Por qué todos en casa deben participar de las tareas del hogar

La limpieza y el orden en casa ayudan no solo a tener un ambiente acogedor. Esta tarea dividida en familia y con responsabilidad también llega a otros ámbitos emocionales, a la vez que construye valores.

Publicado el
Estudios han demostrado que el desorden no solo conduce a aumentar los niveles
de estrés, sino que además provoca una mayor sensación de cansancio.  (Foto Prensa Libre: Shutterstock)
Estudios han demostrado que el desorden no solo conduce a aumentar los niveles de estrés, sino que además provoca una mayor sensación de cansancio. (Foto Prensa Libre: Shutterstock)

Generalmente una persona en el hogar tiene diferentes responsabilidades de limpieza y cuidado.  Expertos comentan de la importancia de dividirse tareas, y de que todos formen parte de ello en la casa.

Mantener un lugar limpio es acogedor y además en familia y en casa es posible establecer reglas que incluso impacten en el ambiente.

En sí, esta tarea se ha hecho por siglos.  En la actualidad cada persona tiene su concepto de limpieza y rituales propios.

Existen registros de la limpieza que  se remontan a más 7 mil años. Babilonios, egipcios, griegos y otras culturas tenían sus propias dinámicas.

En el libro La vida mística de Jesús se habla que según investigaciones la comunidad de los esenios se centraba en la limpieza del cuerpo, los vestidos y ropas.  Ellos se lavaban las manos y pies al entrar en su casa y en las ajenas, así como antes de cualquier ceremonia y de las oraciones diarias.

En esta historia y evolución también se habla del uso del jabón que nació hace cerca de 4 mil 500 años.   En la época romana se dieron indicios del uso de este elemento y su relación con la salud y hoy se conoce que es uno artículo cotidiano que salva vidas.

Un trabajo en equipo

En sí todos pueden colaborar según su edad. Desde los primeros años es posible que todos se involucren porque además con este tipo de responsabilidad se transmiten valores como el respeto y la disciplina, entre otros.

En una publicación reciente en Prensa Libre de la psiquiatra Karina Vaquerano, de la Universidad Rafael Landívar hacía referencia que a mayor participación de todos en las actividades de la casa, mayor promoción de la comunicación entre todos los integrantes de la familia.

También se ha comprobado que la limpieza del hogar lleva a quemar calorías.  Podría representar  100 calorías o más cuando la persona se dedica por lo menos media hora a estas tareas.  Esto dependerá del tipo de actividad.

Por su parte, la psicóloga Jaqueline Lira, agrega que para mantener la armonía en la casa, es necesario que los ambientes estén ordenados, las medidas del covid-19 han intensificado esta tarea y ahora se hace vital la ayuda de todos.  “Es corresponsabilidad de todos los que habitan la casa, para que no sea solo un miembro de la familia el que tenga la carga de mantener el orden en la misma”, agrega Lira.

Es importante repartir las tareas de acuerdo a las edades, niños, adolescentes y adultos pueden ayudar y sentirse parte de lograr en cooperación un ambiente agradable para todos.

Los más pequeños, desde los dos o tres años, ya pueden organizar sus juguetes, ayudar a tirar cosas a la basura, regar las plantas.  Mientras los más grandes podrían ayudar a poner la mesa, darle de comer a la mascota y ya a las ocho años realizar otras actividades supervisadas como estar en la cocina y preparar platos sencillos, entre otros.

Como menciona Lira, el hogar es un espacio vital y donde pasa la familia la mayor parte del tiempo en pandemia.   Por ello es importante mantener un plan de trabajo semanal para que cada espacio se encuentre limpio.

Asigne un día para cada evento.  Así, el lunes podría dedicarse al lavado de ropa de cama, mientras martes se dedica a la cocina o los jueves a otros espacios.  Expertos refieren que una manera de comenzar podría ser hacerlo por los espacios que son más pesados de asear y están más desordenados, en ocasiones podría ser la misma habitación.

A la vez, es importante  limpiar los lugares a los que no se llega regularmente, por ejemplo, debajo de los muebles.  En casa es posible repartirse los días y tareas, según las necesidades del caso.

¿Organizarse para las tareas?

El arquitecto José Santizo dice que el desorden nos puede llevar al caos.  En las viviendas se acumulan cosas, productos o accesorios que solo se utilizan una vez o de vez en cuando, cosas que durante mucho tiempo podrían pasar dentro de una bodega o en una esquina de un ambiente sin tener una función específica.

“Ordenar el mobiliario, ropa, cajones y los accesorios que complementan nuestros ambientes ayuda a liberarnos del estrés y sobre todo a saber en dónde estarán ubicadas cada una de ellas”, agrega Santizo.

El desorden en los espacios podría generar cansancio y ansiedad.  Mientras tener espacios ordenados invitan a una mejor concentración y a reducir el estrés.  Expertos aseguran que el tomarse un tiempo diario par ordenar es similar a una terapia ocupacional que ayudará a que la persona se sienta más relajada.

En el famoso libro La magia del orden, Marie Kondo experta en organización explica que “la organización cambia drásticamente la vida propia.  Esto ocurre con el cien por ciento de los que la practican.  Este impacto al que llamo “la magia de la organización”, es fenomenal.

El lema de Marie  es “atrévete a vivir solo con lo esencial, con lo bello, con lo que realmente te aporta felicidad”, lo cual demuestra a través de cada capítulo.

Como lo menciona en su libro, para ella la clave al ordenar es quedarse solo con lo que realmente le produzca alegría aunque no todos los objetos están a la vista.   También algo peculiar de su método es que antes de deshacerse de algún objeto conviene agradecerle por el servicio prestado.

Es parte de su técnica comprender que hay dos tipos de organización, la diaria que consiste en usar algo y volver a ponerlo en su lugar que aplica con la ropa y libros materiales, por ejemplo.  El otro, es un “suceso especial” que es poner en orden la casa lo antes posible.

El método #KonMari organiza la casa no por su ubicación sino por cinco categorías: ropa, libros, papel, komono (cocina, baño, garaje  y objetos variados) y por último los artículos de valor sentimental.  “Empiezas por desechar.  Luego organiza su espacio por completo y de un tirón”, dice.  Además, todos en casa participan para el cambio en los espacios que comparten.

“Si adopta esta estrategia nunca volverá al desorden”, dice la autora que ahora todos conocen a través de la pantalla.  Desde hace algún su método está publicado en la red.

Manos a la obra

En la actualidad se pueden encontrar libros, tutoriales y talleres para aprender cómo hacerlo.  Incluso algunas aplicaciones ayudan a las familias a organizarse mejor.

Los documentales

En Netflix encuentra series relacionadas con el orden y la limpieza que podrían ayudarle a crear ideas y métodos para tener un hogar cada vez más acogedor.   Entre los más famosos están ¡A ordenar con Marie Kondo!, ¡A despertar la felicidad!, también con Marie Kondo, Minimalismo: menos es más y Organízate con el método The home edit.

Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus muestran en este documental cómo la vida podría ser mejor con menos. (Foto Prensa Libre: Netflix)

Aplicaciones

Opciones como Actividades del hogar, permiten añadir las tareas para uno mismo y para los compañeros de la casa. Esto hace más sencilla la organización, entre todos pueden ganar puntos y hacer de las tareas una manera divertida.

Busque aplicaciones que le ayuden en la organización de su hogar. (Foto Prensa Libre: Play Store)

Libros

Los libros de Marie Kondo han trascendido en la temática.  En esta edición ilustrada conozca más del método KonMari y cómo aplicarlo en su diario vivir.

(Foto Prensa Libre: cortesía)

En favor del ambiente

En casa también es posible que al organizar las tareas se consideren aspectos que apoyen el ambiente.  Gran parte de la contaminación se produce desde los  hogares por hábitos y el uso de ciertos productos, así que desde aquí es posible contribuir en disminuir ese impacto.

(Foto Prensa Libre: Shutterstock)

Para dar esos pasos compartimos algunas ideas:

  1.  Revise los productos de limpieza que tiene en casa.  Pruebe comprando artículos que sean amigables con el ambiente.
  2. Tengan un plan de reciclaje y reutilización en casa.
  3. Aprovechen la luz solar en tu casa, apaguen las luces y equipos electrónicos cuando no los estén usando.
  4. Siembren plantas y flores.  Si no tienen un jardín puede ser en los balcones y terrazas.
  5. Compren únicamente lo que necesiten.
  6. Juntos pongan agua y un comedero para que se acerquen pájaros.  Organicen tiempos en la semana para que cada uno mantenga limpia estas áreas en casa.
  7. En juguetes o aparatos electrónicos utilicen baterías recargables.
  8. Evite adquirir demasiados empaques. Prefiera aquellas cajas y recipientes con certificación ecológica.
  9. Procure consumir productos especialmente artesanales y locales, los alimentos importados tienen mayor impacto en el ambiente.
  10. Convierta su basura orgánica en un compost para la abonar la tierra de las plantas.