El creador de Molvu, Kevin González, el fabricante que se alió con China

“Soy aventado”, dijo el empresario que hoy manufactura tabletas. Kevin González es ingeniero en Sistemas, graduado de la Universidad del Valle, es fundador y gerente de la firma Molvu, una empresa y marca guatemalteca dedicada a la fabricación y venta de tabletas, equipos electrónicos y mochilas.

Kevin González ha sido emprendedor e innovador, dirige en forma exitosa la empresa Molvu, fabricante de tabletas. (Foto, Prensa Libre; Juan Diego González).
Kevin González ha sido emprendedor e innovador, dirige en forma exitosa la empresa Molvu, fabricante de tabletas. (Foto, Prensa Libre; Juan Diego González).

Ha trabajado en diferentes puestos y empresas como la programación de sistemas, creación de páginas electrónicas y un giro que en un inicio él no creyó que le aportara tanto como la compra de piezas para aparatos electrónicos, por lo que debía viajar a China constantemente. Así adquirió experiencia para impulsar su negocio.

¿Cómo llegó a China? “Soy aventado”, dijo.

Ser aventado y asumir riesgos, así resume Kevin las características que lo han hecho lograr oportunidades e impulsar negocios, incluso aventurarse a vivir e instalar una fábrica en China.

El ejecutivo trabajó para una empresa en el desarrollo de una marca nacional, donde parte de su trabajo era viajar a China, pedirles a los fabricantes que les hicieran productos y enviarlos para prueba a la firma que tenía sucursales en Centroamérica.

Empezó a viajar y a conocer proveedores, incluso conoció el mercado más grande de piezas para aparatos electrónicos, la ventaja que encontró es que podía comprarlas en pequeñas cantidades para construir algunos aparatos.

Creó su primera tableta

Posteriormente, en el 2011, con 30 años de edad, le surgió la oportunidad de fabricar y vender tabletas para una empresa instalada en Hong Kong, pero le pedían que tuviera una marca.

Así creó Molvu y se lanzó a la construcción de tabletas. Para atender esa demanda se trasladó a China con su esposa y su hijo, que en ese entonces tenía tres meses de edad, e instaló una oficina y fábrica en ese país. Allí vivieron tres años y medio, y aún mantiene en Shenzhen, China, la fábrica.

Su esposa ha sido un gran apoyo. En China trabajó como maestra de inglés por el plazo en que vivieron allí.

La fábrica en ese lugar genera entre 30 y 40 empleos, mientras que en Guatemala son entre ocho y 10 puestos de trabajo.

En la actualidad provee sus productos a distribuidores en Estados Unidos, Centroamérica, Colombia y Ecuador, pero ha atendido a 10 o 15 países con proyectos puntuales.

En Guatemala hasta el 2017 atendía a sus clientes por medio de cadenas de supermercados o almacenes —como Walmart y Cemaco, entre otros—.

Ese año también dio un giro de negocio al empezar la venta directa en el país. Junto a su equipo de trabajo descubrió que con marketing en redes sociales, como Facebook, empezó a tener demanda de tabletas, mochilas, audífonos y accesorios. Instalaron en la oficina una tienda y en la nueva torre del TEC instalarán una más grande.

“Primero vendíamos Q500 al día, luego Q1 mil, ahora no solo suben las ventas”, sino que reciben miles de mensajes preguntando por sus productos, cuenta el ejecutivo.
Otro cambio de estrategia es que también contrata en China los servicios de fabricantes especializados en cada pieza o tipo o accesorio.

Genera oportunidades

El primer pedido de Molvu fue de 75 tabletas, “hablar de esa cantidad en China no es un pedido de respeto que alguna fábrica quiera trabajar”, menciona, por lo que él mismo debía buscar las piezas y el personal con quien construirlas.

La primera que creó fue una tableta de 7 pulgadas, ahora surte en 11 países más de 200 productos como equipo de audio y video, accesorios para computación, maletines y mochilas, cierto equipo industrial y de oficina.

Tiene dos modelos de tabletas de las cuales puede ofrecer diversidad de colores. Ofrece tres modelos de audifonos, uno de los cuáles fue creado por otra persona que les otorgó el permiso para fabricarlos. El modelo Z permite aislar el sonido, y “este tipo de audifonos solo los producen tres fábricas en el mundo”, aseguró.

Al combinar experiencia y pasatiempos, González descubrió otro giro de negocio. Le gusta el montañismo y ahora dentro del portafolio de la empresa tiene 50 modelos de mochilas y maletines con la misma marca. “Las personas se identifican con la mochila y se toman fotos en diferentes actividades o destinos turísticos y nos la comparten”, esa es otra forma de estar en comunicación con ellos, refirió.

Ahora le apostará a las computadoras portátiles.

González fue galardonado como gerente joven del año por la Asociación de Gerentes de Guatemala en el 2018.

Contenido relacionado

> La pareja de emprendedores que fabrican empaques ecológicos 

> La historia detrás de la estadía del Rey Felipe VI en un hotel de Antigua Guatemala

> Los galardonados como Gerente del año 2018

0