La capital se queda sin áreas para edificar colonias 

Con un crecimiento poblacional acelerado, los espacios para la construcción de colonias en la ciudad de Guatemala son escasos, pues las pocas propiedades que aún hay disponibles no llenan las condiciones para convertirse en áreas habitacionales.

Vista aérea de la zona 18 de la capital. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes).
Vista aérea de la zona 18 de la capital. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes).

Un informe de la Dirección de Catastro y Administración del IUSI (Impuesto Único sobre Inmuebles) de la comuna capitalina revela que la zona 18 es la que tiene más colonias, pues en ella se concentra el 29 por ciento, es decir un total de 125 colonias populares; la zona 7 tiene 54; y la zona 21, 35. 


La extensión territorial de la Ciudad de Guatemala es de 228 kilómetros cuadrados y la densidad poblacional es de cinco mil 254 habitantes por cada km cuadrado. 

Se calcula que la capital solo tiene 25 km cuadrados -11 por ciento del territorio-  en condiciones aptas para crear colonias populares, aunque las áreas están ubicadas en la periferia y no se garantiza la prestación de servicios básicos. 

El 37% -84 km cuadrados- no tiene condiciones de urbanización, debido a la topografía del terreno, pues se trata de barrancos, donde además hay riesgo de contaminación ambiental. 

Amanda Morán, investigadora del Centro de Estudios Urbanos y Regionales (Ceur) de la Universidad de San Carlos,  explicó que el territorio en condiciones para urbanización se ubica en la periferia de la ciudad.

Para leer más: ¿Por qué la zona 19 capitalina se ubica en Mixco?

“Los lugares alejados y colindantes con otros municipios representan el 11% apto para urbanizar, pero hay factores que dificultan el desarrollo de estas áreas. No hay acceso a los servicios básicos como drenajes, calles, energía eléctrica y red vial con conectividad hacia el centro de la ciudad”, expuso Morán. 

La investigadora describió que los terrenos en la periferia tienen características de aldeas y los propietarios no ven factible lotificar o vender por la carencia de servicios básicos.

“La zona 24 es ejemplo de un sector capitalino alejado del centro de la ciudad y formado por cantones. Tiene características de pueblo o aldea en la mayoría de sus áreas”, argumentó Morán.

Se estima que la capital tiene el 52% de su territorio urbanizado, pero Morán advierte de que no significa que el resto no vaya a ser ocupado de forma regulada o desordenada para urbes.

Surgen colonias

Al sur de la ciudad, en la última década se crearon las colonias San Juan de Los Encinos y Prados de Nimajuyú, zona 21. Los terrenos en que se asentaron esos grupos habitacionales eran pastizales colindantes con la zona 7 de San Miguel Petapa. En ese sector, un barranco separa a los municipios.

En esa misma área se impulsan otros proyectos de vivienda en condominios y los desarrolladores lograron comprar los últimos terrenos con disponibilidad para urbanizar. Esas áreas funcionaron en los últimos años como sembradíos de pepino, nueces y tomate. 

Lea también: Cines de antaño, cómo eran y qué hay ahora en su lugar

La zona 21 tiene escaso territorio para impulsar áreas de vivienda y se prevé que en los próximos años sea ocupado por proyectos residenciales y de condominios, cuya prioridad es brindar seguridad y aislar al vecino. 

Desarrollo urbanístico

El ordenamiento territorial de la ciudad de Guatemala empezó con la creación de los barrios, una forma de división de la nueva Guatemala de la Asunción durante su fundación en 1776. El diseño ajedrezado es adopción de política de ordenamiento urbano romano.

La característica de los barrios es que se crearon como asentamientos urbanos y, según detalla la Municipalidad de Guatemala en su portal web, estos se ubicaron “dentro del perímetro de lo que en la actualidad se conoce como Centro Histórico, es decir, una subdivisión de la ciudad con identidad propia, agrupada alrededor de una parroquia”.

Otro de los grupos habitacionales que surgió durante la fundación de la ciudad fueron los cantones, y se crearon fuera del área del Centro Histórico. Según la comuna, los orígenes son del final de las décadas de 1880 y 1890 y poco a poco se transformaron en zonas de la capital.


El crecimiento de la población generó que las autoridades de la ciudad replantearan la forma de ordenamiento de la urbe y se empezó a gestionar la creación de colonias. Los sismos del 3 de diciembre de 1917 pusieron en evidencia la necesidad de reorganizar la metrópoli.

Le podría interesar: Policía identifica áreas donde más ocurren asaltos en el Centro Histórico

“En relación con la aparición de las llamadas colonias, que son un modelo importado de Estados Unidos, principalmente se puede demarcar con la construcción en 1926, según decreto 933 de fecha 12 de noviembre y aprobado por decreto legislativo 1496 de la primera colonia para obreros en la zona 5, bautizada con el nombre de Concordia durante el gobierno del presidente Lázaro Chacón”, cita una publicación de la municipalidad en el segmento Barrio Querido.

A la colonia Concordia, el 10 de noviembre de 1936 se le cambió nombre y se le denominó Presidente Jorge Ubico. Luego esa área residencial fue conocida como Veinticinco de Junio, en honor al magisterio nacional y en la actualidad así aparece registrada en la comuna.  Algunas casas aún conservan el diseño arquitectónico Art Deco que adquirieron desde su construcción.

En 1930 se crearon las colonias Tívoli, zona 9; y Barrio Moderno, zona 1. En 1940 surgió El Progreso, zona 3; colonia La Labor y Veinte de Octubre, zona 5. Las Victorias, zona 1, fue creada en 1950; el Cartero, zona 7, en 1956; Jocotales, Cipresales y Educativo Social Seis de marzo, zona 6, en 1953; Centro América y Bethania, zona 7, en 1956.

Contenido relacionado

> Planes de ordenamiento territorial ya no son una solución para el área metropolitana

> Entra en vigencia nueva nomenclatura para la capital en 1954

> Metrópoli enfrenta caos vehicular por incorporación de estudiantes