¿Por qué el callar emociones negativas nos daña y cómo gestionarlas?

¿Qué otra pregunta le gustaría hacerle a un psicólogo? Coméntenos y especialistas del departamento de psicología de la Universidad Rafael Landívar responderán sus dudas, puede hacerlo de manera anónima a nuestro correo electrónico buenavida@prensalibre.com.gt

Publicado el
¿Por qué el callar emociones negativas nos daña y cómo gestionarlas?
De gota a gota el vaso se rebalsará, así como esa sonrisa perenne se rompe, mostrando aquello que se mantuvo oculto. Foto Prensa Libre: Pixabay

¿Cuántas gotas harán falta para rebalsar el vaso? Pueda que esta pregunta no sea lo primero que venga a la mente al hablar de emociones negativas, pero tendrá su propósito más adelante.

Las emociones son un elemento vital que componen a nuestro ser. En esta naturaleza no existen emociones negativas, sino problemas en cómo las gestionamos. La sociedad y medios comunicativos orientan a tener una felicidad eterna, obligando a la persona a ser positiva sin razón más que “ser feliz”. Si bien ser positivos permite crear herramientas para afrontar situaciones y ser resilientes, no es la única respuesta.

Darle sentido a nuestras emociones antes de colocar una etiqueta, un “todo está bien”, permite conocernos mejor, darle nombre a aquello que nos mueve o que incluso nos paraliza. Qué tal si esa migraña es frustración por algo que no salió como esperaba, ese dolor de estómago por ansiedad del trabajo o estudios, quizá el desgano pueda ser tristeza por una noticia que le afectó… o qué tal si esa sonrisa que cuesta mantenerla todo el día nos desea decir que algo ocurre con nosotros.

De gota a gota el vaso se rebalsará, así como esa sonrisa perenne se rompe, mostrando aquello que se mantuvo oculto. Es ahí donde el manejo emocional se vuelve vital para la salud mental. Las emociones son momentáneas, transitorias, son un producto natural de nuestra mente, por ende, su expresión es necesaria para poder tramitar desde la vida cotidiana hasta eventos fuera de lo común.

Trabajemos en nuestro propio “vaso”, permitámonos experimentar la variedad de emociones humanas, cada una tiene la función de comunicar un mensaje para su bienestar. Al permitirnos ese acto de sentir y reconocer nuestra parte sensible, mucho antes de rebalsarse, tenemos mejores oportunidades de atender nuestras necesidades, comprendernos y ser plenos emocionalmente.

Para más consejos y recursos de relevancia para su salud mental y más, visite el blog: Landívar en casa: https://landivarencasa.url.edu.gt/

¿Qué otra pregunta le gustaría hacerle a un psicólogo? envíela al correo electrónico buenavida@prensalibre.com.gt y especialistas de la Universidad Rafael Landívar le responderán.

 

*Docente del Departamento de Psicología de la Facultad de Humanidades, Universidad Rafael Landívar.

Archivado en:

Emocionessalud mental