“Vamos a morir muchos”, dice el alcalde de Xela para justificar solicitud de confinamiento total por el coronavirus

Alcalde de Quetzaltenango pide confinamiento para frenar el avance del coronavirus.

Pese a las restricciones, miles de personas llegan a los mercados de Quetzaltenango, cuyo alcalde teme consecuencias mayores si no se mantiene el distanciamiento social. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)
Pese a las restricciones, miles de personas llegan a los mercados de Quetzaltenango, cuyo alcalde teme consecuencias mayores si no se mantiene el distanciamiento social. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

El alcalde municipal de Quetzaltenango, la segunda ciudad más grande de Guatemala, Juan Fernando López, pidió este martes 12 de mayo un confinamiento “total” por varios días debido al covid-19, o, de lo contrario, “vamos a morir muchos”.

López explicó en declaraciones a periodistas que quisiera solicitarle abiertamente al presidente Alejandro Giammattei un confinamiento de “tres a cuatro días”, para poder contener la enfermedad.

 

“Hoy es el momento. Yo no lo puedo hacer. Tengo la autonomía, pero no lo puedo hacer. Tiene que ser el presidente constitucional el que debe dar la ordenanza”, subrayó el alcalde de Quetzaltenango.

 

López manifestó su preocupación por la situación actual que, en su opinión, es peligrosa después de que el país registrara el domingo 10 de mayo la cifra más alta de contagios diarios -86- desde que se detectó el primer caso el 13 de marzo.

Aunque la mayoría de vendedores de los mercados de Quetzaltenango usa mascarilla, las aglomeraciones persisten. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

“De lo contrario, de verdad, a como estamos ahora, que la gente no obedece, vamos a morir muchos”, añadió el funcionario.

 

El alcalde recuerda que “España y todos los países civilizados del mundo lo han hecho (el confinamiento)” y puso como ejemplo a Estados Unidos y México, países que en su opinión “se han relajado muchísimo” a la hora de evitar la expansión del virus.

 

“Pero nosotros no nos podemos dar el lujo de relajarnos, o, de lo contrario, valga la redundancia, vamos a morir muchísimos si no tomamos acciones”, puntualizó.

 

El país se encuentra bajo toque de queda desde el 5 de abril, originalmente de cuatro de la tarde a cuatro de la mañana, pero flexibilizado desde el 19 de abril de seis de la tarde a cuatro de la mañana.

 

El presidente Giammattei ordenó el 15 de marzo una cuarentena general que suspendió labores a escala nacional, tanto en el plano público como privado, además del cese del transporte público y las clases a todo nivel educativo.

 

Giammattei; sin embargo, rectificó un día después, el 16 de marzo, y afirmó que cualquier empresa que quisiera podía trabajar siempre y cuando le notificaran al Estado y además consiguieran transporte para sus trabajadores.

Las aglomeraciones en mercados de la ciudad de Quetzaltenango preocupan a autoridades locales. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

El pasado 3 de mayo, el gobernante ordenó la reapertura gradual del país, pese a que había advertido en reiteradas ocasiones que el pico de la enfermedad llegaría en las primeras dos semanas de mayo.

Guatemala ha registrado masiva movilidad en las últimas semanas y algunas aglomeraciones de personas en diversos puntos del país, como en el Día de la Madre el pasado 10 de mayo o un sepelio masivo por el asesinato de un alcalde municipal.

 

El país ha contabilizado, según la última actualización del lunes, un total de 1.114 personas contagiadas del virus, incluidos 26 fallecidos.