El calzado que evoca al espíritu maya y que unió a dos emprendedores guatemaltecos

Un proyecto universitario es hoy una herramienta para diseñadores y artesanos.

John Sosa y Helga Olivet de Sosa son los fundadores de GuateMaya Shoes una empresa que se dedica a la fabricación de todo tipo de calzado a la medida con detalles en tela alegórica guatemalteca, o bien diseños que responden a las últimas tendencias de la moda. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
John Sosa y Helga Olivet de Sosa son los fundadores de GuateMaya Shoes una empresa que se dedica a la fabricación de todo tipo de calzado a la medida con detalles en tela alegórica guatemalteca, o bien diseños que responden a las últimas tendencias de la moda. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

John Sosa y Helga Olivet de Sosa estudiaron en la facultad de Economía de la Universidad de San Carlos de Guatemala sin imaginar que además de llegar a ser esposos emprenderían juntos la aventura de sus vidas, fundar un negocio de calzado que llenara un vacío en el mercado guatemalteco.

Luego de trabajar juntos en un proyecto universitario, en el que debían crear una empresa desde cero, conocieron el modelo de una firma que fabricaba calzado con material reciclado, y llamó tanto el interés de ambos que llevaron a cabo el proyecto sin pensar que se convertiría en una empresa real.

Es así como nació desde hace tres años GuateMaya Shoes, cuyo logo evoca el espíritu y respeto por la madre tierra y los obsequios que otorga a sus habitantes, en especial por la materia prima con la que fabrican el calzado, el cual cuidan rigurosamente para poder brindar la comodidad y alta calidad que los caracteriza.

Cuando pensaron en la idea de negocio observaron que existía un nicho de mercado que estaba desatendido porque no había un lugar que fabricara calzado personalizado, de buena calidad y a precios accesibles.

GuateMayan Shoes ofrece variedad en tipo de calzado con o sin diseño típico. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

El momento decisivo

Tanto Helga como John laboraban para empresas privadas, en áreas de publicidad y finanzas respectivamente, pero al madurar la idea del negocio que querían emprender llegó el momento de decidir quién de los dos dejaba su empleo.

Fue Helga quien renunció a su trabajo y empezó de lleno en el negocio, pero al poco tiempo John se unió porque notaron un estancamiento en el crecimiento.

“Estuvo sola un año a cargo de la empresa, luego me uní, empezamos con miedo, incertidumbre, porque generar el capital dependía únicamente de nosotros”, expresó John.

Para poder fabricar el producto debían contratar personal, pero la premisa siempre fue cumplir con los salarios de los artesanos y los zapateros, “porque son ellos quienes dan vida a este sueño”, enfatiza John.

Le podría interesar: Hermanas emprendedoras iluminan los hogares con blocs de vidrio y luces led

Instalar una fábrica de calzado a la medida no es una tarea sencilla, para poder materializar la idea investigaron qué parte del mercado nacional e internacional estaba desatendido y por eso se enfocaron en un calzado a la medida, por lo tanto, empezaron a diseñar e incluir detalles de tela típica.

Hace un año GuateMaya Shoes incursionó en el diseño de otro tipo de calzado, que fuera moderno y respondiera a las últimas tendencias, y tuvieron una buena aceptación entre el público joven que quiere estar a la moda.

La respuesta anhelada

Para los emprendedores lo más importante es poder generar todos los meses el salario para sus colaboradores, que actualmente son cinco zapateros fijos, una familia de artesanos y cinco administrativos.

Hace unos años enfrentaron una de las pruebas más difíciles para todo nuevo empresario, y fue no tener pedidos para producir. Pero su fe es más grande y confiaron que saldrían adelante de esa situación, y a los pocos días recibieron un pedido con el que lograron solventar el pago de salarios y proveedores.

“El camino del emprendimiento es difícil no contamos con capital semilla para poder capitalizar los primeros años, pero lo importante es rodearse de personas que inspiran y confían en el proyecto”, afirma Helga.

Contenido relacionado:

> Así inspiraron a otros jóvenes estos emprendedores quetzaltecos

> La emprendedora repostera que hornea productos libre de gluten y lácteos

> Esta pareja de emprendedores fabrican empaques ecológicos

0