Paso hacia Boca del Monte se torna peligroso por saturación de agua en laderas

La lluvia provoca derrumbes en la ruta hacia Boca del Monte, Villa Canales, y en las últimas dos semanas se han registrado socavamientos en el kilómetro 11.5 de esa carretera. .

Talud con socavamientos en el kilómetro 11.5 de la ruta hacia Boca del Monte, Villa Canales, advierte peligro. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
Talud con socavamientos en el kilómetro 11.5 de la ruta hacia Boca del Monte, Villa Canales, advierte peligro. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

Tierra y rocas se acumulan en las cunetas de la vía hacia Boca del Monte, debido a tres socavamientos que se produjeron por la lluvia, estos incidentes advierten de los riesgos y recuerdan a los conductores el bloqueo por desprendimiento de rocas que ocurrió hace nueve meses en el kilómetro 11.5, cuando la vía quedó inaccesible.


Miles de automovilistas pasan a diario en esta carretera que conecta a Villa Canales con la zona 13 capitalina, por la avenida Hincapié, y los desprendimientos de rocas y tierra presagian el peligro.

El 14 de septiembre del 2017, un derrumbe obstaculizó la vía y dos personas sobrevivieron luego de que rocas golpearan el vehículo en el que viajaban. El peligro persiste, pero nadie ha fijado su atención en reforzar taludes en el sector.
También lea: Agujeros de hasta tres metros de diámetro complican el tránsito a occidente 
La alcaldía de Villa Canales explicó que no pueden efectuar trabajos de reforzamiento en la ruta porque es administrada por el Ministerio de Comunicaciones.

El riesgo de transitar por ahí fue expuesto hace nueve meses cuando quedó bloqueada la ruta, pero esa vulnerabilidad no ha sido disminuida, pese a que lo recomendó la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

Riesgo y abandono

En la parte alta del talud afectado por socavamientos se ubica el asentamiento El Mirador, el cual se formó en 1996. El año pasado la Conred pidió que se reforzara un talud de 150 metros de longitud en las cercanías donde vivían 22 familias, pero luego del socavamiento, seis núcleos familiares desocuparon algunas viviendas en riesgo.
También lea: San Miguel Los Lotes: La alegre comunidad que ahora parece un pueblo fantasma
“Saber qué va a pasar acá -en la ruta hacia Boca del Monte- porque no se mira que a las autoridades les preocupe, si nos damos cuenta se hizo ruido de este caso cuando se tapó la carretera, pero después nadie se encargó de componer esas laderas. En realidad, abandonan la ruta, pero seguro si alguien muere soterrado entonces nos vendrán a dar propuestas”, criticó Jorge Ramírez Ajpacajá, conductor de camión.

Con la lluvia de semanas anteriores los suelos de las laderas en dicha ruta se han debilitado, el cúmulo de agua en el terreno es evidente con el desprendimiento de tierra y rocas; además, residentes de la parte alta del talud siguen desfogando aguas residuales sin el uso de tuberías, lo que debilita más las laderas.


Los refuerzos del talud debilitado no se efectuaron en los último nueve meses y aunque hace dos semanas se solicitó al Ministerio de Comunicaciones la explicación del plan de remozamiento del lugar dañado, esa cartera no aclaró la situación ni respondió las comunicaciones.
También lea: Aumentan daños en calles por filtraciones de agua
“No hay mantenimiento a la carretera, pasamos por acá porque es la vía que podemos usar para ingresar a la capital. Mire esa tierra que está tirada a la orilla del camino, es tierra que se desboronó la semana pasada y no lo han limpiado, no les preocupan si hay un derrumbe y aplasta a la gente”, señaló Silvia Orantes, vecina de Boca del Monte.

En el asentamiento El Mirador hay seis familias que residen en viviendas contiguas al talud socavado el año pasado, el peligro persiste y no evacuaron el área pese a que se encuentran en vulnerabilidad, tal y como lo estableció la Conred en septiembre último.

Contenido relacionado: 

> Aerometro: solución al tráfico en la metrópoli que podría implementarse pronto.
> Metro Riel es factible y atrae a inversionistas de Europa y Asia.
> Tres obras de infraestructura podrían aliviar el tránsito en la metrópoli.