Cuáles son los tipos de anemia y cómo curarla de forma natural

La anemia es una condición que puede llegar a ser muy grave, ya que afecta la habilidad de nuestro organismo para procesar el hierro. Esto genera serias consecuencias a nivel nutricional

Publicado el
anemia glóbulos rojos
La anemia es una enfermedad de la sangre que es ocasionada por la deficiencia de hierro (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Dentro de las ciencias de la salud, los padecimientos que comprometen las funciones metabólicas de nuestro organismo se encuentran entre los más peligrosos. Entre estas enfermedades, la anemia es una de las más comunes.

El cuerpo humano es extremadamente delicado y sumamente susceptible a la ausencia de cualquier elemento necesario para su buen funcionamiento. Y dentro de todas las vitaminas y minerales que nuestro cuerpo requiere, el hierro es uno de los más importantes.

Un padecimiento como la anemia puede resultar extremadamente riesgoso para la salud del paciente si no es diagnosticado y tratado de forma adecuada. Es por eso que a continuación, hablaremos un poco más sobre las variantes de esta enfermedad y algunos remedios naturales para hacerle frente a esta condición.

Anemia: ¿Resultado de la mala alimentación?

La anemia es una enfermedad que se origina a nivel sanguíneo. Esta se caracteriza por afectar de forma muy negativa la producción de glóbulos rojos y sus funciones dentro del organismo.

Dentro de nuestro cuerpo, los glóbulos rojos cumplen una tarea vital, pues ellos son los encargados de transportar el oxígeno a través del torrente sanguíneo.

En todo este proceso, el hierro es un mineral fundamental para garantizar tanto la producción como el libre desplazamiento de los glóbulos rojos por los vasos sanguíneos.

Una paciente que sufre de anemia, es alguien cuyo organismo no es lo suficientemente capaz para procesar y absorber el hierro. Esta condición puede ocasionar hasta la muerte de la persona cuando no es diagnosticada a tiempo.

Al ser una enfermedad que surge por la ausencia de un mineral, es lógico pensar que la anemia es una condición asociada a los hábitos alimenticios de una persona.

Y si bien es importante señalar que existen casos donde la anemia puede manifestarse como síntoma de otras enfermedades o un defecto genético, la mayoría de los pacientes que presentan esta condición tienen una alimentación deficiente.

Cuando nuestro cuerpo no recibe suficientes vitaminas, minerales o no nos hidratamos de forma adecuada, esto puede traer consecuencias devastadoras que pueden comprometer nuestra calidad de vida.

En el caso particular de la anemia, la falta de hierro en el cuerpo puede manifestarse en síntomas como cansancio extremo, dolores de cabeza e incluso la falta de apetito.

Lea también: Aprende a tener una alimentación barata y saludable en casa

Una buena alimentación es uno de los tres pilares principales para poder disfrutar de una vida mucho más saludable. Por lo tanto, siempre es importante ser muy honestos sobre nuestra dieta actual y qué tan beneficiosa es realmente para nosotros.

Síntomas de la anemia: Aprenda a identificarla

Cuando hablamos de los síntomas clásicos de la anemia, el cansancio o la falta de energía durante el día es uno de los más evidentes.

Sin embargo, no necesariamente el sentirnos agotados o con sueño constante debe ser tomado como un caso de anemia. Antes de sacar conclusiones, es recomendable que intente cambiar sus hábitos de sueño y tomarse un par de días libres.

fatiga crónica
La fatiga crónica es uno de los síntomas más comunes de la anemia (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Si después de esto todavía experimenta cierto nivel de fatiga durante el día, es momento de consultar a un especialista para descartar un caso de anemia.

Esta sensación de cansancio o necesidad constante de querer dormir es una respuesta química de nuestro organismo a la falta de oxígeno en sangre.

Otros síntomas desencadenantes de la falta de oxígeno producida por la anemia son la dificultad para concentrarse y la sensación de mareo al ponernos de pie de forma abrupta.

La palidez en la piel y las uñas quebradizas son otra forma en la que nuestro organismo nos hace saber que existe una deficiencia de hierro.

Pero antes de empezar a modificar su dieta de forma drástica, lo más recomendable es que consulte con un profesional de la salud que esté capacitado para ayudarle.

El método más efectivo para saber si estamos padeciendo de un cuadro de anemia, es realizando un examen de sangre; ya que este tipo de pruebas permiten conocer de forma precisa nuestro nivel de oxígeno.

Tipos de anemia

Como mencionamos anteriormente, la mayoría de los casos de anemia suelen surgir como una consecuencia de los malos hábitos alimenticios del paciente. Sin embargo, existen casos donde este padecimiento puede manifestarse como consecuencia de una condición médica más compleja.

De hecho, la anemia es un síntoma recurrente de enfermedades infecciosas crónicas, como es el caso de la cirrosis.

También existen otros casos médicos mucho más complejos, como por ejemplo la denominada anemia hemolítica. En estos casos, la insuficiencia de oxígeno en la sangre surge por una incapacidad del sistema inmunológico del paciente para producir la cantidad de glóbulos rojos necesarios.

La anemia también puede ser frecuente en personas con trastornos sanguíneos hereditarios, como la talasemia.

examen de sangre
El exámen de sangre es la vía más rápida y directa para detectar la anemia (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Independientemente de cuál sea el caso, todos los tratamientos para la anemia involucran un cambio en la dieta diaria, y reforzarla con algunos suplementos vitamínicos.

Las dietas recomendadas para las personas que sufren de anemia son abundantes en carnes rojas y vísceras. Esto se debe a que son una buena fuente de hierro y resultan mucho más fáciles de procesar para el organismo.

¿Cómo curar la anemia de forma natural?

Si bien existen muchos métodos naturales para tratar la deficiencia de hierro y otros síntomas de la anemia, es importante contar con la aprobación de un especialista antes de aplicarlos.

Al igual que con el resto de las enfermedades, lo primero que necesitamos es realizar los exámenes correspondientes para saber a qué nos enfrentamos.

Y aunque todos los sistemas inmunológicos realizan las mismas funciones, esto no quiere decir que todos tienen las mismas necesidades. Nuestro estilo de vida es completamente distinto al del resto de las personas, por lo tanto nuestro caso debe ser estudiado de forma independiente.

Es en este punto donde podemos ver la verdadera importancia de los exámenes de sangre, ya que este tipo de exámenes nos brindan la posibilidad de comprender realmente nuestras necesidades nutricionales.

Al tener esto claro, solo restaría que el médico diseñe junto a nosotros un plan de alimentación que resulte tan saludable como fácil de implementar.

Pero lo cierto es que el éxito del tratamiento contra la anemia depende exclusivamente de nosotros y nuestro nivel de compromiso.

Esto se debe a que una parte crucial dentro del tratamiento consiste en modificar y empezar a adquirir hábitos de alimentación mucho más saludables. Complementándolos con los medicamentos y vitaminas recetados por el especialista.

Ahora, si quiere conocer algunos tratamientos naturales para la anemia, a continuación le compartimos algunos consejos bastante útiles para aumentar su consumo de hierro y hacer que su organismo sea capaz de procesarlo mejor.

doctor anemia
Solo un especialista de salud es el que puede determinar cuál es el mejor tratamiento para la anemia (Foto Prensa Libre: Pexels)

Consumir alimentos altos en hierro

Esta es una parte fundamental dentro de cualquier tratamiento médico contra la anemia, ya que no debemos olvidar que es una enfermedad que afecta principalmente a los glóbulos rojos.

La mayoría de los planes de alimentación altos en hierro son variados, repletos de muchas proteínas y granos como las lentejas y los frijoles.

Sin embargo, es importante señalar que este tipo de dietas se caracterizan por sus  pequeñas porciones y los horarios estrictos para las comidas. Por lo tanto, es necesario tomar la dieta con mucha seriedad y complementarla con algunos suplementos vitamínicos.

Consumir frutas ácidas

Los tratamientos médicos para la anemia no solo nos exigen un incremento en las cantidades de hierro que consumimos diariamente. También es necesario aumentar la ingesta de vitamina C y B12.

Ambos complejos son de mucha ayuda para que nuestro organismo sea capaz de sintetizar mejor el hierro. Sobre todo aquel que se encuentra en los alimentos de origen vegetal, el cual resulta mucho más difícil de absorber.

Una buena idea es consumir batidos hechos con vegetales ricos en hierro como el rábano y la zanahoria mezclados con un fruto cítrico como la naranja.

Cocinar en ollas de hierro

Un dato poco conocido, es que cocinar los alimentos en utensilios hechos con hierro ayuda a incrementar significativamente la cantidad de este elemento en la comida.

Esto ocurre porque cuando es calentada la sartén u olla de hierro sobre la que estemos cocinando, el calor hace que la misma empiece a desprender micropartículas de hierro que se adhieren a los alimentos.

Si bien es importante señalar que este incremento de hierro no resulta demasiado significativo, esas partículas extra de hierro pueden ser de gran ayuda para nuestro tratamiento contra la anemia.

Evitar alimentos que perjudiquen la absorción de hierro

Otra parte importante dentro de cualquier tratamiento natural para la anemia, es evitar ingerir ciertos alimentos.

Los ingredientes ricos en antioxidantes como lo son el té y el chocolate oscuro quedan totalmente prohibidos mientras dure el tratamiento.

También es importante reducir considerablemente la ingesta de calcio, sobre todo en las comidas más pesadas como el almuerzo y la cena. Esto se debe a que este elemento una vez ingresa al organismo, empieza a competir con el hierro para ser sintetizado por los intestinos.

La importancia de tener un estilo de vida saludable

Comúnmente solemos pensar que la anemia es una enfermedad propia de las personas que no llevan una alimentación saludable.

Sin embargo, como hemos visto aquí, existen algunas excepciones importantes.

Si analizamos con detenimiento este punto, el incremento de muchas enfermedades dentro de la población tiene mucho que ver con el estilo de vida de las personas.

alimentación
Consumir carnes rojas es una buena alternativa para la anemia (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Cualquier profesional de la salud sabe que muchas afecciones que afectan el estado de salud de sus pacientes están profundamente ligadas a su estilo de vida. Esto incluye la forma en que duermen, la frecuencia con la que se ejercitan y la dieta que llevan.

Cuanto más aprendemos sobre las enfermedades y sus detonantes, más conciencia empezamos a adquirir sobre nuestro estilo de vida.

Afortunadamente, hoy en día contamos con muchos más medios que nos permiten acceder e incluso compartir la información.

Todo esto ha desencadenado un nuevo fenómeno social que ha producido un cambio importante dentro de la opinión pública. Cada vez las personas son más conscientes del verdadero valor de llevar una vida mucho más saludable en todos los aspectos.

Lea también: La mala alimentación puede destruir hasta el mejor entrenamiento

Como pasa con frecuencia en este tipo de temas, lo mejor que podemos hacer por nuestra cuenta es llevar una dieta que nos permita prevenir un cuadro de anemia.

Es decir, hacer los cambios necesarios dentro de nuestra dieta para asegurarnos de brindarle a nuestro organismo el hierro que necesita para estar sano.

Y para hacer esto de la manera correcta, lo primero que tenemos que hacer es contar con los servicios de un experto en el área de nutrición.

Conclusión

La anemia es una enfermedad que puede causar severos estragos en nuestro organismo si no es diagnosticada y tratada lo antes posible.

Por suerte, también es una condición que podemos prevenir con facilidad si estamos bien asesorados y dispuestos a hacer algunos cambios claves para mejorar nuestra salud.

Al igual que otros padecimientos como la depresión, el estreñimiento y la mayoría de las enfermedades cardíacas; la anemia es una condición que está muy relacionada con nuestro estilo de vida.

Esto quiere decir que la efectividad del tratamiento recomendado por los especialistas depende completamente de nosotros.

En el caso particular de la anemia, una buena parte tanto del tratamiento y el proceso de recuperación está centrado en la implementación de mejores hábitos alimenticios.

Hay que consumir mayor cantidad de alimentos ricos en hierro y, en caso de que el médico lo indique, complementar esta ingesta con suplementos vitamínicos.

Sin embargo, todo el esfuerzo invertido en su tratamiento para la anemia será en vano si no empieza a reflexionar sobre su estilo de vida.

Tener una vida saludable es algo que siempre nos va a dar grandes beneficios con respecto a nuestra salud general. Pero para esto se requiere de mucha seriedad y un compromiso total de nuestra parte.

A diferencia de lo que muchas personas piensan, llevar un estilo de vida más saludable no se trata solo de restricciones y sacrificios.

Una vida saludable es más un asunto de aprender a disfrutar de las cosas de forma moderada y tener más conciencia de cómo nuestros hábitos se reflejan en nuestra salud.

Archivado en:

alimentaciónAnemiaSalud