Sin alergias ni resfriados

Cuando comienza la época lluviosa el organismo es más vulnerable a contraer virus y bacterias que desencadenan enfermedades de las vías respiratorias, como gripe, resfriados o alergias.

Esto se debe a que los materiales de combustión de la contaminación ambiental, junto con el calor, producen un efecto invernadero que facilita la reproducción de los virus, explicó ayer la alergóloga pediatra Ninoshka Alvarado, en El Consultorio, que se transmite por www.prensalibre.com.

Como consecuencia, el epitelio de las vías respiratorias se inflama y se es es más susceptible a desarrollar faringitis, gripe, faringoamigdalitis y otitis, entre otras afecciones.

La mayoría de las personas con alergia tiene síntomas perennes y no estacionales, pero suele ocurrir un repunte de estos a mitad del invierno.

La causa más frecuente de enfermedad alérgica respiratoria es la sensibilidad a los ácaros y al polvo, los cuales se acumulan en colchones, cortinas, almohadas y muebles.

En ambientes calurosos y cerrados, con más de 30 grados centígrados de temperatura y con porcentaje alto de humedad, estos suelen triplicarse, especialmente de julio a septiembre, refirió Alvarado.

De ahí la importancia de mantener ventilados los ambientes del hogar.

Dieta saludable

Para fortalecer el sistema inmunitario hay que llevar una alimentación equilibrada, predominante en alimentos ricos en vitamina C, así como frutas, vegetales, hojas verdes y carnes blancas, como pescado. Limitar el consumo de carne roja.

Si la persona lleva una dieta saludable no es necesario que recurra a suplementos de vitamina C.

También se debe evitar exponer a los niños pequeños a lugares públicos concurridos, para prevenir que contraiga algún tipo de infección.

La alergóloga Ninoshka Alvarado habla sobre afecciones respiratorias, en El Consultorio.

Alvarado indicó que es válido recurrir a remedios caseros como infusiones de té de manzanilla, la cual actúa como antiinflamatorio, ya que ayuda a descongestionar las vías respiratorias. Es importante la adecuada hidratación, ya que favorece la fluidez de las secreciones, especialmente en los niños.

Si los síntomas se prolongan por más de cinco días, hay que acudir al médico.

Esta nota fue originalmente publicada en febrero del 2015 pero fue actualizada en la fecha que ahora se indica al inicio.