Chipilín, hierba mora y bledo: ricas y bondadosas hierbas

Especies vegetales nativas de Mesoamérica como el chipilín, la hierba mora —macuy o quilete— y el bledo son ricas en nutrientes indispensables para el organismo, por lo que resultan ideales en una dieta balanceada, además de su costo es bajo.

El chipilín es una hierba que da un sabor aromático a los platillos.
El chipilín es una hierba que da un sabor aromático a los platillos.

Estas plantas son de tipo arbustivo, crecen de manera silvestre y tienen la particularidad de que se pueden aprovechar todo el año, siempre y cuando tengan suficiente disponibilidad de agua, explica el ingeniero agrónomo Alberto Martínez. A los 30 o 35 días se pueden hacer los primeros cortes. Se recomienda que solo sean tres podas en toda la vida de la planta, para aprovechar mejor sus nutrientes.

Al bledo se le conoce también como amaranto —nombre científico amaranthus—, por su semilla, considerada  un pseudocereal, debido a su alto valor nutricional biológico, especialmente en proteína, refiere el libro Hierba mora, chipilín, jícama y bledo, para alimentarse con calidad y economía, de Alberto Martínez.

Nutritivas

En cuanto a sus propiedades nutricionales, estas hierbas son  ricas en proteína:  cien gramos de hojas  de macuy, chipilín o bledo aportan cinco gramos de proteína, expone la nutricionista Andrea Álvarez.  Además, son bajas en grasa y poseen un alto contenido de fibra, hierro, calcio, fósforo, vitaminas A y C. Estos nutrientes son más altos en estas hierbas en comparación con otras hortalizas nativas y extranjeras, como el brócoli y la espinaca.

Lea también: El sofrito de tomate es cardiosaludable

Aunque el chipilín, el bledo y la hierba mora no pueden ser consideradas  sustitutos de la carne, ya que la proteína que contienen es incompleta —deficiente en metionina y fenilalanina, aminoácidos  esenciales para el buen funcionamiento del organismo—, sí son complementos alimenticios. Por su alto contenido de lisina —aminoácido esencial— se deben combinar con cereales como el maíz y el arroz, dice Álvarez. Un ejemplo es el tamalito de chipilín.

La sopa de hierba mora constituye un potente complemento proteínico y de minerales que ayuda a personas convalecientes y anémicas, dice Martínez.

Lea también: La espinaca podría ayudar a reducir la sensación del hambre.

Según el Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá (Incap), el valor nutricional de la harina de hojas de bledo mezclada con harina de maíz y arroz es alto. Su bajo costo, además, les confieren una alternativa saludable ante la situación económica actual. Se pueden consumir en sopas,  estofados, solas o combinadas con arroz, tortillas, cualquier tipo de carne o huevo.

Recetas
Para alejarse de las tradicionales preparaciones de estas hierbas, en este espacio se incluyen tres prácticas, económicas y deliciosas recetas con hierba mora, bledo y chipilín, preparadas por la chef Carina Sandoval, de la Escuela de Gastronomía L’cuisine.

Lea también: Cinco ingredientes son suficientes

Tallarines con chipilín

Para esta  receta se necesita  una cebolla mediana picada, dos  onzas de mantequilla, dos cucharadas de harina, una taza de crema, media taza de hojas de bledo, cuatro onzas de jamón en cuadros, cuatro onzas de queso parmesano, una libra de tallarines, una cucharada de aceite, dos hojas de laurel, sal y pimienta.

Paso 1
En agua hirviendo cocinar los tallarines con sal, el aceite y el laurel. Escurrir y reservar.

Paso 2
Cocer la cebolla en la mantequilla, a fuego moderado, hasta que se cristalice.

Paso 3
Agregar la harina, para formar una salsa, y la crema. Mezclar en forma homogénea.

Paso 4
Añadir el jamón, las hojas del bledo y el queso; sazonar con sal y pimienta al gusto.

Paso 5
Si la salsa queda muy espesa, agregar un poco de leche. Servir de inmediato.