Suspensión de servicio de energía eléctrica causó inconvenientes en el HRO

La suspensión del servicio de energía eléctrica que se reportó el domingo último en Quetzaltenango causó inconvenientes en el Hospital Regional de Occidente (HRO), pues el generador eléctrico no tiene la capacidad para abastecer del suministro a todo el hospital y además las bombas de los pozos de agua no funcionaron.

Publicado el
Hospital permaneció varias horas sin servicio de energía eléctrica. (Foto Prensa Libre: María Longo)
Hospital permaneció varias horas sin servicio de energía eléctrica. (Foto Prensa Libre: María Longo)

La Empresa Eléctrica Municipal de Quetzaltenango (EEMQ) suspendió el fluido eléctrico por más de 10 horas con el objetivo de brindarle mantenimiento a la red eléctrica en algunos sectores de la ciudad.


Pacientes y médicos que prefirieron no identificarse indicaron que además de la falta de energía eléctrica, también el servicio de agua entubada fue irregular, pues los pozos utilizan bomba eléctrica. 

“Debido a la falta de ambos servicios públicos se tuvieron que suspender temporalmente los exámenes médicos y el servicio sanitario, el cual es vital para los pacientes”, dijo un médico, quien lamentó que el HRO no cuenta con los recursos necesarios para atender ese tipo de emergencias.

Antonio Chávez, facilitador de servicios generales y mantenimiento del HRO, indicó que el problema inició a las 6.50 horas del domingo último, cuando la EEMQ suspendió el servicio y al conectar la planta hubo problemas con los transformadores que a su vez ocasionaron desabastecimiento de agua.

“Aunque son cortes programados, de todas maneras nos perjudican por la gran demanda de pacientes que se atienden a diario en el hospital y lamentablemente la planta solo abastece áreas como la emergencia, los quirófanos y otras áreas indispensables, pero no todo el hospital”, dijo Chávez. 

Manifestó que el HRO se abastece de agua por medio de dos pozos, pero a causa del problema con las bombas que se dio el pasado domingo, los tanques se vaciaron, por lo que para optimizar el escaso recurso con el que se contaba, tomaron la decisión de racionar el agua, principalmente en el cuarto y quinto piso, donde están los servicios de cirugía y traumatología de mujeres, así como medicina interna de hombres y mujeres.

Chávez añadió que  la mañana de este lunes no se contaba con el líquido, pero que al mediodía se restableció, pues desde el domingo se trabajó para solucionar el problema en las bombas.

“Imagínese un terremoto o con tantos cortes de luz en Xela los pobres pacientes tienen que aguantar. Los médicos se esfuerzan para atender, pero al gobierno no le importa ni el edificio ni los recursos que ellos necesitan para hacer bien su trabajo”, expresó Karla Molina, familiar de un paciente.

Edgar Barrios, vocero de la EEMQ, indicó que los cortes de energía fueron necesarios para mantenimiento de la red eléctrica. Agregó que la suspensión del servicio duro más de lo previsto, ya que a causa de la lluvia se dificultaron los trabajos.

“Fue una suspensión programada por nosotros la EEMQ, ya que se necesitaba cambios de conductor que debía ser mayor para soportar la carga y se hizo un balance de cargas; además de cambio de estructuras que ya estaban dañadas”, manifestó.

De acuerdo con lo anunciado el servicio se restablecería a las 16 horas, pero fue hasta después de las 18 que se restableció la energía en el hospital.