo, el subsidio es una medida que debería desaparecer. Eso se ha convertido en un gran negocio y hasta un motivo de discrepancia entre los empresarios del transporte urbano en la ciudad. El subsidio debería ser hacia los usuarios”, manifiesta el analista.

El proyecto de Transmetro ha sido una alternativa que ha dado bueno resultados; sin embargo, Acuña señala que la implementación de vías exclusivas para su circulación ocasionó la reducción de carriles, y esto ha causado mayor embotellamiento. Además, no hay unidades suficientes para atender la gran demanda de usuarios.

Analizar otras propuestas como la ampliación del servicio de Transmetro, la creación de un metro subterráneo y la construcción de puentes aéreos podrían funcionar para solucionar a mediano y largo plazo los problemas de movilidad y transporte en la capital, según el experto.

En la ciudad capital, los hombres se movilizan más en vehículo, 55 %, mientras que la mujeres usan más el autobús o Transmetro, 62 %.

Las personas de nivel socioeconómico utiliza con mayor frecuencia el servicio público, en un 81 %. Mientras que el 93 % de las personas de nivel alto usa carro.

 

Ficha técnica de la encuesta

  • Desarrollado por: ProDatos
  • Tipo de investigación: Concluyente descriptiva
  • Universo: guatemaltecos hombres y mujeres de 18 años y más, empadronados y residentes en áreas urbanas y rurales de la capital.
  • Muestra: 506 entrevistas
  • Margen de error: Más menos 2.8% a 95% de certeza
  • Poblaciones visitadas: 93 puntos muestrales
  • Recolección de datos: 24 al 29 de mayo de 2019

Contenido relacionado:

> Unos 40 buses son asaltados a diario en la metrópoli

> El agua entubada se desperdicia más en la metrópoli por malos hábitos 

> Comuna habilitará 13 pozos más para extraer agua