Dieta cetogénica, ayuno intermitente y dieta mediterránea

¿Cuál es mejor? Depende. Conozca en qué consiste cada una.

Publicado el
Dieta cetogénica, ayuno intermitente y dieta mediterránea
Es necesario identificar la opción que mejor se adapte a la rutina diaria. Foto Prensa Libre: Pixabay

En algunas ocasiones una dieta específica se pone de moda y todos parecen hablar de ella. En este caso la dieta cetogénica y el ayuno intermitente han sido las más buscadas desde el 2019, pero ¿realmente funcionan?, es importante entender que para conseguir una pérdida de peso es necesario hacer cambios en el estilo de vida, realizando actividad física diaria y mejorando los hábitos de alimentación.

Ninguna opción es mejor que la otra, simplemente es necesario identificar la opción que mejor se adapte a la rutina diaria, cultura alimenticia y sobre todo entender que es necesario mantener dicha rutina a largo plazo.

La dieta cetogénica: consiste en disminuir drásticamente la ingesta de carbohidratos y aumentar el consumo de proteínas y grasas, de esta forma se obliga al cuerpo a usar las reservas de grasa, como la principal fuente energética en sustitución de la glucosa. Se debe tener cuidado al ejecutar este tipo de plan de alimentación, ya que no es recomendado en personas que padezcan de enfermedad renal, mujeres embarazadas y personas que utilicen ciertos medicamentos hipoglicemiantes. Si bien la dieta cetogénica es una manera de conseguir una pérdida de peso rápida, no siempre es la más aconsejable, ya que en la mayoría de ocasiones no se logra mantener a largo plazo, sobre todo en la cultura alimenticia guatemalteca; lo que podría causar una reganancia de peso igual o mayor al inicial.

El ayuno intermitente como su nombre lo dice, consiste en ayunar durante un tiempo determinado y posteriormente consumir alimentos en una ventana de tiempo corta. Existen varias opciones, pero una de las más usadas es la 16:8, en la cual el período de ayuno es de 16 horas y el período de ingesta es de 8 horas. Al limitar la cantidad de tiempo para realizar comidas, generalmente se omite ya sea el desayuno o la cena, lo cual probablemente genere un déficit calórico y por consiguiente obtengamos una pérdida de peso sin embargo, si la ingesta calórica es muy alta, aun realizando pocos tiempos de comida, de igual forma podría generar un aumento de peso.

La dieta mediterránea permite el consumo controlado de carbohidratos complejos, grasas saludables y proteínas de alto valor biológico, evitando la ingesta de productos refinados o ultra procesados, lo que la hace bastante variada y permisiva, por lo cual se ha demostrado que es una de las opciones con mayor tasa de mantenimiento a largo plazo. Múltiples estudios sugieren un beneficio en la salud cardiovascular, al consumir dicho tipo de dieta.

¿Estas dietas garantizan la pérdida de peso? No necesariamente, es importante entender que para conseguir una pérdida de peso, es necesario crear un déficit calórico, es de manifestar limitar las calorías totales de la dieta y lo más importante al seguir un plan de alimentación, es pensar a largo plazo, tomando en cuenta que las dietas muy restrictivas no generan hábitos de alimentación sostenibles en el tiempo, por lo cual crean una reganancia de peso.

*Nutricionista clínica – Diabetes y metabolismo