Bellas razas de gallos y gallinas para exhibición

Las aves tienen una belleza magnética sin importar su especie ; entre estas, ciertas razas de gallináceas que atraen a quien las admira por su porte, colorido y brillante plumaje.

Publicado el
Bellas razas de gallos y gallinas para exhibición
Raza de gallo antiguo inglés, que destaca por su bello plumaje, y que es criada para fines ornamentales. (Foto Prensa Libre, cortesía de Hugo Sical)

Hay personas que crían estas aves únicamente con fines de exhibición y que, llegado el momento, para participar en certámenes para elegir a las mejores de cada categoría.

Según el libro Gallinas enanas de raza, de Amadeu Francesch Vidal (2017), el nombre científico de las primeras gallinas salvajes que vivieron en Indonesia era Gallus gallus, de las que provienen las actuales. Su domesticación comenzó hace 7 mil años en Asia.

Las razas más importantes de gallináceas de exhibición en Guatemala son fénix, brahma, pekín o conchinchín, antiguo inglés, sedosa y azteca, refiere Hugo Sical, técnico universitario en enfermería veterinaria y presidente de la Asociación de Gallos Miniatura y Ornamentales Guatemaya, fundada hace dos años, ya legalizada, ente regente de la crianza de gallináceas de ornato y que organiza exposiciones.

Pueden ser de tamaños y pesos variados, desde miniatura, de 250 a 300 gramos —antiguo inglés—, hasta 12 libras —brahma—. Su plumaje puede ser definido o de varios colores, ya sea blanco, colorado, negro o giro —tono oscuro y plumas amarillas o plateadas en la zona del cuello—. Cada raza tiene sus características fenotípicas específicas.

“Guatemala ostenta una cultura pecuaria, por lo que nos gusta tener animales de corral. Por ello, estimulamos la crianza y reproducción de gallináceas de ornato a mediana escala. Además, educamos e instruimos a nuestros hijos en una actividad recreativa sana que, en algún momento, nos pueda representar un beneficio económico”, expone Sical. Según la raza, el valor de un ejemplar oscila entre Q500 a Q2 mil.

“Estas aves no se crían para consumo humano, sino son decorativas, para admirar en casa, aunque sus huevos son 100% comestibles”, expone Francisco Benedicto P ortillo, criador de aves ornamentales por más de 40 años, y que en la actualidad tiene unas 250. “Nuestro objetivo es cultural, para que nuestras familias y personas admiren e interactúen con estas aves”, añade.

Alimentación

Estas aves son principalmente granívoras, por lo que la mezcla de sorgo, maíz molido, ajonjolí, avena, soya o lenteja es la base de su alimentación. Además, deben tener una dieta balanceada que incluya insectos, hojas y proteína vegetal, tal como ocurriría en su estado silvestre, así como concentrado especializado. Nunca se les debe dar lácteos o golosinas y tienen que tener a su disposición agua limpia todo el día.

La alimentación adecuada, que contenga aminoácidos y omegas 3 y 6, afirma Portillo, es fundamental para que su plumaje sea brillante y saludable.

Espacio

Deben habitar un lugar que sea higiénico, fresco, bien ventilado, alejado de la humedad y protegido de la intemperie. La superficie debe mantenerse limpia o puede colocarse una cama de viruta o aserrín.

En el caso de la raza fénix, los gallos deben vivir en espacio abierto y amplio para que pueda proteger su larga cola de otros animales, donde haya al menos un árbol, pues pasan la mayor parte del día en la parte alta de este y solo bajan para comer o aparearse.

Es muy importante que tengan acceso a sus baños diarios de sol, lo cual les provee de vitamina D, que les ayuda a metabolizar el calcio.

Prevención de enfermedades

Las más comunes son la viruela e influenza aviar, coriza infecciosa y Newcastle, que pueden prevenirse con la vacunación, cuyo plan profiláctico dependerá de la región en la que vivan estas aves. También pueden padecer enfermedades parasitarias, transmitidas por ácaros, por lo que también es fundamental la desparasitación interna y externa, cada tres o seis meses, dependiendo del lugar que habiten y la cantidad de aves por espacio. Es esencial que no estén hacinadas.

Si el ave cambia su temperamento, comportamiento o hábitos, puede ser que esté enferma.

Carácter

Son aves muy dóciles, de temperamento noble y manejables. Aunque no son belicosas, son territoriales, por lo que se recomienda que cada gallo en la gallera no viva con más de seis gallinas. Es importante que se tenga cuidado de que no se apareen con otras razas para conservar la pureza de su descendencia. Pueden llegar a vivir, en promedio, siete años.

Personas expertas pueden hacerles recorte de espolones para evitar que se golpeen con estos.

Portillo añade que los criadores registrados reciben visitas de veterinarios del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación para verificar que las condiciones de vida de las aves sean las adecuadas.

Lea también: Consejos para atraer aves a su jardín

En diciembre, si las condiciones de la pandemia lo permiten, se llevará a cabo una exposición de estas aves en el Zoológico La Aurora, zona 13, donde también habrá certamen para elegir al mejor ejemplar según estándares de la raza.

Teléfonos de contacto de la referida asociación: 5696-7199 y 4128-2121.

Sedosa

(Foto Prensa Libre, cortesía de Hugo Sical)

Es de origen holandés. Su plumaje pareciera ser peludo. Tiene copete y cara azul oscuro. Su plumaje es abundante, sedoso y blando, con aspecto de plumón. Pesa de 600 a 700 gramos, el gallo, y de 500 a 600 gramos, la gallina. La cresta es un cojín granoso de carne más ancho. Su pico es corto, puntiagudo y azulado. Muslos cortos y no visibles.

Fénix

(Foto Prensa Libre, cortesía de Hugo Sical)

Se originó en Alemania. Es una ave elegante, con plumas muy largas y estrechas, sobre todo, en la silla y la cola. Pesa de 800 a 900 gramos. Su cabeza es pequeña, estrecha y alargada. Su cresta tiene de cuatro a seis dientes. Sus ojos son grandes y su pico es mediano, fuerte, algo curvo. El pecho es alto, lleno y formando arco plano.

Antiguo inglés

Se originó en Inglaterra. Es un ave vigorosa y musculosa. Tiene la articulación de los tarsos con los muslos angulosa. Su plumaje es ceñido, con plumas cortas y poco plumón. Pesa de 600 a 800 gramos, el gallo, y de 500 a 700 gramos, la gallina. Su cabeza es pequeña, ancha y terminada en punta. Su cara es lisa y roja, y la cola, ancha, llena y erguida. Alas anchas y ojos saltones.

Brahma

(Foto Prensa Libre, cortesía de Hugo Sical)

Pekín o conchinchín

(Foto Prensa Libre, cortesía de Hugo Sical)

Azteca

(Foto Prensa Libre, cortesía de Hugo Sical)