¿Su perro está entre las razas que más ladran?

¿Cuánto es normal que ladre un perro? ¿Siente que su mascota ladra mucho? Conozca qué dicen los expertos sobre esta temática.

El ladrido es una forma de comunicación de los caninos.  (Foto Prensa Libre: Shutterstock).
El ladrido es una forma de comunicación de los caninos. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Los perros tienen algunas formas de comunicarse, su cola, ciertos comportamientos y los ladridos son parte de ello.  ¿Cuánto ruido provocan?  Esto varía en cada raza y depende del instinto guardián que tienen.  Esto hace que unos ladren más o menos.

 

Rosario Barrios, entrenadora de perros y gatos de Cool Dog expresa que el ladrido es una forma en que los perros se comunican.  Ellos expresan emociones, comunican que alguien o algo está cerca, llaman a sus cachorros y en general expresan que algo está pasando, algunos ladran cuando tienen hambre.

Una de las cualidades de los perros es que aunque sean sordos, ellos pueden emitir el ladrido.  Así que aún en esta circunstancia tienen esta forma de expresarse.

En el libro ¿Cómo criar al perro perfecto? de César Millán y Melissa Jo Peltier  se explica que el ladrido de un perro es algo que en la antigüedad incentivaban en los ancestros lobunos de los modernos canes hace miles de años.  “El hecho de que un perro pudiera alertarlos de un peligro en sus asentamientos y granjas era una de las muchas cualidades de los perros que propiciaron la unión de las dos especies”, explican.

Es importante preparar a los cachorros antes de que el ladrido llegue a ser un hábito o un modo crónico de aliviar su estrés. (Foto Prensa Libre: Krystian Bęben en Pexels).

En la actualidad algunas personas que viven solas o en zonas remotas, animan a sus perros a ladrar siempre que algo nuevo o alguien inesperado aparece.  Otros prefieren tener un perro ruidoso con un ladrido duro y territorial para asustar a posibles intrusos.  También están quienes viven en lugares donde el ladrido crónico de sus perros los ponen en situaciones delicadas con los vecinos.

En general el ladrido de un perro debería durar algunos minutos.  “Cuando alguien llega a casa lo normal es que el perro se tranquilice a los cinco minutos -exagerando en el tiempo-, de lo contrario algo podría no estar bien”, dice la experta.

Uno de los errores que se cometen es gritarles al ordenarles que no ladren, ellos entenderán que se está jugando y la instrucción es que todos hagan bulla, aclara la experta, así que lo mejor es tener una instrucción clara en la que no se les levante la voz.

También el ladrido excesivo puede ser una señal que se siente aburrido, inseguro y frustrado.

¿Qué pasó en la pandemia?

El teléfono de la entrenadora de perros ha sonado insistentemente por una peculiar duda y es que las personas están preocupadas porque sus perros ladran excesivamente.  “Les pregunto desde cuándo ha aparecido esta conducta, pero no hay una respuesta certera porque es en la pandemia y al quedarse en casa es que se han dado cuenta de esta dinámica”, dice la experta.

Debido a que se interrumpen las sesiones virtuales y se necesita silencio para las clases, los dueños buscan un tipo de entrenamiento que ayude a calmar a sus perros.  En general cada caso es distinto, depende de una serie de factores y de detectar qué le provoca esta reacción a los animales, dice Barrios.

Una de las recomendaciones es entretenerlo en otras cosas para que pierda la atención de aquello que ve, así como mantener la rutina de paseos o utilizar juguetes interactivos, esto puede ayudar al proceso cuando el ladrido es durante demasiado tiempo.

Si sigue ladrando sin parar ha llegado la hora de que se intervenga y se utilice el cuerpo, la mente un una energía serena y firme para calmarlo.

Otro punto esencial es reconocer que el dicho “perro que ladra no muerde” es bastante certero, por lo regular ellos únicamente están esperando una acción, algunas veces que la persona se acerque, o bien que se vaya, así como avisar que algo está sucediendo.

No al maltrato

Los expertos comentan que entre las prácticas equivocadas está la desvocalización canina, una operación para extirpar las cuerdas vocales del perro y que hace que este quede con un leve sonido, como murmullo.

“Esto es considerado maltrato animal y está contemplado en la Ley de Protección y Bienestar Animal de Guatemala”, dice Barrios.  La ley explica que no se permite causar cualquier daño hacia los animales por medio de cualquier acto de crueldad.

Se  prohíben las mutilaciones …excepto las realizadas por veterinarios, en casos de necesidad justificada.  Barrios también considera una forma de maltrato los collares que provocan un shock eléctrico u otros castigos inadecuados.

Es importante reconocer que “cuando un perro ladra no es malo…solo está siendo un perro”, dice Barrios.

¿Cuáles son las razas más expresivas?

Sin duda, los perros de pastoreo están entre las razas que tienden a ladrar más entre ellos el viejo pastor inglés.   Aquí mencionamos cinco de ellas, pero también están los french poodle, silky terrier australiano, fox terrier, schnauzer, yorkshire terrier y beagle, por mencionar algunos.

La entrenadora canina Rosario Barrios explica que el ladrido depende de qué tan instintivo es.  “Esto es similar a los humanos, algunos hablan mucho y otros son más tímidos, es importante con los animales también dejarles comunicarse”, concluye.

1.  Chihuahua

Considerados entre los perros más pequeños que existen.  Un adulto compacto y delicado suele medir entre 15 y 23 centímetros.  Es afectuoso con su círculo cercano, pero sin una socialización apropiada no acepta a desconocidos.

2. Parson jack russell terrier

Es un perro expresivo.  Es una raza que nació en Inglaterra y parte de sus atribuciones eran de caza y así seguir el ritmo de los caballos y sabuesos.  Estos perros son fieles y cariñosos.

(Foto Prensa Libre: Shutterstock).

3. Pastor alemán

Le gustan los paseos y es considerado muy ladrador. Es apegado a su amo y es un guardián fiel.  Es un perro al que le gusta aprender.

(Foto Prensa Libre: Shutterstock)

4.  Pomerania

Es un perro pequeño.  Tiene bastante energía y es considerado un excelente guardián.  Es importante no jugar de forma brusca con ellos.

(Foto Prensa Libre: Shutterstock).

5.  Los mestizos

Están entre los más intuitivos y protectores. Así que algunos de los perros sin una raza bien definida podrían ser más bulliciosos.  Por lo regular son cariñosos y juguetones.

 

(Foto Prensa Libre: Shutterstock)