Signos de alerta de la deshidratación y cómo evitarla

La deshidratación podría estar en fases desde aquella leve o moderada hasta una severa que incluso lleva a las personas a un cuadro peligroso que pone en riesgo su vida.

Archivado en:

deshidrataciónSalud
Mantenerse hidratado permite una mejor salud y función de todo el organismo. (Foto Prensa Libre: Servicios)
Mantenerse hidratado permite una mejor salud y función de todo el organismo. (Foto Prensa Libre: Servicios)

El agua es esencial en los procesos del cuerpo.  Es vital en la digestión, absorción y excreción y además tiene participación fundamental en la estructura y función del sistema circulatorio y como medio de transporte para los nutrientes y todas las sustancias del cuerpo.

La pérdida del 20% del agua corporal puede producir la muerte, y la pérdida de solo el 10% produce alteraciones graves.

La nutricionista Rosa María Mendoza explica que los síntomas más sencillos de la deshidratación son sequedad de boca y la  lengua, sed, dolor de cabeza, letargo, fatiga, sequedad de la piel, debilidad muscular, aturdimiento, mareos y falta de concentración.

Mientras las personas con deshidratación severa pueden presentarse con ojos hundidos, falta de lágrimas, fontanelas hundidas (especialmente entre bebés), hipotensión (presión arterial baja), taquicardia y, en el peor de los casos, inconsciencia.

Tener sed es un síntoma de alerta importante de deshidratación.  También verifique su orina, esta mientras más incolora es refleja que sus niveles de agua son apropiados.  Por el contrario, su color y olor fuerte indican la necesidad de agua en el cuerpo.

Las recomendaciones y errores para hidratarse

El agua se pierde a diaria con acciones como respirar, sudar, orinar o evacuar los intestinos.  Eso hace importante el consumo frecuente de agua por medio de las bebidas y alimentos.  ¿Cuanto se necesita?  Aunque se ha dicho que ocho vasos diarios de agua es suficiente, cada persona podría necesitar cantidades diferentes, según su constitución y actividad física.

Las National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine (Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina) determinaron que el consumo  para hombres de un poco más de tres litros y las mujeres de 2.7 litros diarios aproximadamente, lo cual podría representar cerca de 15 a 11 tazas.

El ser humano también se hidrata por medio de los alimentos. (Foto Prensa Libre: Servicios)

El agua es la mejor recomendación para alcanzar los niveles óptimos.   Lo que come también influye, aquellos alimentos con más nivel de hidratación son la lechuga, apio, pepino, espinaca, zanahorias, sandía, naranjas, manzanas y uvas, por mencionar algunas.

La Clinica Mayo informa además, otras bebidas beneficiosas en este reto de hidratarse como la leche, el jugo y los tés de hierbas.

Es importante conocer que el café aunque es una bebida, en altas cantidades tiene un efecto diurético que podría contribuir a la deshidratación.  También se ha demostrado este efecto en las bebidas alcohólicas y las sodas.

Se hace referencia que  bebidas isotónicas solo se deben usar cuando hagas ejercicio intenso durante más de una hora. Estas bebidas ayudan a reponer los electrolitos perdidos a través de la transpiración.  Las bebidas energizantes, por el contrario tienen un alto contenido de cafeína u otras sustancias estimulantes, azúcar y otros aditivos y su propósito no es hidratar.

Hidratarse es esencial antes, durante y después del ejercicio. (Foto Prensa Libre: servicios).

Aunque es poco frecuente, también se debe evitar tomar demasiada agua.  Cuando esto sucede y los riñones no pueden eliminar el exceso de agua, el contenido de sodio en la sangre se diluye  produciéndose una hiponatremia, peligroso para el ser humano.

Contenido relacionado:

>El aumento de la radiación ultravioleta tiene una explicación
>¿Cuáles son las enfermedades más frecuentes en el verano y cómo prevenirlas?
>La aplicación que te dice cuánto tiempo puedes exponerte al sol sin quemarte la piel

 

0